Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


NOVEDAD EDITORIAL: EDUCACIÓN 2020-2022. RETOS, TENDENCIAS Y COMPROMISOS, abierto para tod@s

 

El Instituto de Investigación en Educación (IRE), de la Facultad de Educación de la Universitat de Barcelona, presenta Educación 2020-2022. Retos, tendencias y compromisos, el segundo libro de la colección “Retos, tendencias y compromisos en educación”, que ha sido coordinado por Teresa Lleixà, Zoia Bozu y Assumpta Aneas.

El volumen cuenta con veinte capítulos organizados en tres partes: Pensamiento pedagógico y transformación social; El sistema educativo no universitario: innovación e inclusión, y La universidad promotora del cambio educativo. Cada parte está compuesta por artículos cortos, donde autores y autoras identifican problemáticas educativas de actualidad. Analizando las tendencias presentes y basándose en sus propias investigaciones, establecen los compromisos que sería necesario adquirir para dar respuesta a dichas problemáticas.

Sin duda, el gran número de cuestiones que aquí aparecen constituyen una buena prospectiva de la investigación en educación en el seno del IRE-UB para el próximo bienio. El deseo es que también originen nuevas inquietudes que den lugar a una transferencia efectiva de los resultados de la investigación en el entorno educativo.

Descarrega el llibre en castellà. – Descarrega el llibre en català.

Autores:
Miquel Amorós, Alex Egea, Ferran Sànchez-Margalef, Isabel Vilafranca, David Bueno, Anna Forés, Miquel Mar- tínez, Francisco Esteban, Sara Burgada, José Luis Rodríguez-Illera, Antonio Bartolomé, Xus Martín, Carles Vila, Ruth Vilà, Montserrat Freixa, Niella M. Venceslao, Angelina Sánchez-Martí, Assumpta Aneas, Omaira Beltrán, María Cruz Molina, Sebastià Verger, Merce Garcia-Milà, Ana Remesal, Chrysa Rapanta, Fabrizio Macagno, Maria José Rubio, Marc Fuertes-Alpiste, Núria Castells, Marta Minguela, Esther Nadal, Andrea Miralda, Rocío Pérez, Sandra Gilabert, Amelia Tey, Maria Feliu-Torruella, Lorena Jiménez, Josep Gustems, Mercè Navarro, Sílvia Burset, Carolina Martín, Teresa Lleixà, Ignasi Puigdellívol, Merche Ríos, Marta Gràcia, Àngels Morillo, Sonia Jarque, Fàtima Vega, Maria Josep Jarque, Montserrat Freixa, Pilar Figuera, Immaculada Dorio, Sofia Isus, Juan Llanes, Mercedes Torrado, Robert Valls, Marta Venceslao, Beatriz Jarauta, Francesc Imbernon, Serafí Antúnez, Joan-Anton Sánchez, Laura Pons, Elena Cano, Cristina Alonso, Juli Palou, Montserrat Fons, Teresa Mauri, Javier Onrubia, Rosa Colomina, Rosa Sayós, Anna Ginesta, Eugènia Arús, Zoia Bozu, Hervas, Gabriel.

 


Lo esencial no cambia

 

Didáctica universitaria en Entornos Virtuales de Enseñanza-Aprendizaje nos ofrece, además, una excelente guía para movernos en entornos Moodle, que es una plataforma educativa adoptada actualmente por varias universidades para impartir docencia a distancia.

Ofrece ambientes virtuales de aprendizaje y permite al estudiante desarrollar su formación a través de la red utilizando herramientas de interacción síncronas y asíncronas, de colaboración, de provisión de contenidos y actividades, y de evaluación.

De este modo a lo largo de estas páginas encontrarás:

  • Una aproximación a la educación virtual desde el punto de vista de la innovación docente, enfatizando que introducir la tecnología en la enseñanza no implica innovar automáticamente.
  • Las características del docente de los nuevos espacios virtuales y su relación con el estudiante, enfatizando su labor como orientador y guía que facilita la implicación del alumnado en su proceso de crecimiento personal.
  • Unas guías pedagógicas que quieren ayudar al docente a preparar y diseñar un entorno didáctico adecuado a sus propósitos educativos. Cualquier diseño que el profesorado realice en su acción docente ha de tener en cuenta una serie de elementos respecto a los contenidos y a su planificación en la virtualidad.

 


la prueba del algodón de la universidad, gran reflexión de Faraón Llorens y Antonio Fernandez

 

https://www.universidadsi.es/coronavirus-la-prueba-del-algodon-de-la-universidad-digital/
Llevamos tiempo escribiendo en este blog sobre la transformación digital de las universidades y sobre la necesidad de desarrollar un nuevo modelo de universidad que hemos llamado universidad digital. Hemos argumentado que la transformación digital es algo más que la digitalización de los procesos.

