Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Generando posibilidades: apego, resiliencia y parentalidad positiva

2 comentarios

 

http://resilienciainfantil.blogspot.com.es/2016/12/generando-posibilidades-apego.html

Parentalidad es el aprendizaje de la cooperación a través de “dar y recibir” entre padres e hijos en el marco del respeto de la integridad de cada uno. Sabemos que algunas conductas parentales son positivas para los niños. Ellos, al igual que los adultos, cooperan mejor con personas que les tratan con amabilidad, respeto, comprensión y reconocimiento.
Así se recoge en uno de los documentos elaborados por el Consejo de Europa acerca de las políticas de apoyo a la parentalidad positiva.
Si lees lo anterior por segunda vez, en un afán de intentar comprender mejor lo que dice, puede que pasen al menos dos cosas. La primera, que te cuestiones eso de “dar y recibir” mutuamente. ¿acaso los padres reciben algo de los hijos? ¿se puede hablar de cooperación en esto de la parentalidad o es solo unidireccional? Y la segunda, parece una perogrullada eso de que los niños cooperan mejor si se les trata bien….¡Pues claro, como no!
Si has pensado alguna de ellas -espero que no-, sigue leyendo el siguiente párrafo (si no es así también, pero no te diré nada que no sepas por propia lógica o por tus conocimientos):
Aunque puede parecer una obviedad, lo cierto -y lamentablemente lo real en muchos casos- es que la  parentalidad competente o positiva que permita satisfacer las necesidades de niños y niñas sigue siendo la asignatura pendiente no sólo para las familias sino también para las instituciones. Ser padre o madre no es nada fácil. Ser padre o madre competente es un reto. Todavía encontramos hoy a padres y madres que no saben, no pueden o no quieren desempeñar su rol de manera adecuada, respetando al niño o niña como un ser con derechos, y no sobre el que se tiene derechos de propiedad. La huella que deja una infancia maltratada en ocasiones se traduce en prácticas parentales incompetentes años más tarde cuando el ahora padre o madre pone en práctica lecciones aprendidas de forma involuntaria años atrás pero que en la actualidad voluntariamente se aplican, justificando su validez porque otorgan aparente autoridad y sobre todo sensación de control.
Hay una frase que me gusta mucho compartir, y que dice algo así como “Tener un hijo no le convierte a uno en padre o madre al igual que  tener un piano no te convierte en pianista”. Y tanto que no.
La Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDN) recoge el derecho del niño a la protección (ser tratado sin violencia) y a la participación (respeto a sus opiniones). Además señala que los padres deben proporcionar a sus hijos:
Cuidado y protección (Comportamiento nutricio) lo que significa responder a la necesidad de amor, afecto y seguridad del niño.
Estructura y orientación: lo que implica proporcionar al niño sensación de seguridad y previsibilidad, regularidad y al mismo tiempo la flexibilidad necesaria.
Reconocimiento: que se refiere a la necesidad del niño a ser visto, escuchado y valorado como persona.
Capacitación: para aumentar la confianza en si mismo, sus competencias y el control personal.
Los niños de hoy viven en un mundo diferente en el que crecieron sus madres y sus padres. Esto conlleva reconsiderar la educación de sus hijos e hijas y, en algunos casos, aprender de nuevo a educarles“. Y ello requiere el aprendizaje de nuevas fórmulas o replanteamiento de las prácticas parentales.
Comparto con vosotros una metáfora a la que llevo dando vueltas algunas semanas, no es lo mismo el plano que el mapa. Me explico: cuando una persona decide ser padre biológico o adoptivo (o le viene dado a veces de manera fortuita lo primero) se crea un imaginario de cómo será ese hijo o hija, unas expectativas, intereses, proyectos para su futuro inmediato y más remoto. O lo que es lo mismo, se construye un plano de cómo proyecta o imagina su “meta/hijo”, una construcción ideal e idealizada. El resultado se planifica de antemano, se diseña, algunos con formas muy rudimentarias y sencillas, y otros ambiciosos e incluso suntuosos… Y que en la mayoría de los casos no coincide con la realidad.
Algo distinto es el mapa, que permite moverse en el terreno de lo tangible, de lo alcanzable en tanto que permite descubrir formas distintas pero fiables de llegar al “tesoro/hijo”. La POSIBILIDAD de llegar de diferentes maneras a completar el camino, pero sobre todo, la POSIBILIDAD de parar, repensar la ruta, de retroceder incluso para luego avanzar. A diferencia del plano, el mapa viene dado desde fuera a los padres, no lo diseñan, es la realidad misma, las características del hijo o hija, las circunstancias externas o estresores, las adversidades, los atajos, en definitiva, lo impensable porque no es posible predecir el camino ni cómo va a ser el mismo. Las “pistas” que conducen por el sendero adecuado son descubiertas por padres y madres y madres competentes pero también se pueden aprender.
Los profesionales tenemos una gran responsabilidad a la hora de apoyar la parentalidad positiva. Señala el Consejo de Europa que, a fin de afianzar las habilidades parentales, se recomienda a los profesionales centrarse en la comprensión de las necesidades evolutivas del niño, las responsabilidades y capacidades de sus padres para responder a esas necesidades, las relaciones e interacciones entre los miembros de la familia y las necesidades de la familia como unidad básica de la sociedad.
Y precisamente dirigido a profesionales (aunque abierto también a padres y madres interesados), tengo la satisfacción y el interés de recomendaros que os inscribáis a las II Jornadas de Apego, Resiliencia y Parentalidad Positiva que organiza Biraka los días 10 y 11 de febrero de 2017 en la ciudad de Vitoria-Gasteiz.
Permitidme que parafrasee lo que mis compañeros y amigos de Biraka recogen en su web (http://www.biraka.org/asociacion-2/) para explicar las Jornadas:
“Una de las labores más importantes que tenemos como profesionales, figuras parentales y cuidadores es la capacidad para generar espacios y tiempos que ofrezcan a los niños, niñas y adolescentes posibilidades de desarrollo personal y comunitario. Es la esencia del acompañamiento, de los buenos tratos. El arte de conectar, de posibilitar, de ayudar a desarrollar sus recursos naturales a través de las habilidades y competencias de los adultos significativos. La resiliencia así pues, se construye en la interacción con el otro, tejiendo vínculos sanos que aporten seguridad afectiva desde una presencia comprensiva. 
 
