Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant

Doble celebración, 2 edición de neuromitos y 12 de asertividad

Deja un comentario

cam02013

Anuncios


Deja un comentario

5 fars , un honor

 

http://www.5fars.com/#!equipo/c12ff

 

Nací en Barcelona en 1962.

Soy licenciado en Ciencias Empresariales y MBA por ESADE. Empecé mi carrera profesional en el campo del Marketing, y enseguida reorienté mi carrera hacia la comunicación.

Trabajé durante 19 años en una multinacional de publicidad, ocupando distintos cargos, hasta que en Enero de 2008, y tras diez años de formación e investigación, decidí dedicarme a la comunicación personal y fundar el Instituto de Comunicacón 5 Fars.

Soy colaborador académico y profesor invitado de distintas Universidades como ESADE, la Universitat de Barcelona, IDEC (UPF), la Universidad de Navarra y otras.

Soy autor de los libros “La Isla de los 5 Faros” (RBA 2005, Planeta 2012), “Cuaderno de Bitácora” (RBA, 2006), Virus” (RBA 2007), “Conversaciones con Max” (RBA 2007), “El Premio” (RBA, 2008), “Escuchar con los ojos” (RBA, 2011), “Parlant la gent s’estima” (Ara Llibres, 2011), “La Química de las Relaciones” (Planeta, 2012 y Pòrtic 2012) y “Cuento de Invierno” (Comanegra, 2016). Soy también coautor del libro “Relaciones que Funcionan” (Conecta, 2016).

Colaboro habitualmente con diferentes medios de comunicación como “L’ofici de Viure” en Catalunya Ràdio. Soy autor de la sección “Comunicarse” de la revista Mente Sana desde su creación.

Ferran Ramon-Cortés – Dirección
Sonia González – Co-dirección

Nací en Barcelona en 1966

Soy licenciada en diseño por la Escuela Marangoni de Milán y diplomada en Focusing por el Instituto Español de Focusing, y miembro de The Focusing Institute of New York.

Tras una etapa profesional en la empresa familiar, me formé en comunicación personal y focusing, y me integré en el Instituto de Comunicacón 5 Fars como co-directora y coordinadora de los programas de Certificación.

Soy formadora en focusing y certificada en Sikkhona, herramienta con la que desarrollo mi labor profesional en el campo de las relaciones personales (pareja y familia).

Socios de Creación:

Alex Galofré  Pujol. Executive Coach especializado en Desarrollo Directivo. Co-Active Coach CPCC y Liderazgo por CTI, Coach de organizaciones y sistemas relacionales.

Anna Forés  Miravalles. Doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación y Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona.


Deja un comentario

Xavier Gómez-Batiste: “Abans ens faltava tecnologia, ara ens manca empatia”

 http://www.valors.org/xavier-gomez-batiste-abans-ens-faltava-tecnologia-ara-ens-manca-empatia/

xaviergomezCARAgrossaJust al costat de l’Hospital de Bellvitge, es troba la seu de l’Institut Català d’Oncologia (ICO), un institut públic i monogràfic sobre el càncer. En aquesta institució es tracta la malaltia de manera integral ja que aplega, dins de la mateixa organització, la prevenció, l’assistència, la formació especialitzada i la recerca. A la segona planta, trobem els despatxos de l’Observatori Qualy, on ens espera el doctor Xavier Gómez-Batiste, doctor en medicina, expert en cures pal·liatives i fins fa pocs mesos assessor de l’Organització Mundial de la Salut (OMS) en aquest àmbit. Especialista en Medicina Interna, Oncologia i expert en Cures Pal·liatives. Actualment és el Director de l’Observatori ‘Qualy’ – Centre Col·laborador de l’OMS per Programes Públics de Cures Pal·liatives a l’Institut Català d’Oncologia (ICO). Des del maig de 2012 també dirigeix  la Càtedra de Cures Pal·liatives de la Universitat de Vic. A nivell de docència, és el Director del  Màster de Cures Pal·liatives de la Universitat de Barcelona des de 1998. A l’abril de 2011 va ser nomenat President del Consell Assessor del Programa per a la Prevenció i Atenció de Persones amb Malalties Cròniques del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. Ha estat el Cap del Servei de Cures Pal·liatives de l’Institut Català d’Oncologia des de 1991 fins 2008.

