Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


Lo que los músicos hacemos

por Jorge Ruiz Flores | 

https://www.ub.edu/neuroedu/lo-que-los-musicos-hacemos/

¿Qué es la música?

Alguien me preguntó una vez en una entrevista si me atrevía a definir qué es la música. Mi respuesta fue tan pobre como descarada: “Es lo que los músicos hacemos”. Aquel día yo no sabía que mis propias palabras me iban a generar en el futuro algunos de los momentos de reflexión más intensos de mi vida. Obviando las recurrentes cuestiones filosóficas de “¿quién soy?” o “¿por qué estoy aquí?”, mis pensamientos siempre acababan con un último interrogante: ¿Realmente es importante lo que los músicos hacemos?  

La música es invisible a los ojos

Una de las obras literarias más valiosas de la historia de la humanidad es El Principito, de Antoine De Saint-Exupéry. Y lo es, no solo por la cantidad de lectores que lo han podido disfrutar, sino también por su enorme riqueza simbólica y espiritual. Su pasaje más famoso recoge una de las frases más luminosas que cualquier ser humano pueda escuchar nunca: ¨Lo esencial, es invisible a los ojos¨ Y aunque tales palabras puedan parecer muy abstractas en un principio, se hacen extremadamente concretas en cada uno de nosotros cuando experimentamos una vivencia importante o clave para nuestras vidas. Me refiero a uno de esos momentos que lo cambian todo, y que se quedan en nuestros recuerdos para siempre. Es ahí donde sentiremos, de forma muy precisa, la fuerza y el sentido de esta magnífica cita, evidenciada en la experiencia personal de tomar total conciencia, de que las cosas más valiosas para el ser humano no son precisamente aquellas que nuestros ojos pueden ver. Y de manera asombrosa, entre esas pocas cosas esenciales invisibles, como el amor o la compasión, está, nada más y nada menos, la música. Ella también es invisible para todos nosotros.

La ubicuidad de la música

Pero además, resulta esencial para el ser humano porque desde sus orígenes, hace decenas de miles de años, nuestra especie no ha podido prescindir de su existencia. Incluso tenemos áreas y circuitos cerebrales dedicados específicamente al procesamiento de los códigos musicales. Tiene para nosotros tal capacidad de transformación, alcance e influencia, que puede llegar a cualquier rincón de la tierra sin ser vista. Eso convierte a todos aquellos que puedan conocer sus códigos secretos y transmitirlos, a los músicos, en verdaderos superhéroes que, sin rozarte ni pedir permiso, y sin necesidad de estar presentes, pueden llegar al fondo de tu alma en apenas unos segundos.

Personalmente, me habría encantado que alguien me hubiese podido contar esto cuando era pequeño, porque soy músico y poseo este “superpoder” prácticamente desde que nací. Ni fue una elección, ni considero que yo tenga ningún mérito especial por el hecho de serlo. Sencillamente sucedió. Venía de serie con el niño.

La música como superpoder

Sin embargo, lo que a mí me trataron de inculcar desde el principio fue justo lo contrario. Esto es, que la música apenas tiene valor y que en ningún caso está entre nuestras cosas esenciales. Imaginaos el impacto que puede tener algo así en la mente y el corazón de alguien que, desde que tiene uso de razón, inventaba y desarrollaba melodías con la misma naturalidad que hacía cualquier otra cosa. Con el tiempo, tal característica creativa no hizo sino manifestarse cada vez con más fuerza. Conforme crecía yo, también lo hacían mi capacidad e interés por todo aquello que pudiera serme de utilidad para sentir y expresar mi “superpoder”. Desde el mundano aburrimiento de cualquier tediosa clase de instituto o universidad, a la escucha de una canción nueva en la radio, que me estimulara a sentir un irreverente “eso puedo hacerlo yo”. Mi supuesto talento musical, aún por determinar, quería desarrollarse libremente en un entorno que no lo apreciaba ni lo más mínimo, y que trataba de dirigir mi atención y mi energía precisamente a todas aquellas cosas materiales que  se ven.

