Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Historías sobre ruedas, dedicado a Oscar Martínez, y su preocupación por temas de accesibilidad

Deja un comentario

ir al médico se puede convertir en una aventura cuando dependes de una silla de ruedas, y dependes de alguien  de la casa para tirar de ella rampa arriba o rampa a bajo poder frenar, estos días mi hija mayor está haciendo tríceps forzados.

Esta tarde hemos vuelto a coger el bus, la subida, más o menos decente, aunque te  sitúes la silla siempre en el espacio reservado y señalado para ello, los conductores tienen una tendencia a frenar un metro más arriba o más abajo… ¿será la puntería?….

hasta aquí bien…

 

Pero llega el momento de bajar… el conductor le da a bajar la rampa, y esta  baja pero no abre la puerta, lo vuelve a intentar y nada y una tercera vez y nada, el autobús lleno de turistas se empiezan a impacientar, hasta que 3 “hombretones” dicen, tranquila que te bajamos, y uno, dos , tres, han cogido silla y menda y para la calle.

 

antes de subir a un autobús en silla de ruedes hay que asegurarse que habrá alguna manera de bajar….???? seguiremos investigando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s