Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Sobre el llanto del gran Tirapu

En la «conversación surgida a partir de la noticia de «El Pais» sobre las

emociones ha surgido un tema que consideramos interesante como es «el llanto».

Mar Escribano ha elaborado unas aportaciones de un gran valor para

acercarnos al conocimiento del llanto y posteriormente yo he añadido

algunas «ideas» complementarias a sus reflexiones. Las hemos unido a

las ponemos porque consideramos que es un tema «interesante» y como no «polémico»

SOBRE EL LLANTO

El ojo humano lagrimea por distintas funciones, una de ellas es la de

lubricar y limpiarlo. Un bebé llora por supervivencia, es su manera más

primitiva de comunicarse para cubrir sus necesidades más básicas.

El llanto del adulto lo entiendo como un proceso mucho más complejo. Como alguna vez hemos hablado, ¿qué es primero? ¿el llanto o la emoción?

Imaginemos una persona que recibe una carta del hospital donde le llevan un seguimiento de un tumor. En la carta está la respuesta de si ese tumor era benigno o si por el por el contrario es maligno y tiene cáncer. La persona se paraliza ante la carta, comienza a temblar, su latido y respiración se acelera, aparece sudoración, movimientos viscerales y también aparece el llanto. Aún no ha abierto la carta, no hay alegria ni tristeza, la emoción aún no se ha expresado. La emoción aparecerá cuando lea la carta (esperemos

que aparezca la alegría). Si es de alegría como deseamos, es probable que la persona siga llorando, ahora sí, de alegría.

¿Entonces qué pasa? Se pueden estudiar y diferenciar los tipos de lágrimas que emitimos, las lágrimas de descarga emocional contienen más lípidos, prolactina y hormonas que otro tipo de lágrimas, como las que derramamos al pelar una cebolla. Lloramos ante situaciones de fuerte estrés para recuperar

la homeostasis corporal, el llanto en cierto modo nos relaja, disminuye la

tensión arterial, controla la hiperventilación, lubrica las fosas nasales mediante la mucosidad, entre otras funciones y como consecuencia tras un fuerte llanto nos sentimos relajados e incluso agotados, pudiendo llegar a

dormirnos después. Además se ha planteado que mayores niveles de

testosterona se relacionan con menos «capacidad».

Por medio de la investigación se ha podido descubrir que los componentes de las lágrimas son diferentes en función de agente que los produce, de modo bque las lágrimas que secretamos cuando pelamos una cebolla, son químicamente diferentes de las lágrimas que generamos por una tensión emocional. Además

de lagrimeo típico hay otros cambios físicos asociados al llanto emocional,

como el enrojecimiento de la cara, sollozo, hiperventilación… Las lágrimas «emocionales» están formadas principalmente por agua, lípidos, y otras sustancias y se diferencian de las otras en que contienen mayor cantidad de

hormonas, que habitualmente se asocian con el estrés (prolactina,

adrenocorticotropa y leucina encefalinas).Llorar además activa en los demás su capacidad de empatía y protección emocional, reforzando ciertas relaciones personales y apegos (cualquier hombro no nos sirve para llorar), aunque en nuestra sociedad se interprete como un signo de debilidad (por eso muchas personas lloran a solas) pero nuestro cerebro (recordemos que no se

ha modificado en los últimos 50000 años) sigue manteniendo el llanto como una señal informativa al grupo para que nos apoyen y consuelen.

Varios estudios han revelado que los mamíferos jóvenes y las aves lloran con. desesperación cuando se los separa de sus madres. Expertos en fauna salvaje y cazadores coinciden en que el grito de un cachorro de oso que ha sido separado de su madre emite un sonido muy parecido al llanto del bebé humano.

Cuando una rata llora porque tiene frío o ha caído de su madriguera, a

menudo su madre la lleva de nuevo con ella. Una investigación científica ha descubierto que las células fusiformes que durante tiempo se creyeron exclusivas en cerebros humanos y otros grandes simios están también presentes en la misma zona del cerebro en ballenas jorobadas, rorcuales,

orcas y cachalotes. Esta región cerebral está relacionada con la

organización social, empatía e intuición sobre los sentimientos de los demás. Las células fusiformes son importantes para procesar las emociones y en el caso del llanto es una llamada a la protección. Al cuidado, al afecto.

Sin embargo, cuántas veces hemos oído «venga no llores que te pones muy. fea/o», «los hombres no lloran». No permitir llorar es como poner una camisa de fuerza a la liberación de tus emociones. Pero nuestra sociedad lo ha reprimido tal vez porque sui su finalidad es buscar «al otro» para consolarnos ha deducido que llorar es un signo de debilidad y dependencia, cuando debería valorar la importancia de reconocer con nuestro llanto y con nuestras lágrimas que somos seres sociales y que nos necesitamos unos a

otros y que el que es capaz de llorar delante de los demás para ser

acariciado y cuidado seguro que él lo haría sí el que llora es le otro.

Incluso los pájaros lloran cunado su madre tarda «más de lo previsto» por lo que podemos intuir que el llanto está ligado en su origen a «llamar» a otro para que nos cuide», está ligado pues a un cerebro muy primitivo y por tanto tiene una función de «supervivencia básica».

Otra forma de estudiar el llanto como tal sería «aislarlo» de los

pensamientos y de los sentimientos, muchos seres humanos lloran y

entonces pensamos que el llanto se relaciona con la cognición. Y bien cierto es que el ser humano muchas veces llora por estas razones, pero estamos intentando descubrir el llanto. Como he señalado si hasta los pájaros lloran debe «estar» en regiones filogenéticamente hablando muy antiguas, pero ¿cómo

saberlo en humanos?. Hay una manera posible: los sujetos que han sufrido en ictus en el cerebelo es frecuente que presenten un trastorno llamado «risa y llanto patológicos» que consiste en reir y llorar sin «ningún. sentido» de forma aleatoria, de forma muy intensa e impactante, y sin ningún estímulo desencadenante y el cerebelo es una región cerebral muy ancestral.

Por lo tanto la risa y el llanto «están ubicadas» en la misma región

cerebral «viven juntas» y el sentido común humano lo sabía desde hace micho más tiempo que la ciencia porque cuantas veces hemos dicho «no sé si reir o llorar» ero no lo decimos como si ·»diera igual sino porque esa frase dice

«como están juntas» no se cual expresar». . Por lo tanto, el llanto está en el cerebelo y su función primaria es enviar una señal de alerta para que acudan a cuidarnos. Ya «intuimos» que hasta aquí algunos que está leyendo esto se está irritando un tanto por mi reduccionismo, pero no he terminado. En el ser humano resulta que las vías de comunicación entre el cerebelo y el cortex prefrontal (donde se asientan los pensamientos, las ideas, las interpretaciones de las intenciones del otro, etc son riquísimas por lo que es tan normal que un pensamiento no se pueda hacer llorar, el córtex

prefrontal genera el pensamiento, el cerebelo ·»se entera» y dispara el

llanto o la risa congruente con ese pensamiento. «No hay mayor causa de llanto que no poder llorar» (Séneca).

Abajo una imagen del cerebelo y sus ricas conexiones con el córtex

prefrontal. .

https://www.facebook.com/100003343788771/posts/pfbid0v4DYtQf7Z9DhqSXBwex7DDbCowCZMZfVVRPjiZFh7kGzAn5TQUZkbTrwa379sBuYl/
Anuncio publicitario

Los comentarios están cerrados.