Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Morgado, olvidar….

Deja un comentario

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20140630/abci-potenciar-memoria-recordar-201405261610.html

 

Si vas a la nevera y no te acuerdas de qué ibas a buscar, lee esto

El autor del libro «Aprender, recordar y olvidar» (Ariel), Ignacio Morgado, es capaz de dar a sus lectores las claves cerebrales de la memoria y la educación, y de reconocer al tiempo que prefiere perder la cartera que la libreta donde anota sus quehaceres diarios. «Hay cosas que no conviene tener en la memoria. Yo sin la agenda no puedo vivir», asegura. Este catedrático de psicobiología e investigador del Instituto de Neurociencia de la Universidad Autónoma de Barcelona es también de esos profesores que no creen en el mal alumno, «sino en el que no ha hecho lo óptimo o ha hecho poco».

—¿Tener despistes de forma habitual es un signo de alerta?

—Normalmente no. Es estar poco atentos, por eso puede confundirse. Muchas veces cuando nos olvidamos algo es que no le pusimos suficiente atención. Yo a mis alumnos les digo:«no me digas que eso se te ha olvidado, porque solo se olvida lo que se aprende». La atención es uno de los factores que más influye en el aprendizaje y en el registro de lo aprendido por el cerebro. Y la atención la proporciona el interés. Además, realmente te interesa lo que te emociona. Aquello que nos emociona es aquello a lo que le prestamos atención.

—Es difícil no preocuparse cuando uno pierde constantemente las llaves, o de vez en cuando va a coger algo en la nevera y se le olvida por completo de lo que quería…

—Este tipo de situación tiene que ver con la pérdida de memoria de trabajo (reciente). Pero también tiene que ver con el estado y el lugar en el que nos encontramos, y donde lo aprendimos. Es decir, estás delante de la nevera, pero lo que ibas a coger lo pensaste en el comedor. Por eso cuando vuelves sobre tus pasos al comedor, a la misma situación que estabas cuando pensaste qué ibas a coger, te acuerdas de lo que querías. La otra situación puede deberse al estado interno del organismo. Si tu aprendiste algo bajo el influjo de un estimulante, como el alcohol o el café, puede que cuando no lo estés tengas dificultades para recordarlo.

—Esto que comentamos le ocurre a gente muy joven. ¿A qué edad es normal empezar a perder memoria?

—Lo primero que hay que saber sobre la pérdida de memoria es que es un fenómeno natural que le sucede a todo el mundo antes o después. Los estudios sugieren que el declinar de la senectud no es aparentemente hasta después de los sesenta años, pero en algunas personas pueden observarse deterioros a partir incluso de los cuarenta. Empieza un proceso que llamamos de dificultad en la memoria de trabajo (que es la inmediata o de corto plazo, aquella que utilizamos para manipular información, planifican el futuro, resolver problemas a término medio…) Pero se trata de un fenómeno natural. Se debe a que se produce una disminución de la materia del cerebro, particularmente, de la corteza prefrontal.

—¿Qué podemos hacer para que esto no nos plantee dificultades?

—Hay muchas formas de auxiliarnos con respecto a esa pérdida de memoria. Una es tener una agenda, otra ponernos recordatorios… Son deterioros naturales con solución de recursos. Pero la mejor medida relación coste-beneficio, la más accesible de todas, la más barata, es la lectura.

—¿Qué necesita nuestra memoria para funcionar correctamente?

—A parte de la salud, de encontrarse sano, hay tres cosas básicas o preparatorias para el aprendizaje de la memoria. Una es el ejercicio físico: Este hace que se libere en el cerebro una sustancia cuyo acrónimo es BDNF. Es una especie de lubricante que hace que el motor funcione, que tengan más facilidad para conectarse entre sí las neuronas en el cerebro. El deporte mejora la irrigación sanguínea de nuestro cerebro. Hace que llegue mejor la sangre, la glucosa, y todo lo que necesita para funcionar correctamente. La segunda cosa es el sueño. Dormir prepara el cerebro para aprender, mejora la fisionomía de las neuronas implicadas en la memoria. La tercera es evitar comer cosas negativas para nuestra salud, como es tener una dieta rica en grasas saturadas que reduce la sensibilidad de las neuronas.

—¿Qué tiene que ver la memoria con la inteligencia?

—La memoria (de trabajo) es clave en la inteligencia. Y como esta memoria específica se puede aumentar mediante ejercicios, porque aumenta la corteza prefrontal, puedes aumentar también tu inteligencia. Obviamente, dentro de unos límites. No vamos a pasar de tener un cociente intelectual de 90 a tener uno de 130. Pero la memoria de trabajo se puede mejorar. El entrenamiento no es una técnica milagrosa. No hay procedimientos para ser Einstein, pero si para mejorar el rendimiento. Por ejemplo: Jugar al ajedrez, resolver problemas de matemáticas y de lógica y filosofía.

