Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


“Competence-based approach in Teacher Education: from theory to practice”

conferència final del projecte TKCOM i l’enllaç al formulari d’inscripció.

formulari

TKCOM project is reaching its end and, as a result, we are holding an online webinar titled: “Competence-based approach in Teacher Education: from theory to practice”. The aim of the webinar is to present the main benefits of the competence-based approach and the process followed within the TKCOM project to implement it in Chinese Higher education institutions.

The online webinar will be held during four days (October, the 12th to the 15th), and each day different topics and top experiences will be shared (see the programme). If you work in higher education institutions and/or you are interested in the competence-based approach in higher education, you can’t miss these series of webinars. You can enrol to the sessions you are interested in through this form. We will share with you the link of the session a couple of days before the webinar.


Deja un comentario

SI… POEMA DE RUDYARD KIPLING

«Si…» (originalmente “If”) es un poema escrito en 1895 por el autor inglés Rudyard Kipling que conforma las reglas del comportamiento británico. Está escrito en un tono paternal, como un consejo para el hijo del autor.

 

  Si puedes conservar la cabeza cuando a tu alrededor todos la pierden y te echan la culpa; si puedes confiar en ti mismo cuando los demás dudan de ti, pero al mismo tiempo tienes en cuenta su duda;

si puedes esperar y no cansarte de la espera, o siendo engañado por los que te rodean, no pagar con mentiras, o siendo odiado no dar cabida al odio, y no obstante no parecer demasiado bueno, ni hablar con demasiada sabiduría…

Si puedes soñar y no dejar que los sueños te dominen; si puedes pensar y no hacer de los pensamientos tu objetivo; si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso (desastre)y tratar a estos dos impostores de la misma manera;

si puedes soportar el escuchar la verdad que has dicho: tergiversada por bribones para hacer una trampa para los necios,o contemplar destrozadas las cosas a las que habías dedicado tu vida y agacharte y reconstruirlas con las herramientas desgastadas…

Si puedes hacer un hato con todos tus triunfos y arriesgarlo todo de una vez a una sola carta, y perder, y comenzar de nuevo por el principio y no dejar de escapar nunca una palabra sobre tu pérdida;

y si puedes obligar a tu corazón, a tus nervios y a tus músculos a servirte en tu camino mucho después de que hayan perdido su fuerza, excepto La Voluntad que les dice “¡Continuad!”

Si puedes hablar con la multitud y perseverar en la virtud o caminar entre Reyes y no cambiar tu manera de ser;

si ni los enemigos ni los buenos amigos pueden dañarte, si todos los hombres cuentan contigo pero ninguno demasiado;

 si puedes emplear el inexorable minuto recorriendo una distancia que valga los sesenta segundos tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella, y lo que es más, serás un hombre, hijo mío.


“El cambio es posible, el cerebro se educa pero requiere práctica”

Imagen

Imagen

Ambos expertos abordan el perfil emocional del cerebro y cómo debemos entrenarlo desde la infancia – Afirman que todos podemos mejorar, la neurociencia lo avala

Ujué Foces 27.09.2020 | 01:26Anna Forés y Jesús Guillén explican cómo educar la mente en el escenario del auditorio. R. Grobas

https://www.farodevigo.es/sociedad/2020/09/27/fores-guillen-cambio-posible-cerebro/2345781.html

¿Cómo te sientes? Con esta pregunta dirigida a profesores, educadores y padres que conformaban el público del IV Foro de Educación FARO IMPULSA, los expertos Anna Forés y Jesús Guillén, iniciaron su dinámica exposición sobre neuroeducación. Y es que “si el profesor no está bien, es lo que transmitirá a sus alumnos” aseveró Forés al abordar qué hacer en los centros educativos “para transformar esas mentes, para transformar la sociedad en la que vivimos”.

