Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

El olivo: contar para no olvidar

Deja un comentario

 

http://elolivopelicula.blogspot.com.es/

 

Toni Solano hace la reseña de El OLIVO tras su estreno en Valencia. Comienza #elolivoedu

 

Toni Solano

@tonisolano

Las reseñas necesitan un tiempo de maduración para no incurrir en la precipitación de unas impresiones quizá intensas pero efímeras. Sin embargo, después de ver la película El olivo, dirigida por Icíar Bollaín, cualquiera habría sentido esta necesidad que a mí mismo me empuja a escribir para no olvidar. No olvidar, por ejemplo, que El olivo cuenta una historia de aprendizaje vital, una historia que no puede dejar indiferente a nadie porque nos habla de raíces y destinos, del viaje como búsqueda y también como pérdida. Escribir esta reseña en caliente es para no olvidar la magnífica interpretación de sus actores, de Anna Castillo, Pep Ambrós o Javier Gutiérrez, que hacen que la trama sea tan verosímil como cercana. Aunque el guion de Paul Laverty es difícil de olvidar, conviene recordar que durante muchos años hemos estado ciegos y sordos ante un expolio que nos hizo olvidar nuestras raíces, y que, gracias al empeño de unos pocos, hemos despertado de ese letargo para poner en marcha leyes que protejan el patrimonio arbóreo de esta expoliada Comunidad Valenciana.

Para los que nos dedicamos a la educación es importante no olvidar el papel de la familia, de los abuelos en especial, que a menudo están ahí, invisibles pero necesarios, salvándonos del naufragio diario, como ese abuelo de Alma en la película, irónicamente depositario de la memoria en su propia desmemoria. No quisiera olvidar ninguno de los detalles de esta magnífica película, aunque no voy a desgranarlos aquí por no cansar al lector ni desvelar más de lo necesario. El olivo tiene, como los clásicos, tantas lecturas como espectadores. Para mí, que soy un aficionado a la poesía, sus imágenes son un regalo para la vista y muchos de los símbolos que aparecen en ella configuran un entramado de sentidos tan complejo como sutil. Solo mencionaré dos elementos que quizá pasen desapercibidos y que abren un mundo de interpretaciones interesantes: por un lado, el origen y el destino final de la Libertad, y por otro, el túnel como tránsito entre dos mundos tan iguales y distintos. Callaré aquí y dejaré al lector que viva su propia experiencia con El olivo. Seguro que al salir del cine vivirá esa misma necesidad de contarlo todo para no olvidar nada. Ese es también nuestro papel como educadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s