Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

La neurodidáctica nos esta empezando a dar respuestas para el aula. Entrevista con Chema Lázaro

Deja un comentario

 

Moverse de la zona de confort es una máxima ya para muchos docentes que buscan, por ejemplo, en la neurodidáctica formas de innovar en el aula. Chema Lázaro, maestro de primaria especialista en Educación Física y ahora tutor de 5ºA de Colegio Leonardo da Vinci de Moralzarza (Madrid), recibió el año pasado el Premio Nacional de Innovación Educativa por un proyecto desarrollado junto a su alumnado, “Pizarras abiertas”. Desde este espacio mantiene que compartir es el primer paso para avanzar en educación. Precisamente sobre compartir experiencias hablamos en esta entrevista, donde nos presenta la iniciativa “Open Space de Educación”, un formato de taller que facilita la generación de ideas y la reflexión.

– ¿En qué consiste una acción “Open Space de Educación”?

Básicamente un Open Space es una reunión de trabajo, pero abierta, donde lo único que llevamos previo es la temática bajo la que vamos a trabajar, en este caso: “Cómo llevar la innovación a las aulas”. Bajo este paraguas los asistentes proponen temas sobre los que quieren que gire la sesión, se presentan a modo de lluvia de ideas, después las ideas se votan, y entre las que tienen una mayor acogida se crean grupos de trabajo para llegar a acuerdos y objetivos sobre el subtema. Normalmente la persona que ha propuesto el tema es la encargada de moderar y tomar las notas, para después volcar las conclusiones al gran grupo. Dentro de esos grupos, aparecen dos figuras, las abejas, aquellas personas que están trabajando en los grupos de trabajo, y por otro lado las mariposas que son las que van volando de un grupo a otro o incluso salen de los grupos favoreciendo el nacimiento de conversaciones conjuntas a través de un tema de interés, que al final de la sesión también es relevante para el gran grupo. Es super interesante saber que puedes asumir el rol de una abeja, pero cuando crees que tú no aportas o el grupo no te aporta, puedes cambiar a cualquier otro grupo, haciendo la sesión de trabajo algo muy abierto y participativo.

– ¿Qué objetivos tiene, en concreto, la que lideras este sábado 20?

Pues para nosotros como organizadores en sí no tenemos objetivos, estos nacerán como te he comentado en el propio contexto del Open Space. Te puedo decir los míos como agente individual y que va a participar: me gustaría que se hablará de la relevancia que tiene la arquitectura en las escuelas y si esta condiciona o no los procesos de enseñanza y aprendizaje; y por otro lado me encantaría que saliera los métodos de evaluación y como estos correlacionan directamente en el aprendizaje o la toma de conciencia de lo que uno aprende…en fin, algunas de mis ideas.

– ¿A quién va dirigida esta experiencia?

Pues es Open, así que abierta, a quien este interesado en la temática que se aborda, bien porque quiera escuchar, participar, generar comunidad….no hace falta estar en el sector de la educación para que este te interese, puedes ser padre, ciudadano y que el propio modelo de jornada y la temática te invite a participar.

– ¿Por qué una dinámica sin límites para el participante?

Porque en muchas jornadas, simposios, talleres..se tiende a escuchar experiencias o a personas relevantes en ese ámbito, pero no al “guerrillero”, al que está ahí cada día o tiene ideas, dudas, inquietudes, y el propio formato invita a que salgan, a participar y a recoger las ideas de más, de muchos…hace que sean más representativas las conclusiones que se alcanzan. Es una cuestión de motivar al participante, enganchar desde sus emociones para que se siente partícipe de lo que hace y no sólo consumidor.

– ¿Por qué es importante la comunidad de aprendizaje que respalda esta “Open Space de Educación”?

Para mí sin duda, porque transmiten criterio. El criterio es fundamental en educación, bueno en cualquier esfera. Itentar transmitir que no son modas porque gusten más o menos, sino porque lo que se trabaja y hace tiene fundamentos y pesos que están respaldados por estudios científicos. Y sin duda, porque es importante que las experiencias que son positivas y sujetas a ciencia, se hagan virales, y generen impacto en la comunidad donde uno ejerce.

– ¿Cómo podemos conseguir influir en nuestros centros educativos después de este tipo de encuentros de innovación educativa?

En mi opinión, llevando experiencias que en otros lugares han funcionado e intentando ponerlas en practica. Estos escenarios nos permiten salir de nuestras áreas de confort y comenzar a arriesgar, que es una bonita forma de divertirse, de equivocarse, pero que finalmente acertaremos y eso es muy satisfactorio. Además de crear un sentimiento de no estar sólo. En muchas ocasiones las plantillas de docentes de un cole están compuestas por un 20% de motivados que tiran hacia delante del carro, pero se siente solos;. Creo que crear espacios donde entrelazar vínculos con otros profesionales, compartir experiencias, someterlas a debate, crítica… y crear alguna mejor es un bien fundamental para la escuela, debemos de ser dinámicos y estar a la última, hace años que el seguir haciendo las cosas como se hacían ha dejado de funcionar y el perfil de la sociedad donde trabajamos, y del alumnado que preparamos para enfrentarse a esa sociedad, nos demandan otras actitudes.

