Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

César Bona, mirada a los vecinos, tan “cierto”

Deja un comentario

 

https://www.facebook.com/cesar.bona.37/?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf

Tenemos la curiosa virtud de admirar y, a veces, envidiar de forma más o menos sana (si es que existe algo de sano en la envidia) el césped del vecino, el coche del vecino, la felicidad del vecino… La fotografía que nos ilustra no nos es desconocida, y dibuja una realidad llevada muchas veces al extremo en las sitcom (o comedias de situación), pero que no se aleja tanto de nuestro día a día.

Resulta curioso cómo en asuntos de educación no siempre sucede así. Muchas veces miramos fuera de nuestras fronteras, lejos de nuestra vecindad (cuanto más lejos, mejor), buscando algo que nos ilumine. Aplaudimos y veneramos, por ejemplo, experiencias que se realizan en Finlandia, país tomado casi al azar. Actuaciones maravillosas que nadie se decide a traer aquí.

Una certeza: es necesario siempre mirar más allá de donde uno pace para intentar mejorar lo que uno hace; lo que ocurre es que en multitud de ocasiones muchas buenas prácticas están sucediendo justo al otro lado de la valla, en la clase de nuestro vecino o en la escuela vecina, pero no siempre les damos el valor que tienen o que tendrían probablemente si las viéramos a miles de kilómetros. En conclusión: aprendamos a valorar lo que tenemos cerca, seamos docentes o familias. Hay mucho y bueno.

Otra certeza: ¡cuántas veces estamos trabajando puerta con puerta con compañeros que consiguen que los niños y niñas estén deseando volver al día siguiente, pero no sabemos lo que hacen! La burocracia (innecesaria tantas veces como saben miles y miles de docentes) absorbe una cantidad de tiempo escandalosa, y cuando todos los niños regresan a sus casas, los maestros y maestras nos quedamos reunidos en nuestras aulas para rellenar papeles que, en algunos casos (en tantos casos), vivirán por siempre en la oscuridad de un cajón.
En la mente de todos está el pensamiento de que sería mucho más útil emplear el tiempo que estamos reunidos para poder saber qué hacen nuestros compañeros, para compartir, para mostrar, para conjugar nuestras piezas y hacer del claustro un gran equipo, para mejorar la calidad de la enseñanza en nuestra escuela basándonos en algo que ya se hace en ella.
Aunque nos falte el tiempo, esta semana os invito a mirar por encima de la valla y charlar un rato con la vecina. Estoy seguro de que tendrá algún truco para que las plantas de su jardín sean tan frondosas. Y ya, de paso, compartid vuestras técnicas para que ella también sepa cómo hacéis para que los brotes que tratáis con tanto mimo crezcan de esa manera tan extraordinaria.

CAM02856

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s