En general, parlem massa del mal tracte i poc del bon tracte?
Totalment d’acord. De fet, hi ha tipologies del bon tracte i que practiquem, però que d’una manera d’esbiaixada sovint no es contemplen a la premsa, que sovint està més basada en els conflictes que en les solucions.

Les cures pal•liatives serien una de les tipologies a què prestem poca atenció…
Sí. L’atenció pal·liativa és una experiència de bon tracte perquè és l’aplicació de l’humanisme professional des d’un abordatge multidimensional, encara que no podem oblidar que l’humanisme sanitari ja existeix a casa nostra des de fa molts anys. Per exemple, el meu pare era metge de capçalera de Torelló. Un típic doctor humanista. Era deixeble de Mounier i després de medicina va estudiar filosofia i dret. Jo, des dels quinze o setze anys, l’acompanyava a les visites amb el maletí i d’ell en vaig aprendre una determinada manera d’atendre els malalts.

Segur que va ser un gran mestre.
Aquesta generació de professionals, que avui tenen entre vuitanta i noranta anys, eren excepcionals, però els hi faltaven dues coses: tecnologia i organització. Tecnologia vol dir que per atendre el dolor dels malalts de càncer avançats només tenien opiodes que es donaven de forma subcutània i només duraven dues hores. Avui, en canvi, podem ampliar set o vuit fàrmacs potents que es poden administrar per qualsevol via. Aquests metges, però, substituïen la tecnologia, amb la compassió.

I tampoc tenien organització?
Organització en sanitat vol dir: treballar amb un equip interdisciplinari, garantir l’atenció continuada i tenir accés als hospitals i a la tecnologia diagnòstica o terapèutica. Ells no tenien tot això i per donar suport als pacients i a les seves famílies tiraven d’altres recursos com l’actitud i els valors de l’humanisme. Dit d’una altra manera, substituïen les seves mancances amb compromís, consell i compassió.

I ara, la balança s’està desequilibrant de nou? Hem guanyat amb coneixement i organització però hem perdut qualitats humanes? Els metges són professionalment més freds?
Sí, durant un temps hem anat cap a l’altra banda. Avui tenim l’organització i la tecnologia, però, en canvi, hi ha valors que no estan tan desenvolupats o garantits. Aquests valors potser no són molt rellevants quan estem atenen situacions de poca complexitat, com pot ser una amigdalitis o una petita ferida, però són molt important davant de malalties avançades.

Quan més vulnerabilitat, més necessitat de bon tracte?
Com a mínim, davant d’un pronòstic de vida limitat o una evolució amb crisis i incerteses sí creix la necessitat d’atendre les persones tenint en compte valors addicionals, perquè en aquestes persones afloren allò que en diem necessitats essencials: l’espiritualitat, la dignitat, l’efecte, la companyia…

Per tant, quins serien, segons vostè, els valors del bon tracte?
Hi ha un article de Harvey Max Chochinov que parla dels comportaments que un transmet. I aquests comportaments depenen dels valors, però no solament dels valors, també de la reflexió personal i de l’aprenentatge d’aquests comportaments. Així, doncs, els comportaments que nosaltres considerem d’excel·lència són: l’empatia, considerada la capacitat d’entendre el que diu i el que sent l’altre; la compassió, entesa com l’empatia aplicada al patiment: la presència i el compromís.

Per tant, el professional que atén una persona que pateix…
…ha de tenir a la base l’educació i el respecte. Després necessita la competència clínica: saber utilitzar el fàrmacs i avaluar una úlcera, etc. En segon lloc ha de saber establir una bona comunicació. I, això, té una part de mètode que es pot aprendre i una part de comportament. En tercer lloc, ha de tenir una ètica i la presa de decisions respectant els valors. I, finalment, hi ha d’haver un compromís de seguiment amb el pacient. Mai se’l deixarà abandonat. I, de forma tranversal, per sobre d’aquests requisits, hi ha els comportaments que ja hem comentat, que són l’afegit d’excel·lència, però especialment importants en aquestes situacions. Comportaments sobre com abordar l’espiritualitat, promoure la dignitat, l’autonomia, el respecte, etc. El resum de tot plegat són les quatre “c” del professional: competent, conscient, compromès i compassiu.