El arte de generar posibilidades” va a ser el pilar sobre el que se van a construir estas jornadas, donde ponemos el acento, desde la idiosincrasia de cada ponente, en la importancia de permitir al Otro verlo más allá de sus dificultades, caos o problemas. Estamos diseñados neurobiologicamente para conectar, para sentirnos conectados. Una conexión que pone en valor en la otra persona el sentimiento de ser digno amor y pertenencia. Esta segunda edición pretende dar una vuelta de tuerca más al aprendizaje a través del espectáculo, de lo concreto y de lo práctico. Con una filosofía puramente “Dando Vueltas” acercaremos al espectador a un mundo de emociones, de ciencia, de posibilidades, de conexión a través del Apego, la Resiliencia y la Parentalidad Positiva. “
Anuncios

2 pensamientos en “Generando posibilidades: apego, resiliencia y parentalidad positiva

  1. Mi muy querida Anna

    No sabes como.espero.ansiosa tus artículos,.debates, publicaciones varias y de variados temas, cada mañana, .a traves de este tentáculo llsmado Internet que nos ha permitido – aprender unos de otros – que para mi se ha convertido en una ‘adicción mañanera’.

    Me he tomado el atrevimiento – y.por ello.también te escribo -pues leerte me crea una imperativa necesidad y motivacion.por trsnsportar tus escritos, tus ideas y las emociones que se pueden leer, entre lineas, a nuestro Facebook. de CEANIM.

    A.partir de que, en algunos casos he trasladado tu material a éste, veo como,..aumenta la cantidad y calidad de los lectores que.si bien casi no.comentan al.menos señalan puntean en “me gusta”.

    Comentar oralmente es una compulsión, en este pais, escribir un comentario no ha llegado aun a constituirse en una manera de comunicarse.

    Pareciera constituido en.una práctica, escasa en estas esquinas del.mundo, en las cuales se vive y vivimos de mapas y no de planos, distinción GENIAL que me has enseñado hace unos minutos.

    Mi preocupación surge de que he publicado tus pensamientos sin haberte consultado previamente y repentinamente hoy mientras te leía e iba a trasladar tu publicación sentí.estar robando una parte – no.menor – de tus pensamientos. Y me surgió un duda ética..Puedo, debo.continuar impartiendo y distribuyendo.tus ideas tan liviananente. Desde allí estas líneas.

    Puedo ?

    Como siempre mi gran admiración, mi gran cariño .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s