No es un punto de llegada, si no un proceso para el que debemos prepararnos. Por ello, la transformación digital debe estar dirigida por la estrategia. Y para establecer la estrategia no es necesario tener una bola de cristal para adivinar el futuro, si no que debemos tomar ahora buenas decisiones para poder afrontar en las mejores condiciones posibles el futuro. Si algo tendrá seguro ese futuro es su incertidumbre.

Y ha llegado ese futuro. Impredecible hace escasamente un mes, tenemos que permanecer aislados en nuestras casas al mismo tiempo que mantener en funcionamiento la universidad. Quién nos iba a decir que el coronavirus, que nos ha alejado a la fuerza de los campus y de las metodologías presenciales, iba a ser la prueba del algodón de la universidad digital.

Preparándonos para la transformación digital
Hace poco menos de un año hacíamos nuestra propuesta de siete claves para que una universidad se enfrentase con éxito a su transformación digital: liderazgo del rector, estrategia de futuro, estructuras de gobierno de las TI, priorización estratégica de los proyectos, madurez digital, espacios para la exploración de tecnologías emergentes y prototipado, y desarrollo ágil de productos y servicios.

El objetivo de dicha transformación es llevar a la universidad a nuevo nivel de funcionamiento, denominado universidad digital. Estamos seguros de que las universidades que hayan venido apostando por la transformación y hayan alcanzado así un elevado nivel de madurez digital, en estos momentos habrán sido capaces de superar la prueba y responder a esta crisis de manera más ágil y acertada. Mucho más que aquellas que no han considerado estratégica su conversión a un nuevo modelo digital.

Migración a la no presencialidad
La suspensión la actividad docente presencial de manera indefinida y la recomendación de que se minimice la presencia en los lugares de trabajo, ha sido concluyente. Han quedado comprometidos todos los ámbitos universitarios (docencia, investigación, transferencia, divulgación y extensión universitaria) y toda la comunidad universitaria (personal docente e investigador, personal de administración y servicios y estudiantes).

Por ello, las universidades se han visto en la necesidad de superar tres retos principales. Primero, disponer de un liderazgo firme para diseñar soluciones inmediatas. Segundo, seguir ofreciendo formación a los estudiantes. Y tercero, mantener los servicios universitarios. Y todo ello de manera no presencial.

1. Liderazgo del rectorado
Los equipos rectorales han tenido que trabajar intensamente estos días para superar estos retos, ya que se trata de una nueva forma de funcionar de la universidad. Se podría decir que se ha hecho necesaria una transformación de la universidad en muy pocos días.

Este nuevo escenario necesita del liderazgo del rectorado, de igual manera que la transformación digital debe ser liderada por el rector y su equipo. En estos momentos todos los rectores han estado al frente del diseño de las medidas que se están adoptando para mitigar la crisis del coronavirus.

Sin embargo, no todos los rectores creen necesario encabezar la planificación de la transformación digital de sus universidades y delegan esta responsabilidad a otros niveles de decisión.

2. Docencia online
Al llegar el confinamiento, profesores y estudiantes nos hemos adaptado a marcha forzada a un modelo de docencia para el que muchos no estaban preparados.

La universidad digital que necesitábamos en este momento se caracteriza por dos puntos:

Para empezar, por la necesidad de universitarios (profesores, estudiantes y administración) con una amplia cultura digital dotados de las competencias digitales necesarias.
Y en segundo lugar, por el uso extendido de metodologías docentes innovadoras basadas en tecnologías y la formación no presencial.
Formación en competencias digitales
Si la universidad no había abordado la formación en competencias digitales de sus universitarios se habrá encontrado ante la imposibilidad de hacerlo ahora en pocos días. Tampoco parece factible que aquellos profesores que no hayan utilizado hasta el momento metodologías innovadoras soportadas por tecnologías puedan migrar su docencia a modalidad no presencial de manera satisfactoria.

La educación online no es solo cuestión de tecnología, ni de ningún modo hacer lo mismo pero a través de internet. La educación no presencial debe rediseñar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes sabiendo que el profesor no estará presente cuando realicen las actividades.

Actualmente, habrá profesores con competencias digitales docentes y con asignaturas altamente virtualizadas que sin ningún problema se habrán adaptado a las nuevas circunstancias. Otros que ya utilicen las herramientas institucionales y dispongan de recursos digitales de sus materias. En este caso, basta con que incorporen herramientas de interacción con sus estudiantes (foros, videoconferencias, etc.). Y, finalmente, podemos tener profesorado que hasta ahora apenas haya hecho uso de los campus virtuales ni de la tecnología en su labor docente. Estos últimos, tendrán serios problemas para poder atender durante este periodo sus obligaciones académicas.