—¿Cómo podemos trasladar esto al mundo del estudiante, mejorar su forma de estudiar, de aprender, de memorizar?

—Vuelvo a la lectura. Es un fallo enorme de nuestro sistema educativo el no invitar a nuestros alumnos a leer, y hacer ejercicios con ellos. Por ejemplo, pedirles que cuenten qué han leído, qué otra versión darían, qué sentimientos les ha provocado el texto… Leyendo ponemos en juego todas las partes de nuestro cerebro, la parte racional, la emocional, la receptiva… pocas cosas estimulan más que la lectura. Si esta se complementa con ejercicios, puede resultar súper útil: Leer dos páginas y resumirlas después… es sencillísimo y baratísimo. Todo estimula. Todo lo que se trabaja. En la universidad cogen apuntes, los leen mil veces y luego los repiten. Si en vez de eso les hiciéramos cuatro preguntas que buscan la solución a un problema, esa es la manera de recordar y retener información semántica (memoria explícita), de contenidos (memoria ….), de comprensión (contrastando…) Solo razonando sobre lo leído es como se aprende, no copiando los mejores apuntes. Leer los apuntes, un artículo, la web, mirar las cosas como un Sherlock Holmes, un detective. El estudiante cree que tiene que leer 1.000 veces los apuntes y que pierde el tiempo si investiga, pero esta es la única manera de formar la memoria.

—Pero en la enseñanza tradicional en España el estudio ha estado basado en la lectura de los apuntes a aprender, tantas veces como sea necesario.

—Efectivamente. La relectura de apuntes, muchas veces de otro estudiante, ha sido siempre y es todavía uno de los grandes males de nuestro sistema educativo. Insistiendo en este modo de estudio pasivo muchas veces se ha dejado de lado uno de los mejores procedimientos que existen para aprender y formar memorias robustas, que es el que consiste en tratar de recordar y reconstruir con frecuencia el conocimiento que se va adquiriendo. El recuerdo es un proceso activo que no sólo sirve para evaluar lo aprendido, sino también para seguir aprendiendo. Más aún, el recuerdo sistemático puede ser una forma de aprendizaje superior incluso a la del aprendizaje original.

—¿Qué más puede hacer un profesor para mejorar, según usted, la forma de estudiar de sus alumnos?

—En algunos niveles educativos, y particularmente en la universidad, es frecuente que el estudiante que no ha sido bien instruido sobre el trabajo a realizar sufra una cierta confusión cuando no sabe bien dónde concentrarse y a qué apartados o explicaciones de los textos que estudia, sean libros, artículos u otros materiales prestar más atención. ¿Esto es lo que debo estudiar? ¿Esto entrará en el examen? son preguntas frecuentes. Esta confusión es grave porque es una fuente importante de cansancio y desmotivación de los alumnos, pero es un problema que tiene fácil solución. El estudio de un alumno puede ser guiado por preguntas cuidadosamente calculadas pro el profesor para que sus posibles respuestas abarquen los contenidos más importantes de la materia estudiada.

—¿Qué gana así el estudiante?

—Es un procedimiento que motiva al estudiante, concentra su atención y le convierte en una especie de detective o investigador que busca donde sea necesario, es decir, en cualquier material o posible fuente de estudio, la solución o respuesta a los interrogantes que se le plantean. Es, además, un modo de enseñar al estudiante a trabajar y ganar autonomía para aprender, pues buena parte del trabajo intelectual profesional va a consistir siempre en plantear problemas y tratar de argumentar soluciones a los mismos. Es, por tanto, un tipo de actividad que puede aumentar la capacidad del alumno para aprender por sí mismo en un futuro.

—¿Cuál es, según usted, el mejor sistema pedagógico, aquel que puede ayudar al joven a aprender?

—No existe un único sistema, sino diferentes reglas en distintas situaciones contextuales para diferentes contenidos. Por ejemplo, los exámenes orales son fantásticos para la memoria. Su principal ventaja es que hace que el estudiante explique lo que entiende. Cuando el estudiante sabe que lo examinan oralmente, este implica todo su razonamiento. Aprender a exponer incita a distintas formas de trabajo para el alumno, induce a realizar un tipo de estudio mucho más basado en la comprensión de los materiales y la información que en su simple memorización. Y al profesor le permite realizar una evaluación muy rigurosa del conocimiento adquirido por el alumno.

«No todos los momentos del día son igualmente buenos para aprender»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s