I ja tenim el professional ideal! Cada any 28 milions de persones moren al món amb dolor per manca de cures pal•liatives. El bon tracte no cura, però fins a quin punt pacifica?
Un aforisme del segle XIII diu: “Curar de vegades, millorar sovint i confortar sempre”. De vegades, realment, no podem millorar. Tot i que ara hem millorat molt, hi ha tipus de dolors difícils de controlar. El dolor de caràcter existencial és el més difícil d’apaivagar. Són persones que tenen dificultats en acceptar la seva situació, malalts amb distesa emocional severa. Les bases que hem comentat serveixen per crear les condicions bàsiques. És a dir, si una persona té un nivell de dolor deu que no la deixa dormir durant mesos o si no està ben atesa i ha d’anar a urgències cada tres dies, no li podem parlar d’espiritualitat. Com diu Miquel Martí Pol, que va morir d’una esclerosis múltiple, “el procés de morir és molt individual”; per tant, un no pot arribar a una cota de pau amb si mateix, si no té cert benestar garantit.

Si voleu llegir l’entrevista sencera, acudiu als nostres punts de venda o compreu-la directament al nou iQuiosc.cat

 


Deja un comentario

¿Das más que recibes?

 

http://elpais.com/elpais/2015/12/30/eps/1451478814_331817.html

Entregados y egoístas; altruistas y cicateros; cada uno tenemos un papel a la hora de dar y de recibir. Conocerlo bien es clave para el éxito

Aunque dar y recibir son dos aspectos de la interacción humana que deberían estar en armonía, lo cierto es que hay personas más propensas a dar a los demás y otras que reciben mucho más de lo que ofrecen. Sin embargo, no siempre somos conscientes del rol que desempeñamos, ni sabemos identificar cuál es la tónica de los demás.

En su libro Dar y recibir, Adam Grant, profesor de la escuela de negocios Wharton School, en Estados Unidos, estudia este aspecto fundamental del intercambio entre seres humanos y revela unos resultados sorprendentes.

Grant, que además de docente es psicólogo, clasifica a las personas en función de cómo se relacionan con su entorno.

Donantes. Son aquellos que dan por sistema a los demás, en muchos casos para obtener su cariño y aprecio. Este grupo se divide a su vez en dos subgrupos que se analizarán más adelante.

Receptores. Son los que reciben los favores del resto, ya se trate de dinero o de tiempo, y lo hacen en una cantidad notablemente superior a lo que devuelven.

Equilibradores. Buscan una armonía entre lo que aportan y lo que obtienen, y están atentos a las interacciones según este criterio. No es la tipología más común.

Falsos donantes. Bajo una máscara de generosidad, su estrategia es dar uno y quitar diez. Suponen una amenaza mayor que los donantes porque actúan de manera encubierta.

Un primer paso para darse cuenta de cómo son nuestras relaciones con los otros sería identificar nuestro papel entre estos cuatro grupos y, acto seguido, tomar conciencia de qué tipo de personas nos rodean.

DOS ADICTOS QUE SE NECESITAN

Henry Miller, novelista norteamericano que vivió de forma bohemia en la Europa en los años treinta, logró llevar adelante su sueño de escritor durmiendo en casas de amigos y subsistiendo a base de préstamos que no devolvía. El autor deTrópico de Cáncer, entre otras obras de inspiración biográfica, decía que para que se pueda establecer una relación asimétrica de este tipo “se necesitan dos enfermos: el adicto a pedir y el adicto a dar”. Sin uno no puede existir el otro, ya que ambos alimentan así sus carencias.

Sin duda, cualquiera ha ejercido alguna vez el papel de donante y ha ayudado a receptores que a menudo no dan ni las gracias. En su best seller, Grant les define a estos últimos de la siguiente forma:

“Los receptores tienen un rasgo característico: les gusta obtener más de lo que reciben. Inclinan la reciprocidad a su favor y ponen sus intereses por delante de las necesidades de los demás. Creen que el mundo es un lugar competitivo, una auténtica jungla donde los unos devoran a los otros. Piensan que para alcanzar el éxito tienen que ser mejores que el resto. Para demostrar su valía, se promocionan a sí mismos y procuran que sus esfuerzos reciban los elogios que se merecen. No son crueles ni despiadados; son simplemente cautos y poseen un gran instinto de autoprotección. “Si no pienso en mí y me pongo por encima de todo lo demás”, piensan, “nadie lo hará por mí”.

Curiosamente, los receptores no siempre llegan a los puestos más altos de sus estructuras, como menciona Grant en un estudio estadístico realizado por expertos en ciencias sociales. La primera conclusión de esta investigación es que los donantes suelen ocupar la parte más baja del escalafón en todas las profesiones. Quien se ocupa de darlo todo es, lógicamente, quien menos dinero tiene y raramente alcanza puestos de responsabilidad. En la punta de la pirámide del éxito, sin embargo, no están ni receptores ni equilibradores.

