http://educacionabierta.org/educacion-y-arquitectura-el-espacio-educa/

¿Cómo contribuye el espacio al proceso de enseñanza-aprendizaje?. El diseño del espacio es un asunto que se ignora habitualmente dentro del debate educativo. Este artículo es una invitación a considerar la importancia del contexto educativo y su contribución a la transformación de la educación.

Santiago Atrio es Doctor en Ciencias de la Educación, Vicedecano de Ordenación Académica de la Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y profesor del Departamento de Didácticas Específicas. Su principal línea de investigación es el análisis y estudio de los espacios arquitectónicos como elementos educativos.

Santiago Atrio comenzó su intervención expresando la idea de que

“la Educación jamás se ha preocupado de la Arquitectura y la Arquitectura jamás se ha ocupado de la Educación”.

Es ahora cuando empieza a tomarse conciencia de ello, como ya ocurriera en su día cuando la arquitectura comenzó a intervenir en el diseño de los centros hospitalarios. En la construcción de un hospital se tenían en cuenta cuestiones logísticas y funcionales: que estuviera bien comunicado, o que su distribución se adaptara a las actividades médicas. Una vez resueltos estos problemas es cuando se comenzaron a plantear de qué manera podría la arquitectura contribuir a la mejora de la práctica sanitaria. Hoy nadie se cuestiona que una adecuada distribución del espacio, selección del color, o incluso los olores con los que perfumarlos; contribuyen al bienestar del paciente, cuando se adaptan a su psicología.

Macro escala

La escuela tiene un gran valor en la macro escala. Sorprende lo desconectados que se encuentran algunos espacios sociales de su entorno local; los colegios parecen unidades cerradas, sin conexión con otros espacios sociales, sin conexión con otros colegios del barrio.

“Cualquier espacio servía para hacer una escuela, lo importante era que el profesor fuese muy bueno …”

Hoy en día, la construcción de un espacio no está sólo en manos del arquitecto. Éste es un miembro más de un equipo multidisciplinar de profesionales que contribuyen desde otros dominios del conocimiento al objetivo de diseñar un espacio eficiente, adaptado a su función.

“El espacio educa”. La ciudad es un espacio de aprendizaje.

Meso escala

La meso escala se centra en el colegio, de puertas para adentro. No sólo de las aulas, también de las zonas comunes – lugares de socialización – ¿quién y cómo las diseña?, ¿cuáles son las necesidades de esos espacios?.

 Micro escala

Los juguetes educativos tienen su espacio en la micro escala. Juguetes de probada eficacia pedagógica pero que no han evolucionado desde hace décadas: el ábaco, los bloques de madera, piezas de lego, … Por otra parte, hacemos un uso intensivo de estos artilugios durante la infancia y dejamos de utilizarlos radicalmente en las etapas educativas posteriores, cuando podrían seguir resultando de gran utilidad.

En la segunda parte de su exposición, Santiago nos relató una pequeña historia de los espacios y los juguetes didácticos haciendo referencia a Frédéric Froebel (1837), María Montessori (1870) y Caroline Pratt (1914).

Un juego finaliza cuando se vuelve a colocar en su caja con las piezas en la misma disposición que se encontraban; y se coloca en el armario donde se guarda.

 

Finalizó comentando una serie de experiencias realizadas por los profesores y distintos colectivos sociales que contribuyen a tomar conciencia del espacio público y facilitan la participación de los chicos en la toma de decisiones sobre su mejora y adaptación a sus gustos y necesidades.

A continuación te animamos a ver y escuchar la grabación en vídeo de la conferencia de Santiago Atrio en Educación Abierta: