Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

El efecto de la naturaleza en los niños. 7 cambios positivos.

Deja un comentario

 

 

PORTADA efecto naturaleza niños

El espacio en el que juegan y se desarrollan los niños influye en su comportamiento. Seguro que no te suena extraño si te digo que en un lugar abarrotado y ruidoso el juego es frenético y en un lugar en tonos claros y ordenado el juego es más calmado o profundo, ¿verdad?

Pues imagínate qué cambios se pueden apreciar cuando el espacio de juego es la naturaleza o, en todo caso, un espacio al aire libre sin objetos ni juguetes de ningún tipo, sólo elementos naturales como único estímulo.

Este año estamos pasando mucho tiempo al aire libre y he podido observar los cambios en unos mismos niños de un espacio cerrado a un espacio abierto. No sólo cambian ellos, sino también su juego y las relaciones que se establecen. En mi experiencia, jugar a fuera, al aire libre y si es en espacios naturales aún mejor, sólo aporta beneficios y cambios positivos.

naturaleza beneficia conducta niños

Cada vez hay más escuelas del bosque y cada vez también más escuelas convencionales intentan adaptar sus espacios exteriores para convertirlos en lugares (patios) más naturales. Por supuesto que aprender directamente de la naturaleza es mucho más interesante que hacerlo a través de un libro, pero estoy convencida también que uno de los motivos de “naturalizar” la educación radica en que los niños al aire libre están más en sintonía consigo mismos y menos estresados.

Existen muchos estudios sobre ello pero sólo quiero hablarte de aquellos cambios que son muy palpables, que a poco que salgáis afuera podréis observar. Y son cambios importantes. ¿Quieres saber cuáles?

1. HAY MENOS DIVISIÓN ENTRE NIÑOS/NIÑAS. Los materiales que a veces disponemos en casa, aulas o cualquier espacio “destinado” a los más pequeños hacen que a veces las niñas y los niños jueguen a aquello que se considera típico en su género, aunque hayamos ofrecido todo tipo de juguetes y materiales.

Esto es algo que he observado en varias circunstancias distintas y siempre veo como en espacios cerrados la tendencia es que las niñas jueguen a muñecas y los niños a coches (generalizando muchísimo claro, pero para que me entendáis) mientras que al aire libre los juegos más motrices cobran protagonismo y se minimizan las diferencias.

Y es que en la naturaleza todo es “unisex”, por decirlo de alguna forma, jeje. Los niños juegan por igual con palos, piedras, trepando montañas y árboles y se observan más juegos en común entre ambos géneros.

beneficios naturaleza - juego niños niñas

2. SURGEN MENOS CONFLICTOS ENTRE NIÑOS. En la naturaleza no poseemos nada y los niños lo saben. Está ahí para nutrirnos y disfrutar con ella, pero no nos pertenece. Eso ocasiona que los habituales conflictos de “esto es mío”, “esto lo tenía yo”, las disputas por las palas, un muñeco en concreto o una bici desaparecen. No es que estos problemas sean negativos, de todo se aprende y es necesario también aprender a respetar lo que tiene el otro en un momento concreto, pero jugar más al aire libre genera climas más tranquilos, muy favorecedores para los pequeños.

3. EN LA NATURALEZA SE ACUMULA MENOS ESTRÉS. Relacionado con el punto anterior, la naturaleza ofrece ambientes más relajados porque no hay paredes que contengan a los niños, ni espacios pequeños en los que puedan sentirse agobiados.

En la naturaleza o al aire libre un niño con un mal día, con ganas de estar solo, de desconectar, puede hacerlo. Basta con alejarse un poco, sentarse tras una piedra, esconderse tras unos matorrales…

beneficios naturaleza - refugiarseEsta fotografía tan preciosa es de Lia Duran Fotografía y me encanta la expresión salvaje de la pequeña, encaramada a la montaña de troncos y ramas. Las dos anteriores también son de ella.

4. LA NATURALEZA FAVORECE EL TRABAJO EN EQUIPO

Por lo que yo he podido observar, los niños al aire libre y, sobre todo en la naturaleza, están más que dispuestos a colaborar entre sí. Son conscientes de que uno solo no puede mover un gran tronco o construir una cabaña chula y, cuando alguno lo intenta sin éxito… siempre aparece otro en su ayuda. Espontáneamente se organizan los grupos y el trabajo en equipo.

beneficios naturaleza - trabajo en equipo

5. JUGAR EN LA NATURALEZA FAVORECE SU AUTOCONFIANZA Y LES ENSEÑA A CALIBRAR LOS RIESGOS POR SÍ MISMOS.

Jugar al aire libre, ya sea en un patio o parque bien pensado, con elementos naturales o la naturaleza ofrecen un sinfín de oportunidades para que los peques valoren riesgos. Antes de trepar a un árbol hay que pensar cómo subir y, por supuesto, cómo bajar. Antes de subir a una piedra mediré si podré mantener el equilibrio sobre ella… e incluso a veces creerán que no son capaces de hacer algo y aún y así lo probarán. Y, en ocasiones, para su sorpresa, lo conseguirán.

beneficios naturaleza - superar retos

Todo ello les da múltiples oportunidades de calibrar las dificultades, las posibilidades de éxito, los riesgos… y les genera la confianza de que son capaces de hacerlo o de calibrar las posibilidades de éxito.

6. FOMENTA LA IMAGINACIÓN

El hecho de que no haya materiales artificiales y, aparentemente, no haya juguetes obliga a los niños a crear los juegos y la diversión a partir de sí mismos. Esto es algo que me encanta ver al aire libre. Pueden pasar por momentos de aburrimiento, momentos de no saber qué hacer, por supuesto, pero en la naturaleza siempre acaban encontrando qué les motiva y lo mejor es que ese algo está conectado con una necesidad interna de ellos.

Todo lo que encontramos en la montaña o en el mar es material no estructurado. Elementos que son parte de la naturaleza, que no tienen un fin concreto para jugar pero ello les da pie a imaginar múltiples cosas o a crearlas.

La verdad es que observar a los niños en esas circunstancias es maravilloso. He visto palos convertidos en espadas, tierra convertida en chocolate deshecho, troncos convertidos en coches… las posibilidades son tan infinitas como su imaginación.

beneficios naturaleza - imaginación

imaginación beneficios naturaleza

7. LOS NIÑOS ESTÁN MÁS FELICES Y ALEGRES

Y la razón más importante de todas… es que los niños están ahí plenamente felices. ¿No os parece que cuando los peques corren por el bosque, saltan y se esconden, trepan árboles, arrancan hierbas y juegan con la tierra… están pletóricos? A mi sí, me parece que están en su lugar (y si es un lugar con acceso a agua ya ni os cuento, jeje).

No quiero acabar este artículo sin matizar que digo que los niños cambian en la naturaleza porque hoy en día están mucho más fuera que en ella. Pero seguramente sería más acertado decir que alejar a los niños del medio natural es lo que modifica su conducta, les genera estrés, la necesidad de estímulos externos y un largo etcétera.

Pero no pretendo con este artículo idealizar la naturaleza como único lugar en el que los niños jueguen y se desarrollen, pero sí remarcar porqué es importante que los niños pasen tiempo en ella o, en todo caso, que los patios de escuela y los parques infantiles se naturalicen. Y es que los espacios naturales al aire libre, con su diversidad y pluralidad, ofrecen múltiples retos y oportunidades de juego, permitiendo a cada niño desarrollar aquello que necesita en un momento determinado. Y eso les hace felices. Merece la pena salir más a menudo, ¿verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s