Hoy, desde la templanza que me da el paso del tiempo, creo sinceramente que ya no es cuestionable si la música es esencial o no para el ser humano. La duda estaría, en realidad, en si cada uno de nosotros le da el valor que se merece. Ahí está la clave. Y también en si las actuales sociedades y culturas modernas, con sus “híper” desarrollados sistemas educativos, eligen ser capaces de crear espacios de atención necesarios para que la música pueda tener el papel protagonista en nuestra formación que realmente merece. Prescindir de una herramienta con tanto potencial y valor educativo es tremendamente limitante. Y no nos debemos conformar con alguna que otra hora lectiva suelta a la semana o cada quince días, ni tampoco con enfoques didácticos “no creativos” en los que se la trata como otra asignatura más. Es mucho más que eso.

Las mil formas de la música

Mi admirado Jaime Buhigas lo expresa con una frase clara y concisa: “La música es la manifestación sensorial más alta que existe”. Para mí, tampoco cabe ninguna duda: una joya evolutiva de tal calibre, y capaz de adquirir mil formas increíbles y asombrosas, no puede quedar relegada a una esquina cualquiera de un programa educativo. Debe estar muy presente en nuestra formación como seres humanos y quedar al servicio de aquellos valientes que se atrevan a detenerse a escuchar, pues la escucha es la cualidad esencial de todo aquel que decida dedicar su vida a la docencia, al servicio de los demás. Y eso es, ni más ni menos, lo que los músicos hacemosPalabra de tortuga.


52è Espai de Gestió del Coneixement: «Activa la teva ment: estratègies des de la neuroeducació» (21 de setembre de 2022)

Quan

Data21.09.2022 – 21.09.2022

HoraDe 16.15 a 17.15 h

https://cejfe.gencat.cat/ca/formacio/gestcon/activitats/espais/52e_egc/index.html

52è Espai de Gestió del Coneixement:

Conèixer com funciona el nostre cervell ens pot ajudar a ser més eficients en la manera d’aprendre.

La neuroeducació suma a tot el que ja sabíem des de la pedagogia i la psicologia educativa i complementa la mirada per donar resposta al per què hi ha estratègies que funcionen o no en l’educació i en la formació.

Conèixer alguns dels principis de la neuroeducació ens ajudarà a millorar la nostra tasca formativa.

Programa

16.10 h  Acreditació i accés sala virtual

16.15 -16.20 h Inauguració

16.20 -17 h Activa la teva ment: estratègies des de la neuroeducació

Anna Forés

Professora de la UB. Directora adjunta de la Càtedra de Neuroeducació UB-EDU1st. Membre del grup de recerca GR-EMA (entorns i materials per a l’aprenentatge) de l’IDP-ICE de la UB i del grup d’Innovació INDAGA’T (Grup d’Innovació Docent per afavorir la Indagació). Inscrita a l’IDP-ICE secció universitat per a tema de publicacions i bones pràctiques docents. Apassionada per l’educació i com aprenem,  autora d’articles i més de 16 llibres sobre temàtica educativa.

17 -17.15 h Debat

Inscripció

Les inscripcions es sol·liciten a inscripcions CEJFE fins al 19 de setembre inclòs. L’autorització d’assistir a l’activitat per part del centre de treball està subjecta a necessitats de servei. Rebreu una resposta per part del CEJFE a la vostra sol·licitud per correu electrònic uns dies abans de l’activitat, acceptació que no condiciona la decisió final del centre de treball sobre l’autorització a participar de la formació.

Nota: Per accedir a l’aplicatiu del CEJFE:
Si sou usuari/a del CEJFE i heu oblidat la contrasenya, haureu de reiniciar-la i rebreu un correu a la bústia que heu indicat sempre per rebre notificacions del CEJFE. Un cop heu accedit, entreu a “dades personals” a dalt a la dreta, reviseu i completeu totes les vostres dades professionals per garantir el bon funcionament i registre del vostre expedient de formació.

