Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


Deja un comentario

Pensamiento visual para aprender: http://bit.ly/2vwqddY

 

Anuncios


Deja un comentario

Cuando el design thinking se fijó en la educación

 

http://www.yorokobu.es/design-thinking-educacion/

Aquello de que «los niños son como esponjas» se interiorizó tanto que, aprovechando su supuesta capacidad de absorción, el aprendizaje se aferró a la memorización. El alumno se limitaba a atender al profesor y al llegar a casa debía empollar lo visto en clase. Una forma de entender la enseñanza que aún sigue causando estragos en el sistema educativo pese a que los esfuerzos realizados para paliarlos cada vez son más notables.

Algunos de estos vienen directamente del entorno del diseño. Es el caso del design thinking, una metodología que hace años se instauró en la dinámica de muchas empresas, y no sólo del mundo del diseño, para ir ganando terreno poco a poco en otros sectores (como el de las ONGs, entre otros). Una evolución lógica, según Carmen Bustos, fundadora de SoulSight, para quien el pensamiento de diseño, más que un método, «es una actitud ante la vida».

Su aterrizaje en la escuela implica poner patas arriba el esquema clásico del aprendizaje en el aula. Como explica Miguel Luengo, presidente de la asociación Design For Change España, en un vídeo de eduCaixa, implantar un método de este tipo supone que el profesor ya «no es el poseedor del conocimiento sino el facilitador». Aunque es el rol del alumno el que realmente cambia radicalmente «del “¿puedo hacerlo?” al “¡puedo hacerlo!”».

El cambio educativo pretendido por la asociación pasa por dar más protagonismo a niños y jóvenes, aplicando para ello los pasos de la metodología del pensamiento de diseño en la resolución de problemas. Estos son cuatro, denominados Siente, Imagina, Haz y Comparte. «La creatividad, el pensamiento lógico, la colaboración, la empatía, el prototipado y el aprendizaje en el error son los pilares de este método. En él, los adultos facilitan el proceso y los niños lo protagonizan y lo lideran», cuentan desde la asociación.

Kiran Bin Sethi es «la cabeza, el corazón y el alma» de este movimiento, que ya está presente en más de 40 países y que cuenta con el respaldo de gente como Howard Gadner, e instituciones como la Escuela de Diseño de Stanford, IDEO o el Instituto de Diseño de la India (NID). En España, cuentan con el aval de Fundación Telefónica, y el impacto del proyecto está siendo analizado por la Universidad de Harvard. Proyectos contra el maltrato animal o contra el bullying, sobre compostaje o sobre temas como el respeto o los sueños son algunos de las iniciativas llevadas a cabo por parte de colegios en distintos puntos de nuestro país siguiendo las pautas del pensamiento creativo.

También en España, recientemente, The Papaya Group, consultora y empresa especializada en tecnología e innovación, lanzaba Khandu, un juego de cartas, dirigido a niños de entre 6 y 12 años, que desarrolla la capacidad para la resolución de problemas mediante el design thinking.

El juego se divide en cuatro partes diferenciadas y a través de ellas se pretende que los niños resuelvan problemas como el que Norberto Chio, uno de las responsables del proyecto, pone como ejemplo:  “Construye un robot que transforme la basura que generas con tu merienda, en productos que usas en la escuela (libros, bolis, libretas, etc)”. «Se trata de empoderar a los niños y hacer hincapié en conceptos como la comunidad y el trabajo en equipo. De llevarlos de lo descriptivo a lo narrativo, de lo predecible a lo inesperado, fomentar su pensamiento crítico y visual y conectarle con el mundo real que les rodean mediante la exploración de problemáticas y los retos del día a día», añade.

