Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Mirada incondicionada

Deja un comentario

Diseñando pasados Recordando futuros

Imagina que te has propuesto una cosa (quizá porque estás leyendo un libro de autoayuda que, paradójicamente, te marca los objetivos que te convienen y te dice lo que tienes que hacer). Se trata de al levantarse al día siguiente mirar a las personas con las que convives y a las que quieres de una forma incondicional. Quizá lo tengas chupado precisamente porque los quieres. Quizá te sea difícil porque la convivencia no es fácil. No lo sé.

Pero ahora imagina que lo que te propones -porque te lo estoy sugiriendo yo- es levantarte y mirar a los tuyos con una mirada incondicionada. No podrás. Excepto que esta noche tengas un ictus y te despiertes con amnesia total.

Se ha escrito que muchas veces los tutores de resiliencia (humanos) actúan porque proyectan una mirada de aceptación incondicional sobre la persona en adversidad. Tengo dudas.

Anoche seguía por televisión la entrega…

Ver la entrada original 400 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s