Ambos expertos, llenos de positividad, explicaron que “el cerebro se educa” y lo avalaron con informes de distintos científicos. “No hay recetas milagrosas en educación, pero la transformación siempre tiene que partir de uno mismo y a partir de ahí, la transformación colectiva. El tema de la transformación en neurociencia tiene un fundamento científico claro. Hay algunos factores que se han identificado súper importantes. Uno es el de la neuroplasticidad, otro el de la epigenética, y relacionados con estos, la conexión cuerpo-cerebro y la práctica. El aprendizaje requiere práctica”, expresa Guillén.

“Todos, pero todos, podemos mejorar también los adultos. Esto cambia la mirada hacia nuestros estudiantes, sin estereotipos. Programas específicos de entrenamiento permiten mejorar regiones concretas del cerebro”, afirman. Ambos expertos rindieron homenaje a Richard Davidson, uno de los padres de la neurociencia contemplativa, quien asegura que el bienestar puede cultivarse, y es coordinador de importantes estudios de la Universidad de Yale. “Se trata de un neurofísico muy importante, cuyas enseñanzas nosotros llevamos al terreno educativo”, asevera Guillén.Ver Galería

Sus investigaciones demuestran que el perfil emocional está condicionado, no determinado, por la genética, y se va conformando como consecuencia de la interacción con el ambiente. “Este perfil emocional puede cambiar y lo podemos mejorar siempre que así lo deseemos y si nos perjudica en nuestra vida laboral o personal. Asumiendo que no hay ningún estilo emocional ideal”, apostilla Jesús Guillén.

Antes del confinamiento, en Yale se hizo un estudio entre 20.000 adolescentes a los qué se preguntó ¿cómo te sientes en la escuela? Las respuestas predominantes fueron me encuentro cansado, estresado o aburrido. También preguntaron a más de 5.000 profesores cómo se sentían en la escuela, y los docentes respondieron que agobiados, frustrados, superados y también estresados. “Nos planteamos ¿qué hubiera pasado si hicieran estas mismas preguntas en pleno confinamiento? O esta semana de inicio de curso, porque los tiempos siguen siendo complicados”, indicó Anna Forés.

El Covid-19, en palabras de Guillén, nos ha enseñado muchas cosas aunque por su relevancia destaca tres: “Los seres humanos somos tremendamente sensibles, con una capacidad de adaptación a las situaciones tremenda. Somos también tremendamente resilientes, pues soportamos la adversidad y salimos reforzados. La tercera es muy importante, nos necesitamos. Los seres humanos somos tremendamente sociales”.ADDiseño y deportividad se han encontrado.Nuevo CUPRA Formentor

Anna Forés incidió en que el cambio es posible pero “hay que practicarlo”, para lo que debemos fijarnos en lo que es probable y en lo que podemos hacer. De ahí la importancia de que muchos docentes, durante el confinamiento, se han planteado por primera vez la metodología y, lo que en su opinión es más importante, la evaluación. También resalta que nos necesitamos unos a los otros: “Si yo quiero un cambio del mundo, tengo que empezar por mí misma”.

“El cambio es posible con el entrenamiento, con la práctica adecuada, indica Jesús Guillén. Centrarnos en lo negativo nos ha ayudado a sobrevivir, centrarnos en lo positivo nos ayuda a prosperar. Uno de los mayores impactos sobre el aprendizaje en el alumnado es la cooperación entre el profesorado”.

Jesús Guillén y Anna Forés se despidieron entre aplausos del público: “La base de un cerebro sano es la bondad y se puede entrenar. Lo más importante en la educación son las personas. Gracias por estar aquí”.


La resiliencia ciudadana del siglo XXI: Una perspectiva integradora.

