Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


Dinámicas socioemocionales que dejan huella. La carta de gratitud. Gracias a José Luis

Probablemente me equivocaré, pero creo firmemente que cuando una clase tiene la capacidad de reír y llorar con el docente se genera un vínculo muy difícil de romper. A partir de ese momento la clase deposita un nivel de confianza en el docente, que pocas veces se pueden generar de otro modo.

Esto es lo que sucede cuando lanzamos una dinámica como la Carta de Gratitud. Dinámica muy sencilla, cuyo fundamento se centra en el video y en el estudio correspondiente, en el que se demuestra como la gratitud puede suponer un impulso enorme para nuestra felicidad.

Este ha sido mi caso. La semana pasado culminamos la presentación de los proyectos y decidí lanzar esta dinámica, con la sana intención de fomentar la felicidad en mis grupos de la ESO.

El funcionamiento es sencillo. Primero visionamos el video, para luego comenzar a escribir nuestra carta de gratitud, pensando en la persona que había influido en nuestras vidas. La única condición era que todos debían escribir la carta, si bien no era obligatorio leerla.

Lo realmente emocionante vino después. Hubo alumnos que decidieron leer sus cartas al resto de sus compañeros, compartiendo momentos especiales, entre otros cuando hubo cartas que estaban destinadas a compañeros que estaban presentes. Otros escribieron cartas a personas que ya no estaban. Sin embargo los momentos mas especiales fueron cuando muchos de ellos y de ellas decidieron llamar a madres, abuelas, hermanas .. os puedo asegurar que nunca había llorado tanto en clase. Eran lágrimas de alegría, de empatía, fueron momentos muy especiales que nunca podré olvidar.

Sin dudarlo es una dinámica que marca un antes y un después.

 


LAS FUNCIONES EJECUTIVAS COMO PILAR FUNDAMENTAL DEL SER HUMANO Y SU DESARROLLO DESDE LA INFANCIA

 

https://ined21.com/las-funciones-ejecutivas-como-pilar-fundamental-del-ser-humano-y-su-desarrollo-desde-la-infancia/

 

Qué es fundamental

Los padres, educadores, psicólogos y personas en general constantemente nos preguntamos, ¿qué es aquello que es fundamental desarrollar en nuestros niños para la vida?  La siguiente pregunta no es menos importante: ¿cómo lo desarrollamos? 

Múltiples profesiones e investigadores han tratado de responder estas 2 preguntas. Hoy sabemos que hay un conjunto de habilidades que son esenciales en la vida de todo ser humano, dichas habilidades están conectadas con lo que los investigadores han denominado funciones ejecutivas, que son la posibilidad que tenemos las personas de organizar procesos cognitivos, lo cual incluye la capacidad de planificar con anticipación, priorizar, detener e iniciar actividades, cambiar de una actividad a otra y monitorear el propio comportamiento.

En otras palabras, las funciones ejecutivas son un ‘conjunto de habilidades mentales claves que actúan como un centro de comando en el cerebro’.

Podemos agrupar las habilidades que hacen parte de las funciones ejecutivas en tres áreas: • Memoria de trabajo; Es la que nos permite recordar información importante requerida para completar una tarea. • Flexibilidad cognitiva; La posibilidad de ver una situación desde diferentes perspectivas, contemplar alternativas diferentes y poder encontrar asociaciones entre conceptos. • Control inhibitorio; La capacidad de enfocarse y no dejarse distraer, controlar las emociones y la impulsividad.

Como podemos ver, estos tres grupos integran diferentes habilidades que se conjugan para que el individuo pueda llevar a cabo tareas de corto o largo plazo, que, aunque como seres humanos estemos constantemente enfrentando situaciones que nos pueden distraer o hacer reaccionar de maneras no siempre adecuadas, la implementación de dichas habilidades nos ayuda a mantener el curso y la autorregulación.

Habilidades

Aun cuando existen diferentes propuestas de investigadores y autores en el tema, la gran mayoría está de acuerdo en que dentro de estas tres áreas encontramos las siguientes habilidades:

1

Atención.