Así como los donantes están instalados en la parte baja de la pirámide, los otros dos grupos ocuparían un lugar intermedio. Entonces, ¿quién reside en la cúspide?

Nuevamente los donantes.

¿Pero cómo es posible? ¿No habíamos quedado en que los que ceden ocupan la parte inferior de la tabla? La respuesta es: sí, pero se trata de cierto tipo de donantes cuya generosidad les ayuda a alcanzar el éxito.

Para entender por qué hay una clase de donantes en el escalafón más bajo y otra distinta en lo más alto de la pirámide, hay que analizar cómo funciona cada subespecie.

Donantes estrella. Son aquellas personas con criterio para gestionar su generosidad de forma inteligente. Saben cuándo dar, con quién, cómo y a cambio de qué. Pertenecen a esta categoría los inversores que apuestan por una start-upy ven multiplicados sus ingresos, los que cultivan relaciones que les reportan contactos beneficiosos, o los que realizan donaciones a cambio de prestigio social para ellos o para su marca.

Felpudos. Este término acuñado por Grant define a los que dan indiscriminadamente, de manera que su actitud se toma como una enfermedad, algo que necesitan hacer para sentirse bien. Su entorno se acostumbra a la generosidad permanente hasta el punto de que sus donaciones dejan de ser valoradas. Al contrario, si un día no dan algo, entonces son señalados como seres crueles e injustos. El apelativo “felpudo” encaja bien en este perfil, ya que al final todo el mundo les pisa.

La diferencia básica entre ambas clases es que los felpudos establecen relaciones asimétricas, mientras que los donantes estrella obtienen beneficios, aunque sea a medio o largo plazo, de su generosidad. En palabras del escritor de libros de autoayuda Stephen Covey, estos últimos operan desde el win-win, es decir, son capaces de establecer relaciones en las que todos ganan.

PARA SABER MÁS

¿Das más que recibes?

Libros
Dar y recibir
Adam Grant (Gestión 2000)

Esta obra que ha estado en las listas de The Financial Times y de The Wall Street Journal es un ensayo que, además de clarificar los tipos de relaciones que promovemos, aporta una visión optimista para transformar la generosidad enfermiza en vínculos enriquecedores que impulsen el bien de todos.

Para tener una relación saludable con el mundo no hay que señalar culpables. Ni siquiera se puede hablar de buenos y malos, dado que la mayoría de personas no son conscientes de qué rol ejercen, sino de las decisiones acertadas o equivocadas que parten de uno mismo.

Como dice la sabiduría popular, cada uno es “responsable de lo que le sucede”, ya que cada actitud tendrá un impacto en el comportamiento del otro. Por tanto, el primer paso para sanar la adicción a dar es asumir que se está desempeñando ese papel sin ver compensación alguna, como sería el caso del donante estrella. Hay una serie de medidas que se pueden tomar para lograr unas relaciones más justas y saludables.

Saber qué nos impulsa a ceder. ¿Por qué entregamos lo mejor que tenemos a todo el mundo constantemente? En palabras de Antoni Bolinches, “el origen suele estar en una falta de amor en la infancia. Las personas que han recibido poca atención de su padre o de su madre cuando eran niños, de adultos buscarán el amor en todo el mundo e intentarán comprarlo a través de una entrega enfermiza”.

Detectar a los vampiros. Si hay receptores en el entorno que no paran de exigir, hay que saber apartarse de ellos a tiempo y frecuentar otro tipo de compañías.

Esperar la ayuda. Aunque sorprenda, la inmensa mayoría de las donaciones se llevan a cabo a propuesta del donante, que ofrece su dinero, su tiempo o sus contactos para ser útil. Si ayudamos solo a quien lo pide expresamente, habremos eliminado ya hasta un 90% de las donaciones.

Dar a quien lo merece y necesita. El ­último paso en este proceso curativo sería elegir bien a quién damos. La primera pregunta que debemos plantearnos es si nuestra relación con el receptor justifica la donación. En segundo lugar, plantearnos si nuestra ayuda es realmente necesaria, o bien la persona puede procurarse lo que reclama por sus propios medios.