La resiliencia ciudadana del siglo XXI: Una perspectiva integradora. (Spanish Edition) by [Reyna C. Martínez Rodríguez, Lilia Benítez Corona]
https://www.amazon.com/resiliencia-ciudadana-del-siglo-XXI-ebook/dp/B08JPGZWN3/ref=sr_1_27?dchild=1&keywords=resiliencia&qid=1601054256&s=digital-text&sr=1-27&fbclid=IwAR1ZEdnlyrcLUK563zmXKq2LJP1FgTHA-cYbqgWpSvLHBJdzU8gDgW7JOjo

A finales de la segunda década del siglo XXI, cobra mayor importancia la resiliencia ciudadana ante la pandemia provocada por el COVID-19 que afectó considerablemente la vida planetaria; los cambios en las relaciones sociales se dieron de una manera impactante, el aislamiento físico incidió en la dinámica familiar, escolar y comunitaria. Ante estos cambios surge la emergencia de considerar a la resiliencia en todos los contextos, pues ante situaciones de riesgo y fatalidad el ser humano enfrenta miedos, pérdidas, violencia, hambre y muerte; sin embargo, una mirada resiliente puede transformar una adversidad en oportunidad de aprendizaje para que, en lugar de derrotar a las personas, vean la posibilidad de ser más fuertes.
Esta obra presenta una mirada holística en torno a la importancia de la resiliencia ciudadana, por lo que dada su complejidad confluyeron diferentes enfoques para analizarla con criticidad, reflexión y discernimiento cientí- fico. Amén de lo anterior, la toma de conciencia es clave para desarrollar los procesos resilientes. En este sentido, las aportaciones de los autores se dirigen a enfatizar la importancia de valorar las experiencias de vida como aspectos centrales para la configuración de las ecologías de aprendizajes resilientes en ambientes escolares presenciales y ubicuos; se diserta en torno a la importancia de la metamorfosis de las escuelas sólidas y líquidas como clave para que se transformen en escuelas resilientes Beta, a fin de conseguir que la generación Alfa pueda complejizar la democracia y metamorfosear su mundo, resiliar su mundo, centrando la importancia en la huma- nidad y la experiencia de vida que revierta la tragedia.
Asimismo, considerar no sólo su propio mundo, sino también visualizarse como un ser planetario que pueda hacer frente y recuperarse de la crisis ecológica social que compete tanto a las personas como a todo el ambiente que les rodea; por ello, la seguridad energética requiere de sistemas de energía resilientes, la ciudadanía necesita aprender a ser resiliente para tener la capacidad de utilizar los mecanismos de protección y así reducir los impactos adversos de un riesgo. Ampliar la mirada de la resiliencia permite el reconocimiento del otro como un aliado que puede tener aspectos y recursos potencialmente beneficiosos para el presente y el futuro del bienestar planetario.
En consecuencia, las evidencias de resiliencia se muestran en las diferentes investigaciones que apoyan los procesos de resignificación por medio del autocuestionamiento, el cual pone de manifiesto la importancia de ese análisis, reflexión y resignificación de experiencias para descubrir puntos de fuerza y debilidad con el objetivo de superar la carencia y así fortalecer los recursos positivos con los que cuentan las personas a fin de hallar un paralelismo en la formación ciudadana como constructo dinámico, edificado en comunidad.


Qué son los telómeros, una de las claves que estudian los científicos para entender el envejecimiento

Ilustración de acortamiento de los telómeros
Image captionLa longitud de los telómeros, los extremos de los cromosomas, está vinculada al envejecimiento.

Los telómeros son como los escudos protectores del ADN de nuestras células.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-43476972

Su nombre, de origen griego, significa literalmente “parte final“, y es que los telómeros son eso: los extremos de los cromosomas, algo parecido a las puntas de plástico de los cordones de los zapatos.

Pero son partes del ADN muy repetitivas y no codificantes: su función principal es proteger el material genético que porta el resto del cromosoma.

A medida que nuestras células se dividen para multiplicarse y para regenerar los tejidos y órganos de nuestro cuerpo se va reduciendo la longitud de los telómeros, y por eso con el paso del tiempo se hacen más cortos.

Cuando finalmente los telómeros se quedan tan pequeños que ya no pueden proteger el ADN, las células dejan de reproducirse: alcanzan un estado de senectud o vejez.

Por eso, la longitud de los telómeros se considera un “biomarcador de envejecimiento clave a nivel molecular, aunque no es el único, y en años recientes ha atraído la atención de numerosas investigaciones.

