Anna Forés Miravalles

Per seguir somiant


Begoña Román: «Com a societat, ens havíem oblidat que els humans ens morim»

https://www.naciodigital.cat/noticia/200000/begona/roman/societat/haviem/oblidat/humans/morim

La filòsofa i presidenta del Comitè d’Ètica dels Serveis Socials creu que s’ha de conviure amb la mort i assegura: “Si no podem acompanyar els que se’n van, ens haurem d’inventar ritus”

La filòsofa Begoña Román, professora de la Universitat de Barcelona, s’ha referit sovint al concepte de happycràcia, una cultura de la vida que vivia al marge de la mort i el patiment, obsedida només pel benestar més tangible i d’esquena a les vulnerabilitats. Ara, de cop, i gràcies al coronavirus i la magnitud de les seves xifres, la societat ha comprovat que ens morim.

Especialista en bioètica i presidenta del Comitè d’Ètica dels Serveis Socials de Catalunya, autora d’Ética en los servicios sociales (Herder), hem demanat a la doctora Begoña Román que ens parli del gran tabú, la mort, de com s’ha convertit en protagonista indesitjada de la quotidianitat macabre i de com podem conviure-hi.

 De cop, ens hem sentit molt vulnerables. S’ha acabat la happycràcia a la qual s’ha referit en algun moment?

– No crec que s’hagi acabat, però sí que hi havia la prioritat de maximitzar la felicitat, aquesta happycràcia a la qual es refereix. Hi havia unes prèvies que donàvem per assolides i consolidades i hem vist que en qualsevol moment es poden fer malbé, com pot ser l’estabilitat d’una vida quotidiana perquè ens ataca un virus que posa per sobre criteris de biologia i supervivència sobre coses de qualitat i felicitat.

 Amb un esdeveniment com la pandèmia, la mort ha guanyat un protagonisme inesperat.

– Som una societat que, de cop i volta, s’adona que ens morim. Des que tenim una societat molt centrada en el benestar i disposem d’una estructura com els tanatoris, sembla que ens havíem oblidat del fet que els humans ens morim. Tenim un cos vulnerable a malalties, al virus i a l’edat. Ens hem mort tota la vida, però la nostra societat creia que tenia una assegurança a tot risc que no era real.

– En situacions com aquesta, canviem la manera d’afrontar la mort? La mort deixa de ser tabú o, pel contrari, el gran temor adopta formes noves?

– Miri, de les coses bones que ens porten aquestes crisis, com és que tenim capacitat de resiliència i de solidaritat, hi ha el recordar que som fràgils i que cal deixar constància de desigs del que voldríem i del que no voldríem. Hauríem d’aprofitar per parlar de com volem morir-nos i de quin tipus de prioritats faríem a l’hora de triar en cas que entréssim en una UCI. És el que anomenem els plans de decisions anticipades. No només de com vull morir, sinó de pensar que, posem per cas, si ha d’entrar una mare de família amb criatures petites que no tenen pare, deixar constància que s’ha de donar-li prioritat a ella. És un moment ideal per parlar de les coses essencials i de com volem morir.

“Ens hem mort tota la vida, però la nostra societat creia que tenia una assegurança a tot risc que no era real”

– És especialista en bioètica. Precisament la crisi sanitària ha comportat preguntes bioètiques importants, com això que ara ens deia. Estem on hauríem d’estar en aquest àmbit? Quines assignatures pendents té la bioètica en el camp sanitari?

– La bioètica és una ètica aplicada, que vol dir que avança a cops de pragmatisme. Fins ara, la bioètica estava centrada en el pacient individualment. Una pandèmia com la vivim ens obliga a parlar d’una bioètica de les poblacions, en el bé comú i la salut pública. Hem format els professionals a prendre decisions pensant en el malalt que està atenent i no tant a prendre-les tenint tota la població al davant. Es treballa en categories possibilistes: salvar les màximes vides possibles i màxima qualitat possible. Però hem de tenir present que el 80% dels factors de la salut són socials. Quan donem altes, hem de pensar també en qui se n’ocupa d’aquestes persones. Tenir en compte circumstàncies que poden anar des de violència de gènere a casos de soledat. No només s’han de prioritzar bons hospitals, sinó també bones polítiques de cura.