De lo que se trata, al final, es de establecer relaciones justas con los demás y con uno mismo, y de que cada persona asuma sus responsabilidades. Llegados a este punto, ya no hablaremos de dar y recibir, sino de compartir la vida con toda su riqueza.

elpaissemanal@elpais.es


Deja un comentario

Claves para ser asertivo

 

http://www.abc.es/familia-educacion/20150410/abci-guia-asertividad-emociones-201503301356.html

Se trata de un comportamiento que se puede aprender. ¿Quieres saber cómo ponerlo en práctica?

2

 

La asertividad es la habilidad que nos permite expresar nuestras opiniones o sentimientos, sean estos positivos o negativos, de forma clara, directa y sin que medie la hostilidad.

Decía Eric Schuler, que «es una herramienta que te ayuda a ser tú mismo, a no tener miedo ni vergüenza de tus propias convicciones, a defenderlas con entusiasmo sin menospreciar ni mostrarte agresivo hacia quienes no las comparten… Basada en la autoestima, se apoya en el respeto a las propias convicciones sin pretender imponerlas a los demás. Su práctica aumenta la confianza en ti mismo y la soltura con la que puedes hacer frente a cualquier situación».

Según explican Eva Bach y Anna Fores en su libro «La asertividad para gente extraordinaria» hay quien piensa que este concepto consiste simplemente en idear maneras más o menos afortunadas y no ofensivas de decir algo de mal gusto o no grato de escuchar. «A veces la asertividad es un eufemismo queutilizamos para suavizar cosas gordas que pensamos de los otros, y en este tipo de usos implica una trampa, en la que tenemos que procurar no caer —explican—. Si siempre que recurrimos a ella lo hacemos con la intención de endulzar algo amargo, quiere decir que nosotros ya hemos hecho nuestro juicio sobre el otro, y lo único que pretendemos es disimularlo o no decirlo de forma tan clara o directa»

Según estas autoras, si es así, nuestra tonalidad emocional nos va a traicionar en un momento u otro y lo que digamos va a resultar igualmente agresivo, aunque no lo se abiertamente.

Cuatro habilidades básicas

En el libro recuerdan que Laurus, uno de los primeros autores en desarrollar este concepto, concreta la conducta asertiva en cuatro habilidades básicas:

—capacidad de decir no.

—Capacidad de pedir favores y hacer peticiones.

—Capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos.

—capacidad de iniciar, mantener y cerrar conversaciones.

En definitiva, la asertividad se necesita tanto para dar gracias, pedir disculpas, presentarse uno mismo o formular una pregunta, como para efectuar o aceptar una crítica, dar o aceptar un elogio, negociar, etc.

Se trata de un comportamiento que se puede aprender, a pesar de que te guste agradar a todos los de tu alrededor, quieras evitar confrontaciones, experimentes baja autoestima o tu situación laboral te haya obligado —y a la larga acostumbrado— a silenciar tus verdaderas opiniones.

Claves para integrarla en nuestra vida

Todas ellas son las causas más frecuentes que marcan las personalidades poco asertivas. ¿Cómo podemos integrar la asertividad en las situaciones sociales? Así lo explica Javier González, Ceo del Instituto Superior Magna Coaching:

—Elimina los pensamientos negativos. A la mayoría de las personas les resulta incómodo decir que no a una petición de un tercero, es una sensación común, pero no debes permitir que el malestar impida hacer valer tus derechos, motivos o argumentos por los que no puedes o no quieres acceder.

—Cuando expresas tus sentimientos no debes buscar que el interlocutor los encuentre justificados o los comprenda, únicamente estás informando de tu parecer que es lo que se pretende conseguir con la conducta asertiva.

—Busca el momento y lugar adecuado para comunicar tus sentimientos. Queda para tomar café en un sitio tranquilo o refúgiate en una sala de la casa o de la oficina en la que no se produzcan injerencias externas.

Estructura el mensaje que quieres transmitir en el que especifiques hechos, sentimientos y consecuencias. Ejemplo: Como no me has avisado de que llegarías tarde (hecho), me he puesto nerviosa (sentimiento/sensación), por favor avísame la próxima vez y la espera será menos angustiosa (consecuencia).

—Pon en práctica la técnica «Banco de niebla». Consiste en reconocer que estás de acuerdo en que el interlocutor tiene motivos (con los que no es necesario que empatices) para mantener su postura, pero sin dejar de expresar que mantendrás la tuya, ya que también tienes el derecho y los argumentos para hacerlo.