¿Cuánto miden nuestros telómeros y a qué velocidad se deterioran?

La longitud de los telómeros se mide en “pares de base“, que son las parejas de nucleótidos opuestos y complementarios que están conectadas por puentes de hidrógeno en la cadena de ADN.

La longitud de los telómeros varía mucho entre distintas especies.

En el caso de los humanos, la longitud de los telómeros se deteriora desde una media de 11 kilobases al nacer hasta unas 4 kilobases en la vejez.

¿Se puede “intervenir” sobre los telómeros?

En 2009, tres investigadores estadounidenses obtuvieron el premio Nobel de medicina por su trabajo sobre el envejecimiento de las células y su relación con el cáncer.

Elizabeth Blackburn, Carol Greider y Jack Szostak investigaron los telómeros y descubrieron que la enzima telomerasa puede proteger a los cromosomas del envejecimientopuede hacer que se regeneren los telómeros, los puede prolongar.

Esta enzima ayuda a evitar que los telómeros se achiquen con la división celular, lo que contribuye a mantener la juventud biológica de las células.

Gran parte de las investigaciones sobre telómeros no tiene que ver con una aspiración estética de longevidad, sino con la cura potencial de enfermedades.

La española María Blasco, que trabajó en Estados Unidos con Greider, ahora es la directora del Grupo de Telómeros y Telomerasa del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas de España.

Blasco lideró el desarrollo de una nueva técnica que bloquea la capacidad del glioblastoma, uno de los cánceres cerebrales más agresivos, para regenerarse y reproducirse, precisamente atacando los telómeros de las células cancerígenas.

En pruebas con ratones su equipo logró reducir el crecimiento de los tumores y aumentar la supervivencia de los animales, algo que podría abrir las las puertas a potenciales alternativas de tratamiento en humanos.

Pero Blasco y su equipo siguen investigando también con estrategias a la inversa, según le dijo a Gabriela Torres, de BBC Mundo.

Aspiran a lograr activar la telomerasa de tal manera que puedan llegar a curar a personas que están muriendo de enfermedades raras por mutaciones genéticas asociadas a telómeros muy cortos.

¿Guardan el secreto para hacernos más jóvenes?

Pero detener el envejecimiento de las células no necesariamente conlleva un efecto antiedad en todo el cuerpo.

Según la doctora Carmen Martin-Ruiz, investigadora sobre envejecimiento del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Newcastle, en Inglaterra, cuanto más largos son los telómeros de una persona se puede decir que “más fuerte es biológicamente“.

“Cuando una persona tiene los telómeros más largos es porque tiene mecanismos metabólicos que lo protegen”, le dijo la especialista a BBC Mundo.

“Es como ti tu cuerpo tuviera mejores sistemas de defensa“, explicó.

Pero uno de los problemas actuales de las investigaciones científicas en este campo, según esta experta, es que no existe un método estandarizado y universal para medir los telómeros.

Un estudio reciente de Estados Unidos concluyó que la maternidad acortaba los telómeros de las mujeres más que el tabaco o la obesidad, mientras que otro hecho entre mujeres mayas, más pequeño pero con una metodología “más robusta”, según Martin-Ruiz, llegó a la conclusión opuesta: que la maternidad hacía a las mujeres biológicamente más jóvenes, puesto que sus células tenían telómeros más largos.

Martin-Ruiz dice que cada laboratorio utiliza distintas técnicas y metodologías, lo que hace difícil comparar estudios y resultados porque los cálculos pueden interpretarse de muchas maneras diferentes.

Así que “la solidez técnica de la medición de telómeros no es tanta como cuando tú vas al hospital y te miden la glucosa”, concluye la experta.

En cualquier caso, hay una gran comunidad de científicos que están investigando distintos aspectos del envejecimiento humano, incluidos los telómeros, las mitocondrias, la forma de las proteínas y muchos otros aspectos de ese proceso.

Según le dijo a la BBC Gordon Lithgow, científico del Buck Institute, el envejecimiento es todas esas cosas, afecta a todos los sistemas de nuestro cuerpo.