Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Mapa del cerebro humano recibe una audaz actualización El nuevo atlas cerebral del Instituto Allen combina la neuroimagen con la tinción de tejido para ofrecer un nivel de resolución sin precedentes.

Deja un comentario

 

 

Crédito: Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro.

http://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/mapa-del-cerebro-humano-recibe-una-audaz-actualizacion/

Para la mayoría de nosotros es fácil usar Google Maps para ver todo – desde echar una vista de pájaro sobre un continente hasta observar a pie de tierra el entorno de una calle específica y poder ver como todo está cuidadosamente etiquetado. Gracias a un atlas digital publicado esta semana, ya es posible mirar al cerebro humano del mismo modo.

Ed Lein y sus colegas del Instituto Allen para la Ciencia del Cerebro en Seattle han creado un exhaustivo mapa digital del cerebro humano que está disponible en acceso abierto y que fue publicado esta semana en The Journal of Comparative Neurology.

“Básicamente, queríamos crear un nuevo estándar de referencia para un mapa estructural anatómico muy detallado de un cerebro humano completo”, dice Lein, el investigador principal del proyecto. “Puede parecer extraño, pero en realidad nos faltan materiales de referencia básicos para hacer un mapeo del cerebro humano, aunque sí los tenemos para otros organismos como los ratones o los monos. Y eso es, en gran parte, debido al enorme tamaño y la complejidad del cerebro humano”.

Este proyecto, que se extendió por cinco años, se centró en un solo cerebro sano post mortem de una mujer de 34 años de edad. Los investigadores empezaron por una visión general: hicieron un escaneo completo del cerebro utilizando dos técnicas de imagen (resonancia magnética y difusión ponderada), lo que les permitió capturar tanto la estructura del cerebro en general, como la conectividad de las fibras cerebrales.

Después los investigadores tomaron el cerebro y lo cortaron en 2.716 rodajas para hacer un minucioso análisis celular. Luego tiñeron parte de las secciones con el tradicional tinte de Nissl para recopilar información sobre la arquitectura general celular. Seguidamente usaron dos tintes más para etiquetar selectivamente ciertos aspectos del cerebro, tales como los elementos estructurales de las células, fibras de la sustancia blanca y tipos específicos de neuronas.

Los investigadores también tomaron varios de los cortes teñidos con tinción de Nissl y los utilizaron para catalogar 862 estructuras cerebrales diferentes, incluyendo nuevas subregiones del tálamo y la amígdala, además de otras dos estructuras que anteriormente solo se habían descrito en primates no humanos.

El paso clave de la creación de este completo atlas del cerebro fue combinar los datos de imágenes cerebrales a gran escala y en alta resolución con un mapeo detallado a nivel celular –además de las anotaciones de los investigadores respecto a las estructuras cerebrales que identificaron–. El mapa completo está disponible en internet. Lein explica que se puede acceder al atlas a través de un portal, por el cual la gente puede “navegar y pasar del nivel macro al nivel celular”.

Lein cree que el atlas será una herramienta particularmente valiosa para los neurólogos, quienes pueden utilizarlo como un punto de partida común, para luego  añadir niveles adicionales con anotaciones sobre sus criterios para dividir el cerebro.

Hace tiempo que los neurólogos han querido hacer un mapeo cerebral y, al igual que el resto de nosotros, están deseosos de averiguar cómo esa masa esencial del tejido dentro de nuestros cráneos debe ser dividida exactamente y qué función tienen las diferentes áreas realmente. En 1909, el anatomista alemán Korbinian Brodmann usó también el método de tinción de Nissl para crear un mapa del cerebro celular a gran escala que sirvió de base para muchos de los intentos de mapear el cerebro que siguieron.

Los investigadores del Human Connectome Project lanzaron su propio mapa cerebral detallado a principios de este año. Utilizando un enfoque a gran escala agruparon imágenes de resonancia magnética de los cerebros de 210 adultos sanos.

Sin embargo, Lein y sus colegas lograron hacer un trabajo mucho más detallado al  concentrar sus esfuerzos en un solo cerebro.

“Debido a la gran cantidad de mano de obra necesaria, hicimos la escala de un solo cerebro,” dice Lein, “y realmente hicimos un esfuerzo en profundidad para tratar de entender tanto como fue posible acerca de ese individuo”.

Matthew Glasser de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, quién fue parte del Human Connectome Project pero no participó en este estudio, considera que este atlas del cerebro es “impresionante”, sobre todo a nivel neuroanatómico, pero señala que puede ser difícil generalizar la información de un individuo. “Relacionar un solo cerebro como este que está muy estudiado intensamente a otros cerebros es un desafío”, dice.

Sin embargo, este esfuerzo marca un avance sustancial en la comprensión de la anatomía del cerebro. “Simplemente, nunca ha existido un mapa completo del cerebro humano como material de referencia en una pieza disponible para quienquiera que estudie una parte del cerebro”, dice Lein, “y esto es una parte completamente esencial a la hora de hacer investigación”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s