Si és la primera vegada que us inscriviu a una activitat del CEJFE, heu d’accedir clicant a “Registre” i emplenar totes les dades obligatòries, i totes les dades professionals, atès que és una activitat de formació professional. En cas de no estar treballant actualment, indiqueu la vostra situació: estudis (precisar), atur, jubilació, etc.

Si trobeu dificultats per fer la sol·licitud d’inscripció en línia, podeu contactar amb l’Àrea d’Innovació i Gestió del Coneixement enviant un missatge a npf@gencat.cat indicant a l’assumpte del missatge el nom de l’activitat a la qual sol·liciteu la inscripció.

Certificació

L’activitat dóna dret a certificat d’assistència a qui s’hagi inscrit correctament, hagi rebut la notificació d’acceptació, i en cas de la modalitat en línia, cal que estigui correctament identificat/da a la plataforma de videoconferència (nom i cognoms), i compleixi amb el 80% de l’assistència a les hores de formació.

Codi d’activitat

67/212/01/2022 (modalitat virtual) i 67/213/01/2022 (modalitat presencial)

Organització

Programa de gestió del coneixement del Departament de Justícia, promogut pel Centre d’Estudis Jurídics i Formació Especialitzada – cejfe.gencat.cat/compartim


37 frases bonitas para profesoras y profesores, por Silvia Díez

¿Qué hace bueno a un educador?

https://www.cuerpomente.com/frases/37-frases-bonitas-para-profesoras-y-profesores_8575

Una maestra puede resultar decisivo en la vida de un niño, tanto en cuestiones vinculadas con la enseñanza como con su forma de actuar.

FRASES Maestro2

Silvia Díez

La señorita Thompson estaba muy preocupada. Teddy, uno de sus alumnos, siempre sabía cómo mostrarse desagradable.

Ella pretendía querer a todos sus alumnos por igual, pero con Teddy le resultaba imposible.

Un día, al revisar su expediente, le sorprendieron los comentarios de los anteriores maestros: todos lo consideraban un alumno excelente, pero su profesor de tercero señalaba que desde que la madre de Teddy había muerto su padre no mostraba interés por él, y si no se tomaban pronto «cartas en el asunto», su vida en casa acabaría afectándole. La señorita Thompson comprendió.

Por Navidad cada niño le trajo un regalo. Teddy le ofreció un brazalete de bisutería y un frasco de perfume medio vacío envueltos toscamente.

Todos los niños se rieron hasta que la profesora alabó el brazalete y se puso unas gotas de perfume en la muñeca.

«Señorita Thompson, hoy huele usted como solía oler mi mamá«, le dijo Teddy al acabar la clase.

La señorita Thompson empezó a prestar a ese alumno una atención especial, a estimularlo, a alabarlo, y Teddy acabó el curso entre los primeros de la clase.

Un año después la profesora se encontró una nota de Teddy. Le decía que seguía siendo la mejor maestra. Teddy le siguió escribiendo incluso después de acabar la universidad.

En el día de su boda, Teddy le dijo: «Gracias por haber creído en mí, por haberme hecho sentir importante y haberme demostrado que podía cambiar».

Emocionada, la señorita Thompson le respondió: «Te equivocas Teddy: fuiste tú quien me enseñó a mí que yo podía cambiar. Hasta que te conocí, yo no sabía lo que era enseñar«.

Esta historia, que cuenta el experto en PNL Robert Dilts, muestra cuán relevante puede ser un maestro en la vida de un niño.

Se habla mucho de la influencia de la familia, pero los jóvenes pasan más horas en la escuela, en el instituto y en la universidad que en compañía de sus padres, un tiempo del que se ignora completamente su repercusión en el alma del niño o del adolescente.

