Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


Educación organiza la jornada “Edusiona’t” centrada en la innovación educativa

 

“Edusiona’t 2019” se celebra el 23 de febrero en el Palau de Congressos de València y esta vez contará con los expertos Franco Poti y Anna Forés

Educación organiza la jornada “Edusiona’t” centrada en la innovación educativa
30/01/2019 – 
 

La Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte ha organizado la IV Jornada de Participación e Intercambio de la Comunidad Educativa con el título “Edusiona’t: bones pràctiques” y está centrada en la innovación educativa en las aulas.

Se celebrará el 23 de febrero en el Palau de Congressos de València y está dirigida a docentes de todos los niveles educativos, gestores culturales, bibliotecarios, estudiantes y profesorado universitario. Las inscripciones se pueden realizar en la web de Formación del Profesorado hasta el 10 de febrero <http://ow.ly/CnMc30nuKeW&gt;.

“Edusiona’t: bones pràctiques” tiene como objetivo compartir intereses y propuestas, así como reflexionar sobre las buenas prácticas educativas en la educación valenciana poniendo en valor la creatividad en el aula y las experiencias de los centros educativos.

PROGRAMA “EDUSIONA’T 2019”

La jornada contará con las conferencias de Franc Poti, experto en inteligencia creativa, y Anna Forés, experta en pedagogías innovadoras.

Franc Poti es conocido por impartir seminarios sobre creatividad, innovación y estrategias de negociación y conflicto. La pedagoga Anna Forés ha escrito numerosos libros y publicaciones sobre didáctica y propuestas metodológicas, neurodidáctica, la asertividad y la resiliencia en entornos socioeducativos, innovación pedagógica y entornos virtuales de aprendizaje.

En este encuentro educativo, también se mostrarán los trabajos de innovación que se hacen en centros educativos a lo largo de nuestro territorio. Harán sus exposiciones de modelos el CEIP Lluís Revest, de Castellón de la Plana, el CEIP Fernando de los Ríos, de Burjassot, y el IES Número 1, de Requena.

Además, el IES Rodrigo Botet, de Manises, actuará con su Botet’s Band, y el IES La Senda, de Quart de Poblet, interpretará ‘Invisibles: un musical de valores’.

Anuncios


Guia per a una docència universitària amb perspectiva de gènere: Educació i Pedagogia

Educació Transformadora

De mestres, pedagogs i educadors/es socials és reconèixer i combatre les desigualtats.

La Guia per a una docència universitària amb perspectiva de gènere d’Educació i Pedagogia ofereix propostes, exemples de bones pràctiques, recursos docents i eines de consulta per aprendre a interpretar les implicacions del sistema sexe-gènere en educació i incloure la perspectiva de gènere en la docència, la transferència de coneixement i la recerca.

DescARREGA´t la guIa aquí 

Autora: Montserrat Rifà Valls (Universitat Autònoma de Barcelona)
Editor i any d’edició: Xarxa Vives d’Universitats, 2018
ISBN: 978-84-09-05887-7
DL: CS 1053-2018

Ver la entrada original


Hay una fórmula para saber si una metodología educativa tiene solvencia científica

https://theconversation.com/hay-una-formula-para-saber-si-una-metodologia-educativa-tiene-solvencia-cientifica-111969

 

No todo vale en educación. Básicamente, porque se trabaja con “material sensible”, ya sean chicos o chicas o personas de cualquier edad. Aparte de qué se transmite con la educación, el cómo se transmite también deja una huella física en el cerebro en forma de conexiones neuronales que van a condicionar el carácter, la visión del mundo y la relación con el entorno de estos chicos y chicas, que les influirá el resto de sus vidas.

Nuestro cerebro está preparado y dispuesto para aprender, y cada experiencia puede convertirse en un aprendizaje. Si encuentra placer en este proceso, volverá a querer aprender más. Partimos, pues, de la ventaja de salida. Ahora bien, las diferentes maneras de enseñar a veces no son las mejores para los chicos o chicas de un grupo concreto, o no se ajustan al centro o a nuestras competencias como docentes.

Nuestro cerebro condiciona cómo se construye el suyo, del mismo modo que nuestros profesores y profesoras condicionaron el nuestro, por lo que el primer paso debe ser siempre un ejercicio de introspección y autoanálisis que nos ayude a comprendernos.