– Hi ha àmbits de l’atenció que es troben especialment abandonats? 

– Per suposat que n’hi ha. Patim la infravaloració dels professionals de l’àmbit assistencial, de tuteles, de serveis socials, de les cures quotidianes. No només dels que tenen cura de la gent gran, sinó també dels que estan al costat de persones discapacitades, dels sense sostre, etcètera.

– No és una anomalia que el personal sanitari hagi de fer alhora de familiar dels qui es troben en una situació final?

– En general, els professionals assistencials, a banda de la gran capacitat tècnica, tenen una gran vocació de servei i s’està posant de relleu aquests dies. Tenen en compte que tenen davant seu, a més d’una vida biològica, una història, una biografia, i saben que si els seus parents no els poden acompanyar, ells han de suplir l’escalfor de la proximitat i la presència familiar. I la majoria ho estan fent. Ho tenen incorporat per jurament hipocràtic i deontologia professional. Però no és el mateix. Per això, el Comitè de Bioètica de Catalunya hem recomanat que, en la mesura del possible, un familiar pugui anar a fer costat a aquestes persones que estan al final i que es comprometin a fer després els quinze dies de confinament.

“Hem recomanat que, en la mesura del possible, un familiar pugui anar a fer costat a aquestes persones que estan al final”

– Quin paper poden jugar les creences religioses en el moment d’afrontar una situació final? 

– Jo crec que tothom té creences. Però l’important no té tant a veure amb les seves creences com en la reconciliació que hagi fet amb la seva vida. Per això defenso que hem de parlar de la mort, que no ha de fer por ni recança. La mort forma part de tota vida i és bo que ens agafi preparats.

– Què vol dir que ens agafi preparats?

– No vol dir que després anirem a un nirvana o a un cel, segons les diferents tradicions. És dir: jo estic content amb la vida que he portat, que l’única oportunitat que he tingut sobre la terra ha valgut la pena, el temps que hagi estat. Aquestes són les persones que se’n van tranquil·les. Però la pregunta que fa dona molt de si. Jo no crec que la persona que té creences com una inversió en la vida eterna es trobi que això li genera més tranquil·litat que angoixa, com la que tenia Unamuno respecte a la fe del miner.

– Hi ha un sector de la població que potser viu la mort dels altres d’una manera encara més especial. Penso en els infants que veuen -o no veuen- la desaparició dels avis.

– Efectivament, els nens necessiten una explicació sobre on estan els avis o els oncles. O per què no podem anar a visitar-los. Jo soc partidària dels ritus, que han generat totes les cultures. Ritus d’inauguració de la vida, de presentació de la parella, del matrimoni… I de la mort. Si en aquesta pandèmia no podem estar fent aquest acompanyament a les persones que hem perdut, ni acomiadar-nos del cos, ens haurem d’inventar ritus de comiat. I és important sobretot pels nens, no només per fer el dol sinó també pel tipus de relació que vulguin establir amb els avis. Però és important no negar als nens la mort i la tristor, la manifestació del plor. Cal explicar-los que la mort existeix i que puguin conviure amb l’absència.

“Cal explicar als nens que la mort existeix i que puguin conviure amb l’absència”

– Cal una llei de mort digna? Com hauria de ser?

– Responc rotundament que sí. Però jo li transformaria el cognom de digne perquè totes les morts són dignes.

– Com l’anomenaria vostè?