37 FRASES BONITAS PARA PROFESORES Y PROFESORAS

Igual que esta inspiradora historia, multitud de pensadores y personajes trascendentales del mundo de la ciencia, la filosofía o las artes han reflexionado sobre la figura del profesor y la profesora y nos han dejado frases célebres que nos recuerdan la importancia que tiene la relación entre alumno y maestro. Estas frases son ideales para ofrecérselas a los maestros en forma de bonito detalle o regalo.

Imprime estas frases en una tote bag, una taza o un cojín y tendrás un estupendo obsequio para despedir el curso. 

FRASES Maestro3. 1. "Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos." (Carl Gustav Jung)

1 / 6

1. «Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos.» (Carl Gustav Jung)

2. “El objeto más noble que puede ocupar el hombre es ilustrar a sus semejantes.” (Simón Bolivar)

3. “Los maestros inspiran, entretienen y acabas aprendiendo mucho de ellos aunque no te des cuenta.” (Nichlas Spears)

4. “Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña.” (Karl A. Menninger)

5. “El porvenir está en manos del maestro de escuela.” (Victor Hugo)

6. “La enseñanza es más que impartir conocimiento, es inspirar el cambio. El aprendizaje es más que absorber hechos, es adquirir entendimiento.” (William Arthur Ward)Freepik

2 / 6

7. “Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia.” (Henry Adams)

8. “Es el supremo arte del maestro despertar la curiosidad en la expresión creativa y conocimiento.” (Albert Einstein)

9. “Siempre he pensado que la escuela la hacen, en primer lugar, los profesores.” (Daniel Pennac)

10. “Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía.” (John Ruskin)

11. “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.” (Anónimo)

12. “Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender.” (Arturo Graf)

13. “Mediocre alumno el que no sobrepase a su maestro.” (Leonardo Da Vinci)Freepik

FRASES Maestro1. 14. “Los profesores pueden cambiar vidas con la mezcla correcta de tiza y desafíos.” (Joyce Meyer)

3 / 6

14. “Los profesores pueden cambiar vidas con la mezcla correcta de tiza y desafíos.” (Joyce Meyer)

15. “La actividad creativa es un tipo de proceso de aprendizaje en el que el profesor y el alumno se hallan en el mismo individuo. ” (Arthur Koestler)

16. “Enseñar es aprender dos veces. ” (Joseph Joubert)

17. “Enseñar a quien no quiere aprender es como sembrar un campo sin ararlo.” (Richard Whately)

18. “Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.” (Buda)

19. “El maestro que intenta enseñar sin inspirar en el alumno el deseo de aprender está tratando de forjar un hierro frío.”(Horace Mann)

“Por cada persona que quiere enseñar, hay, aproximadamente, treinta personas que no quieren aprender.” (Walter C. Sellar)Freepik

FRASES Maestro6. 20. “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida. (Pitágoras)

4 / 6

20. “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida. (Pitágoras)

21. “Reprender al que yerra no basta si no se le enseña el camino recto.” (Columela)

22. “Las enseñanzas orales deben acomodarse a los hábitos de los oyentes.” (Aristóteles)

23. “Todo lo que se le enseña a un niño se le impide inventarlo o descubrirlo.” (Jean Piaget)

24. “Si das pescado a un hombre hambriento, le nutres una jornada. Si le enseñas a pescar, le nutrirás toda la vida.” (Lao-tsé)

25. “Pienso que el gran error en las escuelas es tratar de enseñar a los niños usando el miedo como motivación.” (Stanley Kubrick)Freepik

FRASES Maestro4. 26. “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.” (Benjamin Franklin)

5 / 6

26. “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.” (Benjamin Franklin)

27. “Yo iba a enseñar y al mismo tiempo a aprender.” (Josefina Aldecoa)

28. “La clave de la educación no es enseñar, es despertar.” (Ernest Renan)

29. “Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñes. ”(José Ortega y Gasset)

