Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Ron Ritchhart, investigador del Project Zero de la Universidad de Harvard

 

¿Sabes qué es la cultura de pensamiento, y, sobre todo, cómo fomentarla en el aula? A finales de año tuvimos la oportunidad de conversar con Ron Ritchhart, investigador del Project Zero de la Universidad de Harvard, gracias a la alianza entre EduCaixa y Project Zero, cuyo objetivo es fomentar el debate y la difusión de lo último en investigación educativa y nuevas herramientas, estrategias y recursos de aprendizaje-enseñanza.

 

El trabajo de Ritchhart se ha centrado en temas como la enseñanza para el entendimiento, el desarrollo del carácter intelectual, la enseñanza creativa y, más recientemente, el desarrollo de culturas de pensamiento en las aulas y las escuelas.

Ritchhart explica que, debido a la complejidad del mundo actual, debemos replantear muchas de las nociones y prácticas más arraigadas en nuestra manera de entender la educación. El alumnado del siglo xxi debe estar preparado para enfrentarse a un futuro cambiante e incierto, por ello deben ser creativos, flexibles y pensadores críticos. Sin embargo,  el modelo educativo tradicional no permite hacer de esto una realidad.

Según Ritchhart, un elemento clave para esta transformación es la cultura. La cultura se compone de los mensajes, los valores y las prácticas que transmitimos a nuestro alumnado. La cultura tradicional en educación ha sido una cultura de obediencia, de trabajo y de orden. Ritchhart argumenta que es necesario fomentar una cultura de participación, pensamiento crítico y empoderamiento. Una cultura donde se valore la aplicación práctica del conocimiento y las relaciones positivas por encima de hacer lo que el profesor dice o la evaluación tradicional.

Las aulas y escuelas en las que impera una cultura de pensamiento son lugares donde el razonamiento del grupo, tanto individual como colectivo, se valora, se hace visible y se promueve activamente como parte de la experiencia cotidiana de todos los miembros del grupo.

Ritchhart centra la atención del profesorado en los ocho aspectos culturales presentes en las situaciones de aprendizaje en grupo, en las aulas y en el conjunto de la escuela, que actúan para conformar la dinámica cultural del grupo. Estos aspectos son el lenguaje, el tiempo, el entorno, las oportunidades, las rutinas, el modelaje, las interacciones y las expectativas.

 

Pero, ¿cómo establecer qué aspectos trabajar y en qué orden?, ¿cómo podemos determinar el estado actual de nuestra cultura en el aula o escuela?

 

Descubre la respuesta a esta y otras preguntas en la entrevista completa.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.