2

Planificar y organizar.

3

Enfocarse en una tarea.

4

Regular emociones.

5

Auto monitorearse.

Las funciones ejecutivas con sus habilidades se van desarrollando a lo largo de la vida del niño, desde sus primeros años y se van consolidando con el crecimiento del individuo. El tener problemas con las funciones ejecutivas puede afectar a los niños tanto en la escuela como en la vida cotidiana.

Los trastornos en las funciones ejecutivas son bastante comunes en niños con problemas de aprendizaje. También están relacionadas con los síntomas característicos del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Los niños con dificultades con las habilidades de las funciones ejecutivas pueden mostrar ciertos comportamientos en casa y en el colegio que no necesariamente se identifican como problemas en el desarrollo de las habilidades de las funciones ejecutivas. Esto se debe a que dichas habilidades se desarrollan en el tiempo y a diferentes ritmos. Entonces, en niños pequeños en particular, puede ser difícil determinar dónde hay problemas significativos.

Investigación

Como ya hemos dicho, en el área de este conjunto de habilidades cognitivas para la vida, hay muchas y muy importantes investigaciones. Tal vez, una de las líneas de investigación más importante es la que ha desarrollado el psicólogo Americano Dr. Walter Michael quien con una serie de estudios que se iniciaron al final de la década de los 60s y con seguimientos de hoy más de 50 años ha aportado hallazgos y conclusiones muy importantes en el área de las funciones ejecutivas y su construcción desde la infancia.

El Dr. Michael comenzó con un experimento muy sencillo que consistía en ofrecer a niños de 4 a 5 años una nube dulce, la cual ponía en frente de ellos, luego se le explicaba al niño que, si esperaban varios minutos sin comerse la nube, entonces les darían como recompensa una segunda nube que podrían comer junto con la primera.

Muchos de nosotros hemos visto los vídeos sobre este experimento, lo que muchos no sabemos es que este ha continuado por décadas, con seguimientos de más de 50 años a los participantes en el estudio, pero, sobre todo, a un grupo de 110 de estos niños que se han convertido en adultos y que se les ha seguido con diferentes investigaciones incluyendo algunas de orden económico, liderada por la Universidad de Harvard. Hoy se sigue haciendo el experimento con la utilización de las nuevas tecnologías como la resonancia magnética funcional que permite ver imágenes del cerebro en actividad.

Dentro de los hallazgos interesantes en el seguimiento de estos niños por décadas, se encontró que los niños que podían resistir una tentadora nube colocada frente a ellos y, en cambio, esperar una recompensa mayor en el futuro (dos nubes), se convirtieron en adultos que entre otras cosas tenían más probabilidades de terminar la universidad, tener mayores ingresos, y eran menos propensos a tener sobrepeso.

Dentro de las conclusiones del Dr. Michael y su grupo de investigadores destaca que los niños que tenían lo que denominaron «gratificación pospuesta» usaron un conjunto de estrategias de autocontrol que les ayudó a superar el impulso de comer la nube y esperar para conseguir la segunda.

Lo importante es que dichas estrategias pueden ser enseñadas y, por lo tanto, aprendidas desde los primeros años de vida para propiciar el desarrollo de habilidades relacionadas con las funciones ejecutivas.

Los niños que son buenos en el autocontrol y la gratificación pospuesta se convierten en adultos que son buenos en la autorregulación y el autocontrol, habilidades cognitivas y emocionales extremadamente importantes para todo ser humano.

Hallazgos similares han sido encontrados por otros investigadores, como por ejemplo el del grupo de la universidad de Oregón liderado por el Dr. Michael Posner, quienes trabajaron con niños entre los 4 a 6 años de edad. Los niños eran invitados a jugar un vídeo juego, este planteaba como objetivo el llevar a un gatito de un lugar a otro durante un aguacero sin que el gato se mojara. Los niños debían proteger permanentemente al gatito con una sombrilla.

El vídeo juego debía ser jugado por 5 sesiones de 40 minutos cada una, mientras los niños eran monitoreados para observar y, posteriormente, medir de qué manera este juego podía afectar el desarrollo de habilidades relacionadas con las funciones ejecutivas.

Los investigadores llegan a la conclusión de que los niños mejoraron significativamente las habilidades de sus funciones ejecutivas, debido a que ellos sabían el objetivo del juego, debían recordarlo, así como las otras normas del juego, enfocarse a pesar de las múltiples distracciones a que estaban expuestos mientras jugaban y completar la tarea que requería de esfuerzo en tiempo prolongado, lo cual necesitaba una auto motivación por parte de los niños.

Existen también propuestas que están siendo implementadas en escuelas en diferentes partes del mundo, una de ellas es «Herramientas de mente» que ha sido reportada por la investigadora Adele Diamond.

Este programa trabaja con niños a partir de preescolar y se enfoca al desarrollo de las habilidades que intervienen en la construcción de cualidades de carácter como la determinación, la persistencia, la tolerancia a la frustración, la gratitud, el optimismo, la emoción y la energía al emprender un nuevo proyecto o tarea.

Todos estos programas tienen en común que los niños han aprendido qué son las funciones ejecutivas y son conscientes de su importancia e implementación en el día a día y a lo largo de la vida, en otras palabras, incorporan procesos metacognitivos mientras desarrollan meta estrategias relacionados con la generación y el uso de las habilidades.

Los padres y adultos en general pueden contribuir en la construcción de las habilidades relacionadas con las funciones ejecutivas en los niños y adolescentes. Sin lugar a duda la mejor forma es el auto modelaje, difícilmente los niños incorporaran algo que no ven en los adultos que los rodean, si estos no ejercen el autocontrol y la autorregulación, las posibilidades de que los niños a su alrededor las incorporen son bajas. De igual manera pasaría con el mantener las promesas y los compromisos.

Los niños deben saber que todo comportamiento tiene una consecuencia, positiva y/o negativa, que los logros o los fracasos están relacionados con una cadena de eventos, acciones y comportamientos que suman y restan.

Además del modelaje del adulto y el lenguaje que este emplee, existen también múltiples estrategias y modelos como por ejemplo las propuestas por Teoría de las Restricciones (en inglés Theory of Constraints, TOC) del Dr. Eliyahu M. Goldratt, que con sus tres herramientas invita a quien las utiliza a generar procesos que permiten visualizar con anticipación los posibles desenlaces a futuro de nuestras decisiones o acciones del presente, así como la reflexión sobre las consecuencias presentes a situaciones pasadas.

Es crucial que los adultos en general, pero, sobre todo, los educadores y padres conozcan mucho sobre las funciones ejecutivas y el conjunto de habilidades que las componen.

Por suerte, existe extensa literatura sobre el tema, así como importantes congresos que se enfocan en la comunicación de las últimas investigaciones sobre diversos temas relacionados con las funciones ejecutivas, uno de estos eventos será el  II CONGRESO INTERNACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN, Las Funciones Ejecutivas y la (De)Construcción de Incógnitas, Barcelona, 25 y 26 de octubre de 2019.

Conclusiones

Podemos decir que existen un conjunto de habilidades de orden cognitivo que actúan como centro de comando mental, que estas habilidades hacen parte de lo que se conoce como funciones ejecutivas, las cuales son fundamentales para que el individuo logre emprender proyectos o tareas de corto y largo plazo, se enfoque, persista y los complete de la forma más adecuada posible, mientras interactúa con otras personas y situaciones que demandan autocontrol y autorregulación.

Sabemos por múltiples investigaciones que estas habilidades se desarrollan desde la infancia temprana y pueden ser cultivadas durante toda la vida y que los adultos, ya sea como profesionales de la educación, la formación de personas, psicólogos o padres podemos propiciar los contextos correctos y/o utilizar estrategias para promover el desarrollo de las funciones ejecutivas en los niños que nos rodean.


Bibliografía

Mischel, W. (1961). Preference for delayed reinforcement and social responsibility. The Journal of Abnormal and Social Psychology, 62(1), 1-7.

A hot/cool-system analysis of delay of gratification: Dynamics of willpower.By Metcalfe, Janet,Mischel, Walter, Psychological Review, Vol 106(1), Jan 1999, 3-19

Delay of gratification in children, W Mischel, Y Shoda, MI Rodriguez, Science  26 May 1989:Vol. 244, Issue 4907, pp. 933-938, DOI: 10.1126/science.2658056

Individual Differences in Executive Attention Predict Self‐Regulation and Adolescent Psychosocial Behaviors; Ellis L, Rothbart M, Posner M., annals 1308. 041,12 January 2006, Annals of the New York Academy of Sciences

Research on Attention Networks as a Model for the Integration of Psychological Science Annual Review of Psychology, Vol. 58:1-23 (Volume publication date January 2007). First published online as a Review in Advance on October 9, 2006.

The Evidence Base for Improving School Outcomes by Addressing the Whole Child and by Addressing Skills and Attitudes, Not Just Content, Adele Diamond, Pages 780-793 | Received 02 Aug 2010, Published online: 12 Oct 2010.

A structural analysis of working memory and related cognitive skills in young children, Tracy Packiam, Allowaya Susan, E Gathercolea, Catherine Willisb, Anne-MarieAdamsb, Journal of Experimental Child Psychology, Volume 87, Issue 2, February 2004, Pages 85-106.

Theory of Constraints Handbook.Cox III, James, Schleier, John, 2010, McGraw-Hill.

 

Autores

Dr. Gilberto Pinzón

Education First Inc., Estados Unidos. Cirujano Maxilofacial y profesor universitario, MBA de AIU en Estados Unidos. Co-fundador de Education First Inc., organización que opera 6 colegios en Florida, EE.UU., participa en el desarrollo de los programas educativos y metodologías utilizadas por colegios en los EE.UU., América Latina y Europa para promover habilidades de pensamiento, hábitos y disposiciones mentales. Instructor internacional certificado por DeBono USA y Thinking Maps USA. Ponente de las Brain Talks del II CONGRESO INTERNACIONAL DE NEUROEDUCACIÓN, Las Funciones Ejecutivas y la (De)Construcción de Incógnitas, Barcelona, 25 y 26 de octubre de 2019.  Organiza el Institut de Desenvolupament Professional de la Universitat de Barcelona, colabora [ED]BUILDING.

* * *

Ana Maria Fernández

Education First Inc., Estados Unidos. Licenciada en Educación, Máster en Administración Educativa Internacional del College of New Jersey. Lidera educadores en Estados Unidos, Latinoamérica y Europa en la construcción de culturas de pensamiento y aprendizaje a través de la integración e implementación de teorías, modelos y estrategias como Pensamiento Visible de la universidad de Harvard,Teoría de Restricciones (TOC), filosofía para niños, pensamiento paralelo y lateral de De Bono, habilidades y disposiciones de mente. Instructor internacional certificado por DeBono USA y Thinking Maps USA.


LOA A LA TIERRA: EL ALEGATO (ECOLOGISTA) DE BYUNG-CHUL HAN

https://ethic.es/2019/08/loa-a-la-tierra/

El arte de la jardinería nos acerca a la tierra, a nuestras raíces, a todo aquello que parece que el ser humano ha olvidado. Con ‘Loa a la tierra’ (Herder), Byung-Chul Han se llena las manos de barro para reflexionar, a través del cuidado de su particular jardín secreto, sobre la «tierra venidera».

loa a la tierra

Artículo

Por primera vez en mi vida he cavado en el suelo. Cavé hondo con la pala en la tierra. La tierra gris y arenosa que entonces salía me resultaba extraña, incluso casi siniestra. Su misteriosa gravedad me causaba asombro. Al cavar topaba con muchas raíces que, sin embargo, yo no podía asignar a ninguna planta ni a ningún árbol en la cercanía. Así pues, ahí abajo había una vida misteriosa que hasta entonces yo desconocía.