Metodologías docentes innovadoras
Hay que tener en cuenta que la docencia virtual se basa en actividades. Y si no se miden bien los tiempos y los esfuerzos, se puede caer fácilmente en una sobrecarga de trabajo a los estudiantes. Circulan por Twitter quejas de estudiantes denunciando que sus clases se han convertido en un excesivo encargo de lecturas de documentos y visualizaciones de vídeos.

Las universidades que se hayan preparado para la transformación digital y se hayan preocupado de capacitar digitalmente a su profesorado y estudiantes se estarán enfrentando mejor a esta inesperada situación. Tras el confinamiento, las universidades no deberían darse por satisfechas por haber superado este reto. Deberán analizar la situación y aprender de lo ocurrido. Además, deberán plantear la transformación digital de sus procesos de formación mediante metodologías docentes innovadoras que acompañen al despliegue de plataformas digitales.

3. Preservación de los servicios universitarios
La disponibilidad de los servicios universitarios durante esta crisis se puede alcanzar gracias a dos elementos fundamentales: haber digitalizado los principales procesos de gestión universitaria previamente y la posibilidad de migrar de manera inmediata a un sistema de teletrabajo. Siempre hemos dicho que la transformación digital será mucho más fácil si antes se ha realizado una adecuada automatización de los procesos universitarios.

Administración electrónica
En estos momentos, la importancia de la digitalización radica en disponer de sistemas de información que sean la principal herramienta que sustente el teletrabajo del personal de administración (fundamentalmente).

Las universidades españolas tienen un alto nivel de digitalización de sus procesos y una amplia implantación de la administración electrónica, como ponen de manifiesto los informes UNIVERSITIC. La apuesta que hicieron las universidades por la administración electrónica, espoleadas por el gobierno, permite en estos momentos realizar la mayoría de los trámites por internet.

Teletrabajo
Sin embargo, la transformación digital de las universidades parece no haber llegado a soportar mediante teletrabajo los procesos universitarios. Aunque hay normativas para el teletrabajo en distintas universidades, éstas son bastantes restrictivas y están poco utilizadas.

Una cultura organizacional tradicional, que sigue midiendo el rendimiento de los trabajadores por horas trabajadas y no por resultados, y la falta de confianza en el personal parecen ser los principales frenos a su despliegue.

Por ello, en esta situación se han tenido que arbitrar procedimientos de teletrabajo de urgencia. A pesar de la premura con la que se han implementado, están permitiendo a las universidades mantener mayoritariamente sus principales servicios universitarios disponibles.

La pregunta que nos surge es la de, si cuando acabe el confinamiento, las universidades descartaran el teletrabajo para volver a modalidades de trabajo presencial. O si gracias a esta experiencia se decidirán a diseñar una auténtica transformación digital para aquellos procesos donde sea posible teletrabajar.

Doble reto para las universidades: tecnológico y estratégico
El confinamiento ha supuesto un doble reto para las universidades. El primero es un reto tecnológico pues los servicios de informática han tenido que mantener operativos 24/7 los distintos servicios ante un aumento súbito de la demanda. Y el segundo, un reto estratégico. Las universidades han tenido que demostrar que, ante un cambio drástico de su modelo de funcionamiento, han sido capaces de reaccionar con agilidad y superar la crisis con éxito.

Estamos seguros de que las universidades que hayan considerado la importancia estratégica de la transformación digital y hayan trabajado previamente en ella habrán podido superar más fácilmente esta situación. Las que consideran la tecnología como una mera commodity y la midan únicamente en términos de productividad, habrán encontrado dificultades importantes en estos momentos. Por ello, la principal conclusión que extraemos de esta experiencia es que la tecnología y sus profesionales son elementos estratégicos para la universidad.

Universidad digital: estrategia, tecnología y personas.
Nos gusta ser positivos, transformar las amenazas en oportunidades y mirar hacia adelante. La pandemia del coronavirus ha hecho patente la vulnerabilidad de una sociedad globalizada, hiperconectada y con gran movilidad de sus ciudadanos. Y ha demostrado que las tecnologías de la información son una alternativa valiosa para llevar a cabo muchas de las actividades diarias.

Pero también ha demostrado que, para los seres humanos, la presencialidad y el contacto físico es imprescindible. Y, por tanto, que el nuevo modelo de universidad digital debe quedarse con lo mejor de lo presencial y lo mejor de lo virtual. Para que las universidades avancen en la transformación digital deben considerarla estratégica y planificar iniciativas claras, integrales y viables, centradas en las personas y potenciada por las tecnologías.

La transformación digital de las universidades está dirigida por la estrategia, impulsada por la tecnología y diseñada para las personas.


Jorge Villagrán gran estudiador de Joan Bardina

 

Nos ha dejado un gran estudiador, con el que compartimos nuestro estudio de Joan Bardina, Jorge ha sido el gran referente, hombre ilustre y perseverante que me ayudó en la tesis doctoral y desde entonces más de 25 años de amistad.