Una de los retos de Khandu es la de hacerse un hueco en las dinámica de las escuelas. Estas disponen en la web del juego de la posibilidad de personalizarlo con retos formulados ad hoc, etc. «También existe una guía de usuario para el profesor por lo que este no necesita estar familiarizado con la metodología design thinking, aunque obviamente, si la conoce, podrá exprimir la herramienta mucho más».

khandu1

khandu2

En Estados Unidos, empresas como LittleBits están especializadas en el desarrollo de juegos basados en esta metodología. Aunque el contenido de los kits desarrollados por esta empresa neoyorquina parecen ligado a disciplinas como ciencias, ingeniería o arte (ya que incluyen motores, señores de luz, termómetros, etc.), el fundador de la compañía, Ayah Bdeir, asegura que puede emplearse para la resolución de problemas de cualquier materia: «el pensamiento de diseño es una evolución del método de ingeniería y este a su vez lo es del ciclo de la invención», aseguraba en FastCo.

El mismo reportaje, que firma Ashely O’Connell, se hace eco de Institute of Play, una organización sin fines de lucro, liderada por un equipo de desarrolladores de juegos, y en la que, como su nombre indica, el juego basado en el pensamiento de diseño es la vía para “enganchar” a los niños en los procesos de aprendizaje. Desde hace años, disponen de su propia escuela pública en Nueva York, llamada Quest to Learn, pero su propósito, como reconocen en su web, es crear un movimiento nacional. Para ello, cuenta con el respaldo de la Fundación Bill Gates, entre otras.

Las experiencias de este tipo son relativamente escasas y cortas en el tiempo. Tal vez por eso no existan aún investigaciones ni estudios que demuestren la eficacia del design thinking como método educativo. No obstante, según O’Connell, que es beneficiosa para los niños podría afirmarse sólo por el hecho de tratarse de una metodología eminentemente práctica y activa: «El compromiso físico genera una participación y un vínculo durante el proceso de aprendizaje que no se logra con la mera observación y la escucha pasiva». Y eso, añade, sí está ampliamente documentado con estudios como el de los investigadores Sara Price e Yvonne Rogers: «Según estos, permitir el juego exploratorio dentro del mundo real estimula el descubrimiento independiente y, al hacerlo, facilita tanto la adquisición de información sobre el ambiente como la experiencia con él».


Deja un comentario

10 ejercicios creativos

 

creatividad

 

 

 

 

 

 

 

 

http://linkis.com/marketingdirecto.com/q7DGk

El “brainstorming” es probablemente el método más conocido para alumbrar nuevas ideas, pero lo cierto es que el corazón de la creatividad palpita más allá de las tradicionales lluvias de ideas.

Ahí fuera hay decenas y decenas de ejercicios para hacer fluir los jugos creativos que son tan buenos (o mejores) que el “brainstorming” de toda la vida. A continuación, y de la mano de HubSpot, repasamos algunos de esos ejercicios:

1. El método del “storyboarding”
Este ejercicio consiste en algo tan fácil (y eficaz) como escribir ideas individuales (no necesariamente completas ni desarrolladas) sobre post-ist y tratar después de ordenar, esta vez ya en grupo, las ideas engendradas previamente de manera individual.

1

2. El método de las conexiones forzadas
Para poner en marcha este ejercicio, que puede llevarse a cabo tanto individualmente como en grupo, hay que escribir sobre una pizarra dos listas de objetos totalmente desprovistos de conexión entre sí, elegir dos o más objetos y tratar de buscar maneras de conectarlos. Aunque los resultados conseguidos con esta técnica son a menudo absolutamente disparatados, este ejercicio es una magnífica manera de deshacer “nudos” creativos.

2

3. El método del “brain-writing”
En este ejercicio, que debe practicarse en grupo, a los participantes se les encomienda que escriban sobre una hoja de papel sus ideas (no elaboradas) para dar solución a un problema. A continuación, todas y cada una de las hojas de papel pasan de mano en mano y son leídas con atención por todos los participantes, que deben completar con sus propias ideas la idea inicial allí esbozada. Este método es ideal para lograr que todas las ideas sean escuchadas y evitar que una única persona lleve la voz cantante, como sucede tan a menudo en las sesiones de “brainstorming”.