Entran muchas variables en juego para poder analizar con rigor el valor del método escogido. En un intento de sistematizar podríamos encontrar tres grandes tipos de metodologías docentes:

  1. Las metodologías fruto de innovaciones estéticas. En apariencia se hacen grandes cambios, pero realmente no se cambia nada. Le cambiamos el nombre, le ponemos algún anglicismo y ya tiene ese toque de nuevo, de fuera, como si lo que viniera del exterior siempre fuera mejor. O le damos una aplicación tecnológica. Pero, analizadas, son experiencias educativas que repiten lo mismo con un “traje” diferente. Por ejemplo, decimos que hacemos un flipped classroom, y quizás solo estamos dando deberes encubiertos, o estamos haciendo pequeños cambios aparentes, sin hacer realmente una clase invertida.
  2. Las metodologías superficiales. Donde los docentes han “oído algo”, se han asomado a un curso y hacen “como si”. Pero esas experiencias solo son roces superficiales de lo que en sí los métodos pudieran generar. Se trata de profesores y profesoras afirmando “yo eso ya lo hago”, tranquilizada su conciencia de estar en la última y no quedarse atrás. Pero no producen ninguna mejora en el aprendizaje de los estudiantes. Por ejemplo, si se pone de moda gamificar, quizás hagamos un kahhot, pero sin ningún sentido profundo de la actitud lúdica.
  3. Las metodologías cuya finalidad última es mejorar el aprendizaje.Pensadas desde cómo aprende el alumno o estudiante. Estas son las maneras de enseñar con base. Son aquellas cuya fundamentación realmente interesa conocer.

A estas propuestas les podríamos pasar el test de “la ciencia en 4D” de J. Purroy, una propuesta desarrollada por este autor para adentrase en el método científico para identificar las ideas pseudocientíficas o acientíficasy que, por lo tanto, se puede adaptar a la neuroeducación.

La primera D hace referencia a los Datos

Para saber si una propuesta metodológica es eficiente necesitamos datos y tiempo para afianzarla. Es básico recoger evidencias, tener parámetros, voces, experiencias… Si no lo hacemos no se pueden sacar datos fiables para investigar, indagar y analizar sobre lo que está pasando en el aula. Muchas veces innovamos sin dar tiempo a consolidar, sin respetar los tiempos para comprobar su viabilidad ni su eficiencia, lo que hace que se produzca un estado de cambio constante.

La segunda D nos habla de la importancia de Debatir

Debatir sobre las experiencias de aprendizaje, compartir y mejorar. Los métodos han de ir acompañados de una buena formación, un buen diseño y revisión constante. Dar tiempo a analizar lo que está sucediendo, compartir con otros compañeros las experiencias metodológicas, contrastar entre todos.

La tercera D es Descartar

Para progresar hay que analizar, descartar y volver a pensar. Aprender del error, estar dispuestos a ir perfeccionando, cambiar consignas o maneras de enfocar el método, crear nuevos espacios para su realización y tener en cuenta otros factores no previstos.

La cuarta D es la Difusión

Difusión de lo que hacemos, compartiendo avances y experiencias, y contrastando resultados. Es la única manera de que la educación avance, compartiendo con los colegas de profesión lo que vamos investigando, experimentando y lo que se va convirtiendo en buenas prácticas.

Y añadiríamos la 5D, de Demostración, poder evaluar los resultados y el proceso de forma dinámica. Evaluación y metodología han de ser diseñadas en concordancia. La evaluación es la mejor estrategia para aprender, para comprobar los aprendizajes. Evaluaciones en todas sus expresiones: iniciales, formativas y formadoras y las de resultados. Evaluar qué se aprende, y también los efectos de cómo se aprende.

Cualquier método, si pasa por las 5D, podremos decir que tiene suficiente solvencia científica. Y eso no significa que sea perfecto.

La neuroeducación, además, nos ayuda a entender por qué funciona lo que funciona en educación, teniendo como base el funcionamiento del cerebro, y eso lo hace todo más comprensible y verificable. Aunque hay mucho aún por seguir descubriendo y trabajando.

Jugando con el título del libro de Jorge Wagensberg A más cómo, menos por qué, la neuroeducación ha venido a dar evidencia científica de el porqué de lo que hacemos en el aula. Por tanto, nuestra propuesta se podría resumir en la siguiente frase: “A más por qué, menos dudas sobre cómo”.


El aburrimiento es la clave de la creación: si llenamos toda la vida del niño con actividades o gadgets, lo dejamos sin recursos para buscar sus propias vías

 