Y por última es que escuchando a otros, generamos reflexión, que es el primer paso para comenzar a crear, a innovar.

– ¿Y en la tercera pata de la educación, la familia?

Fundamental, vital, no tengo palabras. Por eso el formato es bueno, los padres pueden colaborar y llevar ideas a sus centros o trabajar de otra forma con sus hijos/as. Al fin y al cabo lo único que busca una familia es la felicidad de su hijo/a, por eso desde las escuelas debemos de cuidar esos espacios de alegría, entusiasmo, emoción, etc donde es fundamental la complicidad con la familia.

Yo desde mi experiencia siempre abogo por la comunicación con los padres, contarles las conclusiones de tus experiencias con el aula, en que esta trabajando para mejorar…les gusta saber lo que sus hijos/as hacen y como lo hace, no les gusta ver sólo los resultados de unas pruebas objetivas y una forma de involucrarlos en la educación de sus hijos/as es que sepan que es lo que hacen y sobre todo por qué lo hacen.

– ¿Demandan las familias una transformación educativa urgente?

Pues imagino que habrá de todo, que además es como tiene que ser, pero independientemente lo demanden o no, los disparos nos empiezan decir que sí, que tenemos que transformarnos. Creo que algunas de nuestras labores es hacerles ver y demostrarles cuánto y cómo mejoran sus hijos/as cuando el método cambia.

Mi experiencia es que al principio hay resistencia, pero cuando el proyecto tiene trabajo, pasión y resultados terminan apoyando y creyendo en él como el que más.

– ¿Es importante difundir el trabajo y los resultados obtenidos en este tipo de iniciativas alrededor del cambio en la educación?

Para mí fundamental, yo aprendo de otros y con otros, no sólo de mi entorno más cercano, sigo el trabajo de otros compañeros que son realmente excelentes y aunque no los conozco físicamente me motivan y ayudan con sus experiencias, sus errores, sus aciertos, se crea comunidad de aprendizaje global y eso mueve y cambia sistemas. De corazón hay gente en muchos colegios y comunidades u otros países que su trabajo es de reseñar y ensalzar y gracias a estos pequeños gesto en miles de ellos altruistas de su tiempo personal otros aprendemos y crecemos profesional o personalmente.

 

Uso de las redes sociales y visibilización del gran trabajo de los profesores

 

– ¿Hay cada vez más maestros trabajando de forma diferente?

Yo creo que sí, final lo profes que innovan crean en sus grupos de alumnos magia, al alumno le gusta aprender de una forma dinámica, lúdica, participativa…no le gusta que año tras año le actualicen la versión de curso y pase su vida académica sin saber qué esta ocurriendo. Cuando llegas a plantearte que tienes que cambiar, también les estas diciendo mucho a tus alumnos, y ellos recogen el guante de buen agrado en ese cambio de rol, donde el foco se centre en ellos y el profe sea ese coach. Además el uso de las redes sociales u otras plataformas ha hecho que se visibilice y tome impacto el gran trabajo de mucho profesores.

– El año pasado recibiste el Premio Nacional de Educación 2013 por el proyecto “Pizarras abiertas”, una propuesta basada en la neurodidáctica. ¿Existe la suficiente transmisión de conocimiento entre neurocientíficos y profesionales de la educación para aterrizar las investigaciones en experiencias de valor para la escuela?

Yo creo, (por lo poco que se hasta el momento, ando en un proceso de formación en un Master en Neurodidáctica) que por lo menos vamos dando muchos pasos. Existen actualmente bastantes publicaciones al alcance de cualquiera,  donde el lenguaje de los hallazgos científicos en el campo de la neuroeducación es cercano y claro, se me ocurren libro como el Dr. Francisco Mora, Begoña Ibarrola, el blog de Escuela con Cerebros, José Ramón Gamo….que acercan todo esto a los docentes.

Lo que si creo es que la formación de los profesores en está materia es escasa y mala, los planes de estudio no contemplan está formación como algo estratégico, y cada vez más nos encontramos con patologías en el aula que tenemos que saber dar respuesta, no sólo de tratamiento, sino metodológico, donde el alumno no se module al método, sino que el método sea más individual para cubrir las necesidades de todos los alumnos y eso la neurodidáctica nos esta empezando a dar respuestas. Cuando dejas que la emoción y la motivación entran en tu aula, no quieres dejarlas escapar porque el clima de trabajo es de felicidad y de gente comprometida con lo que esta haciendo.