3

4. El método del borrador cero
Muy utilizado por los escritores, este método es también muy útil para los creativos y los marketeros cuando están enfrascados en las primeras fases de un proyecto. El método del borrador cero consiste es elegir un tema, escribir todo lo que sabemos sobre él, anotar después lo que necesitamos o queremos saber sobre ese tema, reflexionar sobre los motivos por los que el tema que tenemos entre manos es importante y añadir a continuación todo las ideas (por locas que sean) que acudan a nuestra mente.

4

5. El método S.C.A.M.P.E.R.
El método S.C.A.M.P.E.R. es una manera de abordar las ideas que tenemos sobre la mesa desde perspectivas diferentes a fin de enriquecerlas. El objetivo es sustituir (S), combinar (C), adaptar (A), modificar (M), eliminar (E) y reorganizar (R) las ideas previamente pergeñadas.

5

6. El método de cuestionar suposiciones
Las suposiciones, todas aquellas que damos por ciertas y a las que nos agarramos como un clavo ardiendo, son a veces veneno para la creatividad. Por eso, cuando nos enfrentamos a un proyecto creativo, es muy útil escribir todas aquellas suposiciones relacionadas con ese proyecto y tratar de cuestionarlas una a una.

6

7. El método de los deseos
Este ejercicio, que alienta la imaginación de quienes lo practican, consiste en pensar sin ningún tipo de cortapisas en las soluciones más inimaginables (y descabelladas) para dar solución a un problema. En una segunda fase, hay que seleccionar los mejores deseos, discutirlos en detalle y pulirlos para convertirlos en ideas realistas.

7

8. El método de los alter ego
En este ejercicio hay que tratar de ponerse en los zapatos de otras personas (superhéroes, por ejemplo) para dar solución a los problemas que tenemos enfrente. Para llevar a la práctica esta técnica podemos meternos en la piel de personas realmente idóneas para solventar el problema que nos acucia o también en la piel de personas a todas luces inadecuadas para explorar nuevos puntos de vista.

8

9. El método del “group sketching”
No hace falta ser ni mucho menos un artista para beneficiarnos del “group sketching”. En este ejercicio los participantes deben dibujar sobre una hoja de papel una imagen directamente relacionada con el problema que hay que solventar. Después los dibujos pasan de mano en mano y los participantes los completan con sus propias ideas visuales. ¿El objetivo? Ver las cosas desde ángulos diferentes.

9

10. El método de los seis sombreros para pensar
Esta técnica, alumbrada por el escritor y psicólogo maltés Edward de Bono allá por el año 1985, consiste en que los participantes asuman seis roles diferentes (el de la lógica, el del optimismo, el de la negatividad, el de la emoción, el de la creatividad y el de la dirección) a la hora de discutir un problema.

10


Deja un comentario

Sikkhona:equipos al 100%

 

Sikkhona, firma especializada en mejorar la comunicación en empresas y grupos

MARTES, 22 DE NOVIEMBRE DEL 2016

Comunicación productiva

FABRIZIO CORTESI

 

ENTUSIASMO. Ramon-Cortès, izquierda, y Gallofré, con un cartel de la compañía.Falta Anna Forés en la foto

 

La comunicación es fundamental tanto en una empresa como en cualquier grupo de personas. Facilitarla es esencial. Y a eso se dedica Sikkhona (sikkhona.es), cuyos fundadores, Àlex Gallofré , Ferran Ramon-Cortès y Anna Forés, se definen como «facilitadores de espacio de comunicación entre personas para que funcione el equipo».

Todo ello lo realizan mediante «un compendio de dinámicas que ayuda a ordenar la conversación, un libro y un set de 102 imágenes». Sikkhona significa «Estoy aquí». Es la respuesta al saludo Sawu-Bona, que en zulú quiere decir «Te veo». Es por tanto la respuesta afirmativa a la invitación de comunicarse. Es la expresión de la predisposición a la relación, según los dos coaches. Lo hacen a través de una mirada multidisciplinar, que va de la comunicación a la psicología y las relaciones interpersonales.

