Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

¿Cada día más olvidadizo? Lo suyo tiene nombre: ‘demencia del preocupado’

Deja un comentario

 

Percibir continuamente que se tiene algo pendiente, y sufrir por no poder alcanzar el éxito en todos los aspectos vitales, ha venido a denominarse como lademencia del preocupado. Identifique si padece los síntomas de este nuevo trastorno moderno que tiene su origen en la multitarea.

 

Vivimos en una sociedad obsesionada con la productividad, en la que se premia realizar el mayor número de tareas en el menor tiempo posible. Este superávit de responsabilidades al que nos enfrentamos, unido a la sensación de estar continuamente conectados a través del smartphone y otros dispositivos, deteriora la calidad de las labores que se llevan a cabo, lo que conduce a una irremediable impresión de fracaso. Percibir continuamente que se tiene algo pendiente, y sufrir por no poder alcanzar el éxito en todos los aspectos vitales, se ha venido a denominar la demencia del preocupado, concepto recientemente acuñado por la neuróloga Frances Jensen, autora del libro El cerebro adolescente (RBA).

“El síndrome parece una demencia [pérdida o debilitamiento de las facultades mentales, que se caracteriza por alteraciones de memoria, razón o conducta], pero en realidad es solo algo que ocurre debido a las continuas y constantes preocupaciones. Creo que le pasa a mucha gente. Nuestro cerebro no puede cambiar de cometido de una manera tan rápida como la que nos reclama el día a día, así que perdemos la atención, y después nos olvidamos de lo que teníamos que hacer”, cuenta Jansen.

Qué nos ha llevado a esto

El término multitasking (multitarea, en español) fue creado en 1965 por informáticos estadounidenses para referirse a las múltiples funciones que podía ejecutar un ordenador en aquel momento. En la actualidad, esta palabra nos remite a la capacidad humana de prestar atención a muchas actividades al mismo tiempo. La psicóloga Isabel García asegura que este fenómeno no es reciente: “Las figuras maternas tradicionales llevan poniéndolo en práctica desde siempre, pero es ahora, con la implementación en la vida diaria de los medios electrónicos, cuando se ha extrapolado a otros ámbitos de nuestra vida y se le ha dado visibilidad”.

Para la experta, este exceso de obligaciones responde a una cuestión de violencia estructural. “La multitarea se nos vende de infinitas maneras que, en ocasiones, pueden resultar atractivas o inevitables: es cool y si no puedes con todo es que no eres un buen profesional o no has conseguido exprimir el curso al máximo. En Occidente se fomenta un modelo productivo en el que hay que competir de manera continua para estar al día, pero resulta casi imposible seguir el ritmo porque el nivel de tramas y posibilidades es infinito y absolutamente inabarcable”.

Cuáles son las soluciones

Si no entiende por qué su productividad es cada vez menor pese a que su esfuerzo se incrementa día a día, puede ser que sufra esta demencia, con otros síntomas como la mala concentración y un sentimiento de indecisión perpetuo. “Estar siempre alerta es agotador, y el presentimiento de que constantemente hay algo que se nos escapa nos causa hastío. Combatirla pasa por frenar el ritmo y preguntarse a qué queremos dedicar el día. Solo a partir de ese momento empezaremos a eliminar todos aquellos añadidos que no necesitamos en nuestra vida; seleccionar entre actividades y tomar decisiones hace que todo se vuelva un poco más claro”, aconseja García. Valore su caso concreto. “Todo el mundo tiene distintos ritmos y formas de afrontar su rutina. Algunos prefieren madrugar y otros trabajar por la noche; hay gente a la que le gusta intercalar faenas para no aburrirse y otra está más a gusto concentrándose en una sola labor hasta que la termina”, prosigue: “Normalmente, se ignoran cuestiones como la familia, las enfermedades, o las personas que tenemos a nuestro cargo, pero son variables que tienen un gran peso en la manera en la que configuramos nuestra vida”. Si nuestra situación personal nos hace sentir sobrepasados, García recomienda buscar ayuda en otras personas y generar a nuestro alrededor redes de apoyo que nos resten algo de trabajo.

No es un problema baladí. Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) asegura que el estrés “es la causa de entre 50% y 60% de todas las jornadas laborales perdidas, un costo enorme humano y económico”. La organización encuentra su explicación en diferentes factores: “Exceso de información, intensificación de las obligaciones, mayores exigencias de movilidad y flexibilidad, estar siempre disponible debido a la tecnología y, por último, pero no menos importante, el miedo a perder el puesto”.

La respuesta de las empresas

Para contribuir a frenar este ritmo de trabajo y evitar la dichosa ‘demencia’, algunas compañías han decidido implantar jornadas laborales de seis horas, que permiten a sus empleados disfrutar de un mayor tiempo de ocio. Un buen ejemplo de ello son las instalaciones de Toyota, en la ciudad de Gotemburgo (Suecia). Sus empleados llevan trece años saliendo dos horas antes que el resto de los europeos. La puesta en marcha de esta medida se ha traducido en un número inferior de bajas y una mayor productividad.

En el blog de la consultora Adecco se ofrece una receta aparentemente sencilla: reducir las distracciones y evitar la multitarea. Según la empresa, tendemos a pensar que la mejor opción es realizar el mayor número de quehaceres en el menor intervalo posible, pero casi nunca es así. “Acaba repercutiendo en la concentración y en la calidad. Podemos equivocarnos con facilidad y terminar teniendo que volver a hacer lo ya hecho”, aseguran.

Eso sí: nada de esto sirve si usted sigue pegado al móvil al acabar la jornada. “Debemos volver a conectar con nosotros mismos, empezar a escuchar a nuestro cuerpo y tener en cuenta nuestra inquietudes y todo lo que nos hace felices”, concluye Isabel García. ¿De verdad no hay nada que le motive más que pasar la próxima hora pegado a las redes sociales? Pues eso.


La sobrecarga tiene nombre de mujer

Las más afectadas por este sistema de valores son las féminas. “Es crucial que aquellas que se encuentren sobrecargadas puedan delegar sus cometidos en otras personas. Solo así podrán dedicar tiempo a quienes son en realidad”, recomienda la psicóloga. Aun así, no siempre es fácil. “Lo primero es que comprendan que están en su derecho de hacerlo; normalmente, la culpa tiene mucho peso en ellas y eso les impide poder pensar de manera exclusiva en sí mismas”, se lamenta la terapeuta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s