– ¿Qué puede aportar la neurociencia al día a día en el aula?

Pues creo que muchas cosas, un cambio metodológico sin duda, donde atendamos a los hallazgos recientes de como aprende nuestro cerebro y creemos escenarios de aprendizaje propicios a los estadios del desarrollo de nuestros alumnos y a las funciones ejecutivas que ponen en juego para el desarrollo de las tareas.

De esta forma creamos escenarios sanos, donde no fomentar malas conexiones a nivel neuronal y que están conlleven trastornos de aprendizaje en el futuro.

Otra de ellas es, como dice Dr. Francisco Mora, atender a los apagones emocionales, de esta forma el profe evoca la atención del alumno y no la demanda.

Atender a procesos de memoria y atención, de emoción y motivación, conocer los espacios de descanso, la influencia de la arquitectura en el aprendizaje, los períodos propicios para el aprendizaje, una atención temprana para después derivar, nose, muchas cosas de las que sin duda no estoy muy autorizado para hablar, ya que existen grande profesionales de esto que completaría esta respuesta mejor que yo, pero en mi experiencia personal, lo poco que se y lo mucho que estoy aprendiendo estas algunas de las pincelas que la neurodidáctica a aportado a mi labor docente.

– ¿Un aprendizaje más adaptado a las necesidades del alumnado?

Claro, un aprendizaje más democrático me gusta llamarlo, donde atendemos a todos, donde el método no excluye, sino que incluye.

En la forma tradicional de preparar una clase, sólo favorecemos a los que tienen unas grandes dotes de memoria o al que el tema le motiva, el resto juega en desventaja, sí la evaluación es objetiva sólo favoreceremos a aquellos que tienen mayor capacidad de memoria o de retención de datos, que después vomiten en una prueba escrita haciendo de la educación un sistema bulímico.

Por eso me interesa tanto la evaluación, la preparación de la clase, la distribución de la misma, la construcción de retos a superar por los alumnos, el dar mi protagonismo en el aula al suyo, al final en el aula aprendemos todos.

– Desde la perspectiva de un maestro de primaria que se encuentra en activo y conoce a fondo la realidad del aula, ¿qué beneficios tendría para la práctica pedagógica el modelo de neuroeducador propuesto por el Prf. Francisco Mora en su libro?

Yo lo entiendo como una persona que asesora al maestro en su práctica docente, que le muestra todas aquellas dudas sobre las tareas que plantea y las da un criterio neurdodidáctico.

El que identifica los problemas que puede tener algún alumno en los procesos de aprendizaje, identificando las operaciones mentales que trabajan en las tareas que el profe propone y si algún alumno no es capaz de alcanzarla identificar la operación afectada y crear otras tareas para consolidarlo y continuar con el proceso de aprendizaje.

Atender a los falsos neuromitos que inducen a error a los profesores y darlos la información real.

Someter las practicas docentes a una evaluación científica, es decir, tiempo de duración de las pruebas escritas, tiempos de exposición de la información oral, descansos, distribución del aula (fundamental para el aprendizaje de las neuronas espejo) y un largo etc.

Pero bueno, es un interpretación personal, sin duda Dr. Francisco Mora @morateruel nos los explicaría mejor, pero creo que por ahí andan los tiros, de cualquier forma es una campo en continuo cambio y estudio y es algo que lo hace completamente fascinante.

– ¿Cuál debería ser el propósito de la educación del siglo XXI?

Pufff, esta es de nota, jajaja, para mi sería en resumen estos aspectos:

  • Cambiar el foco de atención del profesor al alumno
  • Fomentar la creatividad y el pensamiento divergente
  • Fomentar actitudes críticas y constructivas
  • Cambiar radicalmente el sistema de evaluación.
  • Fomentar los retos en la consecución de los objetivos y promover una inferencia en el aprendizaje de nuestros alumnos, lo que aprendemos no debe quedarse en el aula.
  • Tener en cuenta la arquitectura y posicionamiento del aula y centro.
  • Usar la tecnología como un medio, no como un fin, pero usarla, esta en nuestros días y no podemos obviarla.
  • Que la motivación y la emoción sea una máxima para profes y alumnos.
  • Y por último, hacer de la educación una ciencia y para eso tenemos que escuchar a los que estudian como aprendemos e incorporar sus hallazgos nuestra práctica.

Muchas gracias por darme este espacio para expresar algunas de las ideas que me llevan a seguir trabajando cada día por lo que más me gusta, la educación.

Gracias a InnveryCrea y Santillana y nos vemos el 20 en el Open Space, descubriendo el viaje de la innovación en el aula.

¿Qué te parece la propuesta Open Space para debatir sobre innovación educativa?

Déjanos tus comentarios.

Conoce los contenidos conpartidos por Chema Lázaro en Inevery Crea.

@lepetitpan

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s