Y no es solo una cuestión empresarial sino que trabajan con equipos deportivos, oenegés e incluso el Monestir de Sant Benet, o en el ámbito personal y familiar. De hecho tienen la línea Sikkhona Edu destinada a aplicar este tipo de técnicas de mejora de la comunicación en escuelas.

Lo cierto es que habitualmente son los consejos de dirección o las cúpulas de las empresas las que requieren estos servicios. Una vez que los han experimentado «o lo hacen ellos directamente siguiendo las pautas de Sikkhona o nos piden que lo hagamos nosotros», afirman Gallofré y Ramon-Cortès.

Y es que un flujo de comunicación ágil y constante es básico en las organizaciones. El autor estadounidense Stephen Covey detectó que con la pérdida de confianza se reduce la agilidad y productividad de los procesos y aumentan los costes.

Las malas relaciones y la falta de comunicación entre los diferentes equipos de trabajo generan «disfunciones» en las empresas, que pueden llegar a sufrir una pérdida de competitividad por la desconfianza y desmotivación de sus trabajadores.

Sikkhona aporta un conjunto de dinámicas y herramientas destinadas a estimular la comunicación entre los miembros del grupo, abordar positivamente los conflictos y crecer en confianza y cohesión.

Lo cierto es que todo aquello que se haga por mejorar la confianza «es directamente rentable», afirman. Empresas como Almirall, Kebro Pharma, Privalia, Trovit o Grífols, entre otras, han utilizado estas técnicas internamente. De hecho esta última lo exportó a su filial en EEUU. También hay otros casos que adoptan el modelo y lo llevan ellos a cabo. Lo han hecho así desde Greenpeace hasta un equipo de 80 personas del departamento de márketing de Mahou San Miguel.

La compañía proporciona un manual de dinámicas a realizar y un conjunto de 102 imágenes testadas, que tienen como objetivo facilitar que los miembros de un grupo expresen sus pensamientos y sentimientos. Sikkhona ayuda al equipo a tomar el camino adecuado para llegar a la meta y, si se produce alguna disfunción, contribuye a que se retome la vía adecuada.

Sikkhona cuenta con delegaciones en Londres y otras ciudades a través de una red de partners en Argentina, en la ciudad estadounidense de Miami y San Diego o en las europeas de Ámsterdam, Berlín y Zúrich. Gallofré viajará en breve a Melbourne, Australia, donde ya tiene citas concertadas para abrir mercado.

Y es que la actividad internacional de esta empresa aumentará. Es por ello que para el 2017 esperan alcanzar una facturación de 280.000 euros, el doble de los 130.000/140.000 con los que acabará este año. En todo caso, las previsiones del ejercicio próximo para la sociedad 2009 Instituto de Comunicación, a través de la que comercializan su producto, se podrían disparar, admiten.

Ferran Ramon-Cortès es formador en Comunicación Personal e Interpersonal. Desarrolla su labor en el Instituto 5 Fars de Comunicació, que fundó en el 2007. Ha publicado distintos libros de comunicación entre los que destacan La Isla de los 5 Faros y La Química de las Relaciones.

Àlex Gallofré es coach ejecutivo y facilitador en desarrollo de liderazgo. Trabaja fundamentalmente en el ámbito corporativo con personas y equipos. Es formador y coach de dos reconocidas instituciones a nivel internacional en temas de desarrollo: CTI – The Coaches Training Institute, y CCL – The Center for Creative Leadership.

Anna Forés 

Anna es profesora del DOE de la Facultad de Educación de la Universidad de Barcelona. Es Doctora de Filosofía y Ciencias de la Educación y miembro del grupo de investigación consolidado GR-EMA (entornos y materiales para el aprendizaje) del ICE de la UB. Se dedica a la educación social, la resiliencia, la neurodidáctica, la didáctica y el e-learning.