30. “La mayor parte de la gente confunde la educación con instrucción.” (Severo Catalina)

31. “La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna.” (Jean Jacques Rousseau)Freepik

6 / 6

32. “Hay dos tipos de educación, la que te enseña a ganarte la vida y la que te enseña a vivir.” (Antony de Meló)

33. “La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar.” (Oscar Wilde)

34. “El secreto de la educación es enseñar a la gente de tal manera que no se den cuenta de que están aprendiendo hasta que es demasiado tarde.”(Harold E. Edgerton)

35. “El trabajo del maestro no consiste tanto en enseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumno amor y estima por el conocimiento.” (John Locke)

36. “Aprender es descubrir lo que ya sabes. Actuar es demostrar que lo sabes. Enseñar es recordarles a los demás que saben tanto como tú. Sois todos aprendices, ejecutores, maestros.” (Richard Bach)

37. “Enseñar no es una función vital, porque no tienen el fin en sí misma; la función vital es aprender.” (Aristóteles)Freepik

RECOPILANDO CARTAS DE LOS ALUMNOS

Purificación Gato García, profesora de la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura, quiso abordar esa cuestión y, entre 1995 y 2004, recopiló innumerables cartas de alumnos a maestros, de entre las que seleccionó 180 en su libro Profesores que dejan huella.

La obra pone de manifiesto lo compleja y diversa que puede llegar a ser la relación entre alumno y profesor, y la trascendencia que puede adquirir un simple detalle o gesto del enseñante sin que él sea consciente de ello.

ARTÍCULO RELACIONADO«Un buen maestro trata a cada estudiante como único»

Purificación Gato señala tres formas de dejar una huella positiva: educar por lo que se es y por los valores que se transmiten, dar afecto y atención, y motivar a los alumnos.

Mientras que cuando un maestro suele ser recordado negativamente es por su incompetencia, su distancia e impersonalidad, o por el miedo que provocaba.

PROFESORES QUE DEJAN HUELLA POSITIVA

EL PROFESOR APASIONADO

¿Quién no recuerda con ternura a aquel profesor que se entregaba con entusiasmo a la enseñanza de su materia, contagiando a menudo su amor por ella?

Es fácil confundir la asignatura con el profesor que la imparte y estos enseñantes despiertan el placer por aprender e incluso más de una vocación.

«La sinceridad y la autenticidad son primordiales: el alumno tiene un radar especial para detectar cuándo se está interpretando un papel y cuándo se habla desde el sentimiento», señala Anna Forés, doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación.

EL MAESTRO ADMIRADO POR SU PERSONALIDAD Y VALORES

El profesor puede ser un referente o un modelo al que el niño o el joven querría parecerse en ciertas facetas.

Esta admiración facilita la integración de valores positivos como honestidad, humildad, compromiso y sentido del humor, así como modos de comportamiento y de afrontar la vida.

«Además de dominar su materia, el profesor ha de ser consciente de que está tratando con personas en una etapa importante de su vida. Conviene que sea humilde y reflexione sobre lo que necesita cada alumno. Si existe buena ‘química’, cada profesor es para el niño una forma de ampliar el universo mostrado por los padres y de vislumbrar otras formas de estar en el mundo», precisa Neus Figueras, psicóloga infantil.

EL PROFESOR QUE CREE EN SUS ALUMNOS

El modo en que un maestro valora a un niño influye en su rendimiento.

Se realizó un estudio con un grupo de niños de nivel de inteligencia similar que se dividió en dos.

El primer subgrupo se asignó a un maestro a quien se le dijo que sus alumnos eran superdotados. El segundo subgrupo se puso en manos de un profesor a quien se le dijo que los niños eran lentos para aprender.

Un año después el subgrupo calificado como «superdotado» obtuvo puntuaciones más elevadas que en la primera evaluación, mientras que los «lentos» obtuvieron puntuaciones muy inferiores a las del primer examen.

Que una persona tan relevante como el profesor confíe en las capacidades del niño puede modificar la forma en que este se evaluaba a sí mismo hasta ese momento.

Un comentario positivo realizado oportunamente puede borrar etiquetas que pesan como losas en el presente o en el futuro.

La confianza y el apoyo son el mejor trampolín para progresar, sobre todo si el alumno atraviesa un periodo complicado.

«Frases del estilo: ‘serás un desgraciado, como tu hermano’, ‘nunca harás nada a derechas’… quedan grabadas a fuego, al igual que los castigos, la distancia y la impersonalidad. Ante estas situaciones se debería intervenir desde el trabajo en equipo», asegura la psicopedagoga Mónica de la Calva.

PROFESORES QUE DEJAN HUELLA NEGATIVA

EL PROFESOR QUE EXIGE Y EXIGE

El niño necesita tantas dosis de afecto como de exigencia. Sin esta no hay motivación ni rendimiento.

«El arte del maestro requiere saber calibrar dónde está el límite en cada caso, porque se fracasa tanto cuando se exige de más como cuando se exige de menos. Suele tenderse al mínimo esfuerzo; estimular al alumno implica, pues, sacar lo mejor de él y convencerle de su potencial. Pero si nos pasamos de la raya podemos sumirlo en la angustia», señala Anna Forés.

¿Qué hacer si el niño tilda a su maestro de exigente e injusto?

«La sobreprotección impide el desarrollo de la autonomía. Padres que estudian y hacen los deberes con sus hijos se sienten evaluados con las notas y se pueden dejar llevar por la rabia si no son las que esperaban. Antes de reaccionar, conviene dejar que el niño se desahogue sin tomar partido ni actuar. A menudo el niño busca el enfrentamiento para ganar comodidad.»

«La queja del alumno contra el maestro es frecuente, pero pocas veces está justificada. Por ejemplo, suelen quejarse de los deberes. Pero el 75% los puede asumir perfectamente y solo un 25% tiene un problema real. Padres y maestros deben apoyarse y dialogar constantemente», aconseja Mónica de la Calva.

EL PROFESOR DISTANTE E INDIFERENTE

Entre las influencias poco deseables destacan los enseñantes que se limitan a soltar su rollo y marcharse.

¿Cómo se abordan los problemas que surgen en clase y en la vida de los alumnos, que pueden incluir la separación de los padres o a la muerte de un familiar, sin estrechar los vínculos humanos?

El papel del profesor es decisivo para canalizar vivencias que pueden llegar a ser traumáticas.

Los maestros que podrían calificarse como «ausentes», ante el miedo a hacerlo mal, optan por no intervenir.

Pero, la primera norma para educar a un niño es enseñarle a quererse a sí mismo. Cuando se pone distancia el mensaje que se emite es: «No eres importante para mí».

Los buenos alumnos suelen adaptarse, pero los que tienen dificultades son los más afectados.

ARTÍCULO RELACIONADOBullying: cuando el matón es el profesor

EL PROFESOR QUE INFUNDE TEMOR

Resulta aún más dañina la huella que deja un profesor que infunde miedo por sus amenazas, castigos o su manera de ser.

Suele tratarse de maestros autoritarios y poco democráticos, más preocupados por la disciplina o por sacralizar la asignatura que por el bienestar de las personas.

El miedo dificulta la comunicación y el estado de alerta bloquea el proceso de aprendizaje y mata el placer por aprender.

Un ambiente hostil disminuye el rendimiento, aunque es cierto que tener el control del aula resulta imprescindible en la tarea de enseñar.

«No se puede confundir autoridad con autoritarismo y un maestro siempre debe medir sus palabras. Lo peor que se puede hacer es ridiculizar o sacar a relucir ante la clase una confidencia que el alumno ha hecho en un momento determinado. Son acciones que marcan para toda la vida«, señala Neus Figueras.