Que la historia de la educación chilena lo tenga siempre presente y le de el lugar que merece, por el estudio del pensamiento.

http://www.estudiosbardina.cl/content/view/787/95/

Resultado de imagen de jorge villagran garnham


Deja un comentario

El sueño eterno: la maldición y, a la vez, bendición del buen profesorado.

 

https://innovacioneducativa.wordpress.com/

volar hacia un sueño

La mayor parte del profesorado que lo es por vocación, lo es por un sueño: “que germine la semilla del conocimiento en nuestro alumnado y que siga creciendo durante toda su vida, contribuyendo así a crear un mundo mejor para todos”. El profesorado con vocación no trabaja, simplemente persigue un sueño.

Pocas profesiones pueden estar bendecidas por hacer de su trabajo un sueño. Ese anhelo no solo nos hace soñar, nos hace crecer ante las adversidades, nos empuja a sacar fuerzas cuando estamos extenuados, a intentar mejorar para que nuestro alumnado mejore su aprendizaje, a tener que motivar cuando estamos desmotivados, a dejarnos la piel para que esas personas que vemos día tras día en nuestras aulas puedan estar capacitados para un buen desempeño.

Sin embargo, ese sueño, es también nuestra maldición, no despertamos de él, nunca se acaba. Lo bueno de un sueño es comprobar que se ha hecho realidad y despertar. Pero por más que se intenta, la educación continua necesitando de nuestro esfuerzo, incluso en ocasiones parece que se da un paso atrás (o de lado), ya que cada vez más profesorado convierte el sueño en un trabajo.

Durante siglos el profesorado ha tenido un deseo, durante siglos es el mismo sueño, durante siglos se ha compartido el sueño, pero nunca hemos soñado juntos. Lo hemos realizado de forma individual, luchando contra molinos sin un fiel amigo Sancho. Es la maldición del profesorado, entra con un sueño y  se jubilará sin despertar de él.

Yo quiero por fin despertar, que despertemos todos, que podamos comprobar que nuestro sueño se ha hecho realidad. Para ello, cada vez estoy más convencido, que debemos saber gestionar, organizar, compartir y unir fuerzas.

Quizás deberíamos inventar el Crowddreaming, compartir una gran multitud de sueños para poder romper la maldición del buen profesor.


Deja un comentario

las diferentes perspectivas sobre las competencias

 

Resultat d'imatges de octaedro, evalaución por competencias,cano

Editado por Elena Cano García,  Maite Fernández-Ferrer
Presentación
Se recogen en este libro los resultados de una investigación sobre las tres primeras promociones de graduados en diversos estudios desarrollados desde la incorporación de las universidades españolas al Espacio Europeo de Educación Superior. Se analizan las opiniones de los egresados, pero también del profesorado, los coordinadores académicos, los empleadores y los expertos en pedagogía universitaria, desgranando sus aportaciones en sucesivos capítulos y ofreciendo una visión coral y holística del estado de la cuestión.

El libro está dirigido a diferentes colectivos: por una parte, a cargos académicos y a responsables institucionales, que deben tomar decisiones acerca del diseño e implementación de los enfoques competenciales en educación superior; por otra parte, al profesorado universitario, que puede desarrollar una mayor comprensión de las implicaciones de los diseños por competencias, especialmente en lo relativo a las metodologías y a la evaluación. Finalmente, también está destinado a estudiosos e interesados en la educación superior, puesto que divulga los hallazgos derivados de la investigación sobre el tema de las competencias en esta etapa.

Índice
Agradecimientos
Prólogo
1. Evaluación de competencias en la educación superior. El momento de la tecnología y la alfabetización evaluadora ( Mª Soledad Ibarra y Gregorio Rodríguez)
2. Contribución de la Universidad al desarrollo de competencias profesionales. Perspectiva de las primeras promociones de graduados (Laura Pons, Charo Barrios y Pilar Iranzo)
3. ¿Cómo contribuye la evaluación al aprendizaje y al desarrollo de competencias? Análisis del discurso estudiantil (Núria Giné, Encarna García y Lyda Halbaut)
4. La perspectiva del profesorado respecto a la evaluación favorecedora del desarrollo de competencias (Jaume Fabregat, Lourdes Guardia y Anna Forés)
5. El rol de la colaboración y la coordinación en una docencia universitaria centrada en competencias (Juana María Tierno y Georgeta Ion)
6. Las competencias de los graduados universitarios y su evaluación. La perspectiva de los empleadores (Nati Cabrera , María Cinta Portillo y Anna Prades)
7. El discurso de los expertos en docencia universitaria, la visión más crítica (Vicenç Benedito y Artur Parcerisa)
8. Convergencias y divergencias en la percepción de los diversos agentes (Maite Fernández)
9. Retos de futuro en la evaluación por competencias (Elena Cano)