El suelo berlinés es muy especial. Se formó por sedimentaciones de arena durante el periodo glacial. Este suelo se llama también Geestrücken, «banco arenoso». El término viene del bajo alemán gest, que significa «árido» o «estéril».

Berlín está situado en un valle glaciar que surgió hace aproximadamente dieciocho mil años, al final del último periodo glacial, también llamado «Vístula». El valle actuaba como canal de drenaje por el que fluían las aguas procedentes del deshielo interior en la época del frente glaciar de Frankfurt. Se formó junto con el valle glaciar de Baruth, situado más al sur, en la fase brandemburguesa del periodo glacial Vístula, y servía como cauce del drenaje en dirección a la cuenca del mar del Norte.

Cuando se estudia más detenidamente su historia, se siente una profunda veneración por la tierra, que hoy lamentablemente está expuesta a una explotación total. Está siendo deteriorada a fondo. Deberíamos volver a aprender a asombrarnos de la tierra, de su belleza y su extrañeza, de su singularidad. En el jardín experimento que la tierra es magia, enigma y misterio. Cuando se la trata como una fuente de recursos que hay que explotar, ya se ha destruido.

«Es magia, enigma y misterio. Cuando se la trata como una fuente de recursos que hay que explotar, ya se ha destruido»

[…] A menudo toco con asombro la tierra y la acaricio. Cada brote que surge de ella es para mí un verdadero milagro. Es increíble que en pleno universo frío y oscuro haya un lugar con vida como la Tierra. Deberíamos ser siempre conscientes de que existimos en un planeta pequeño, pero floreciente en medio de un universo por lo demás sin vida, y de que somos un ser planetario. Es necesaria una conciencia planetaria. Es lamentable que hoy se explote la tierra tan brutalmente. Casi se está desangrando. Por ejemplo, hoy se libran combates sangrientos con niños soldado drogados para conseguir los metales que en química se llaman «tierras raras». Hoy hemos perdido toda sensibilidad para la tierra. Ya no sabemos qué es. Solo la concebimos como una fuente de recursos que, en el mejor de los casos, hay que tratar sosteniblemente. Tratarla con cuidado significa devolverle su esencia. Así escribe Heidegger sobre la salvación de la tierra:

Los mortales habitan en la medida en que salvan la tierra, tomando la palabra según su antigua acepción, que Lessing todavía conocía. La salvación no solo saca de un peligro, sino que salvar significa en realidad hacer que algo sea libre para su esencia específica. Salvar la tierra es más que aprovecharla o incluso agotarla. La salvación de la tierra no domina la tierra ni la convierte en súbdita de sí: de ahí solo hay un paso hasta la explotación irrestricta. Los mortales habitan en la medida en que reciben el cielo como cielo. Les dejan al sol y a la luna sus trayectorias, a los astros sus órbitas, a las estaciones del año su bendición y su iniquidad, no convierten la noche en día ni el día en un ajetreado desasosiego.

Desde que trabajo en el jardín, me acompaña una extraña sensación, una sensación que antes no conocía y que también siento corporalmente con mucha fuerza. Es una sensación de la tierra, que me hace dichoso. Quizá la tierra sea un sinónimo de la dicha que hoy se aleja cada vez más de nosotros. Regresar a la tierra significa, por tanto, regresar a la dicha. La tierra es fuente de dicha. Hoy la abandonamos, sobre todo como consecuencia de la digitalización del mundo. Ya no recibimos esa fuerza vivificante de la tierra que nos hace dichosos. La tierra es reducida al tamaño de una pantalla de ordenador.


Este es un fragmento del nuevo  libro de Byung-Chul Han (Ed. La Herder). Puedes comprar un ejemplar y seguir leyendo en este enlace.