LA CLASE ABIERTA DE TOSHIRO KANAMORI

El respeto no se impone, se gana a pulso. Así lo hace Toshiro Kanamori, un maestro japonés cuya manera de enseñar ha dado la vuelta al mundo mediante el conmovedor y premiado documental Children full of life.

«¿Qué es lo más importante de este curso?», pregunta Toshiro el primer día de clase. «Ser felices», responden los alumnos.

«Sí, porque solo tenemos una vida y es preferible vivirla con alegría. La clave: pensar en los demás de manera auténtica«.

En la clase cada día tres alumnos expresan en una carta lo que sienten y piensan.

Un día un niño narra la muerte de su abuela; la carta sirve para abrir los sentimientos del resto de sus compañeros ante la pérdida de un familiar querido. Otro día se abordan las burlas contra un compañero.

Kanamori enseña a los escolares a adentrarse en sus emociones y en las de los demás, les transmite el valor de la empatía, la compasión, la amistad, el trabajo en equipo… el valor de la vida.

A todos nos gustaría tener más maestros como él. O serlo.

LOS SECRETOS DEL BUEN MAESTRO

  • Ser genuino. No hay peor maestro que el que no deja huella, algo frecuente en el sistema de educación actual. Un buen enseñante debe ser exigente y transmitir el gusto por aprender.
  • Aunar facetas. Para enseñar bien se dice que hay que ser en parte actor, en parte payaso, en parte sargento, en parte amigo y en parte padre.
  • Tratar a cada alumno. Las necesidades de un buen alumno son distintas de las de uno con problemas de aprendizaje. El primero necesita exigencia; el segundo, comprensión y valoración.
  • Alentar la autonomía. Las improntas de los maestros son importantes en el proceso evolutivo del niño, porque la escuela es la primera forma de salir del hogar y adentrarse en el mundo.

¿CÓMO ACTUAR ANTE LOS PROBLEMAS?

La forma en que se afrontan los problemas puede contribuir a agravarlos. Por eso conviene cultivar estos aspectos:

  • El refuerzo positivo. Se obtienen mejores resultados reforzando los logros y el esfuerzo que castigando o criticando las conductas negativas. Las palabras de ánimo motivan más que un castigo ejemplar.
  • Un espacio de reflexión. Ante un alumno indisciplinado o de bajo rendimiento conviene plantearse los posibles motivos. «A veces los niños hacen lo que pueden, no lo que quieren. La indisciplina y la falta de concentración pueden estar relacionadas con tensiones familiares. No hay que juzgar de manera precipitada«, señala Anna Forés.
  • Una pedagogía más sistémica. Marianne Franke-Gricksch explica cómo la pedagogía sistémica ayuda a resolver muchos problemas gracias a su enfoque que va más allá del individuo. Uno de sus alumnos perturbaba la clase y sus compañeros se enfrentaron a él. Entonces el chico se acercó llorando pidiendo ayuda a su maestra. «Solo le dije: ‘¡Tú eres uno de nosotros!’ Y pedí a los demás niños que hicieran lo mismo. A partir de ese momento todo cambió», asegura Marianne.
  • Mantener la coherencia. Cuando surge un problema, los padres deben seguir mostrando respeto por la labor del maestro. Criticarlo supone perder coherencia ante el niño, ya que la familia ha sido quien ha elegido la escuela para él. Y obstaculiza la resolución.
  • Estrechar el vínculo. Cuando el alumno es pequeño, las muestras de afecto ayudarán a estrechar el vínculo, lo que motivará a aprender. Durante la adolescencia, se debe buscar la complicidad. Recurrir al humor y salir del marco del aula permite establecer relaciones donde la disciplina queda al margen.

PARA SABER MÁS

  • Profesores que dejan huella; Purificación Gato, Univ. de Extremadura
  • Children full of live; documental disponible en YouTube
  • Eres uno de nosotros; M. Franke-Gricksch, Ed. Alma Lepik