¿A qué hace referencia el concepto niños hiper, que da título a tu último libro?
Al exceso que vemos hoy en día en las expectativas y en el funcionamiento de las infancias actuales: las queremos aceleradas cuando la infancia, decía Freud, es un tiempo lento, para curiosear, aburrirse y comprender las cosas, incluyendo un cierto «fracaso». Equivocarse es una herramienta de aprendizaje.
¿Cómo surgió la necesidad de hablar de este tema en tu caso personal?
Tuve una infancia feliz, en un pueblo del Pirineo aragonés en los sesenta, sin interferencias de ningún «especialista». Quería responder las preguntas básicas: ¿de qué deseo soy hijo (qué quieren mis padres)?, y ¿cómo saldré de la infancia y me haré mayor? Con la llegada de la pubertad y el encuentro con la sexualidad, los padres me llevaron a un neurólogo porque tenía algunos síntomas de conversión, y allá me vi observado como si fuera algún monstruo. Esa angustia de alguien que se siente observado es también la angustia que hoy sienten muchos chicos y chicas cuando los diagnosticamos y etiquetamos, muchas veces por problemas cotidianos, como fue también mi caso.
Según tu punto de vista, ¿cuáles son los errores más importantes que los padres actuales cometen con sus hijos?
El más grave es olvidar que fueron niños y niñas y decepcionaron a sus padres (esto lo hacemos todos), igual que sus padres también los decepcionaron a ellos. Cuando lo olvidamos y buscamos el déficit cero en nuestros hijos, nos volvemos vulnerables a cualquier charlatán que nos promete un artilugio electrónico o una técnica nueva que nos permitirá monitorizar y controlar a nuestros hijos o hijas.
¿Qué consecuencias puede tener esta hiperactividad en los más pequeños a la larga?
La sobreactividad motora es típica de la infancia, pero en algunos casos (ansiedad, asma, duelos difíciles, violencias familiares) se agrava. Etiquetar todas estas situaciones como TDAH es un grave error porque reprime la singularidad de cada caso. El futuro será siempre diferente y dependerá de cómo se resuelven las dificultades que han motivado esa respuesta agitada.
 
Vivimos en una sociedad que huye de la inactividad. En el caso de los niños, parece que queremos conseguir que no estén nunca aburridos. ¿Es esto peligroso para el desarrollo de su creatividad?
Sí, porque el aburrimiento es la clave de la creación y del pensamiento. Inventamos cosas a partir de un vacío. Si llenamos con actividades o gadgets toda la vida del niño lo dejamos sin recursos para buscar sus propias vías.
También parece que cada vez hay más padres «quemados» con su rol. ¿Cuáles son las causas que explican este sentimiento cada vez más generalizado?
Como decía antes, el imperativo actual de conseguir el déficit cero, el riesgo cero y la excelencia máxima se convierte en una exigencia para padres y madres. Cuando estos no pueden resistirse, tienen que olvidar su pasado, intentar borrarlo con los resultados de sus hijos. Eso se convierte en una tarea imposible que los agota, sin muchos resultados positivos. Unos padres imperfectos son siempre una suerte.
¿Qué consejos prácticos darías a los padres que se encuentran en esta situación?
Que se relajen, que conecten con su propia niñez, que vean cómo salieron adelante y den testimonio a sus hijos de esa salida. No todo depende de ellos: los hijos eligen y deciden sobre su futuro. Y, sobre todo, que conversen con los hijos sin mucho prejuicios.
En tu libro también hablas de la «hipersexualización» de los más pequeños. ¿A qué hace referencia este término?
A que ponemos la sexualidad adulta como un horizonte inmediato de la infancia, cuando eso no es lo que toca. Hay que dar tiempo para que cada uno haga su trayecto y llegue a la pubertad para descubrir y vivir la sexualidad con los demás. Hipersexualizarlos es también ponerlos en el lugar de un objeto de goce. Este fenómeno no es ajeno al hecho de que hoy el «porno» sea la vía de iniciación sexual de la infancia y las adolescencias.
Finalmente, en el caso de la hiperconectividad, ¿cómo pueden los padres pretender que los hijos tengan una relación con los dispositivos electrónicos diferente de la que ellos mismos tienen? ¿Se puede educar en la no dependencia cuando nosotros mismos no podemos vivir sin nuestros móviles o tabletas?
No puedes transmitir lo que tú no deseas. Si te apasiona conectarte y no puedes dejarlo, será difícil que puedas transmitir esa regulación. La realidad digital es muy importante para las nuevas generaciones y hay que darles acceso a ella pero, al mismo tiempo, hay que regularla porque es evidente que no se autorregula. Si no intervenimos los dejamos en una nueva forma de desamparo: el digital.


Mis TED favoritos: Multitarea a cámara lenta

Diseñando pasados Recordando futuros

Siempre había pensado que el hecho de leer varios libros (de no ficción) al mismo tiempo, eligiendo en cada oportunidad cual leer según mi estado de ánimo o mi apetencia, era un defecto. Cada vez que alguien me comentaba que no empezaría un libro interesante porque antes tenía que acabar otro que estaba leyendo, aunque le resultara algo latoso, pensaba que el día que repartieron la constancia yo no fui a clase.

Muchas veces he pensado que el humildísimo número de visitas de este blog era debido, entre otras cosas, a la dispersión de los temas tratados dentro de un marco general de llamésmole “asuntos de humanos intentando ayudar o apoyar a otros humanos o así mismos”

Y, por último, en los últimos meses, cada vez que pensaba que quizá había un libro que escribir dentro de mí observaba que me apetecía mucho más escribir un post de un tema…

Ver la entrada original 101 palabras más