– Jo diria senzillament una llei despenalitzadora de l’eutanàsia i del suïcidi assistit. Que una persona que a petició expressa i continuada, que viu les condicions a les quals l’ha sotmès la malaltia amb un dolor extrem, i la vida se li fa insuportable, no sigui culpabilitzada. Garantint que és la voluntat de la persona, que no hi ha cap professional sanitari que pren la decisió i que la família sàpiga que no s’obliga a ningú a viure amb un dolor insuportable o que se li retalla la vida sense voler-ho. En una societat moralment plural, amb concepcions diferents sobre la vida, és important respectar les diferències. És important aclarir que la sedació pal·liativa terminal o el rebuig a un tractament eficaç ja estan despenalitzats. La llei només parlaria de persones que volen morir perquè tenen un dolor total tot i que amb la malaltia podrien viure més anys. Però calen totes les garanties. Perquè tots hem vist pel·lícules en què el marit compassiu agafa el coixí i mata la dona. Això és una mort horrorosa, no és eutanàsia.

– Què hauríem de tenir en compte per quan acabi la pandèmia?

– Una cosa important. Una vegada els serveis sanitaris vagin donant les altes, no oblidem que el més important que ens toca fer ara és cuidar els altres. Com he dit abans, i cal repetir-ho, el 80% dels factors determinants de la salut són socials. Ara ens hem abocat als mitjans clínics. Però després ens tocarà abocar-nos a les condicions socials. Això passa per millorar les condicions del personal sanitari, però alhora de les famílies. S’ha de reivindicar diners per a la recerca en el Covid-19, sens dubte, però la vida quotidiana continua. Després d’això, hi haurà molta gent en estrès posttraumàtic que necessitarà psicòlegs i els serveis sanitaris no poden cobrir-ho en aquests moments. Caldran molts educadors socials aquest estiu per a molts nens que necessitaran sol i colònies.

 


Relaciones seguras, empáticas y compasivas que nos permitan metabolizar nuestras experiencias.Gracias Silvia por tus entrevistas

https://www.cuerpomente.com/nos-inspiran/confinamiento-puede-conectar-con-traumas-previos-mario-salvador_6278?fbclid=IwAR1lKLBIaPD45ldbKSIYQauz9kFjBgdLeLwij1riHG2SUnU0kXgbh6o5uaU

Entrevista a Mario C. Salvador

“El confinamiento nos puede conectar con traumas previos”

Sílvia Díez

Junto a la Asociación Española de Brainspotting y el Instituto Aleces de Psicoterapia del TraumaMario C. Salvador, experto en estrés postraumático y autor del libro Más allá del yo. Encontrar nuestra esencia en la curación del trauma (Ed. Eleftheria), ha creado un equipo de voluntarios que dan atención psicológica a los profesionales que están trabajando en primera línea en esta pandemia y a los familiares que han perdido a un ser querido. Con él hablamos de las posibles consecuencias psicológicas que se pueden derivar de la situación lo que estamos viviendo.

Atienden a quienes se sienten desbordados psicológicamente por la situación, a los cuidadores sanitarios que nadie cuida, al personal de las funerarias, a los policías, educadores sociales, bomberos y a los familiares en duelo por la pérdida de un ser querido del que no se han podido despedir.

–Dice que el loto no podría surgir sin el lodo…
Exacto. Esta flor tan bonita que es el loto no podría brotar sin el lodo. El sufrimiento y la felicidad no son cosas separadas, sino que una se extrae de la otra. Y aunque queramos escapar del sufrimiento, simplemente es imposible, forma parte de la vida.

Todas nuestras experiencias quedan grabadas en nuestro cuerpo que es como la caja negra de los aviones donde todo queda registrado. Por eso conviene hacerse amigo de las experiencias, aunque sean desagradables, y prestar atención y escucha a nuestra parte deprimida, algo para lo que nuestra sociedad no nos educa.

¿Estrés? Su origen pueden ser emociones reprimidas o traumas

–¿Este confinamiento está teniendo efectos perjudiciales sobre todos nosotros?
–Un estudio publicado en la revista The Lancet analiza distintas investigaciones sobre los efectos psicológicos del confinamiento y, a partir de diez días de confinamiento, se registra ya un aumento significativo de síntomas de depresión, de estrés postraumático, irritabilidad, rabia, dificultades para dormir y también en las relaciones.

Algunos profesionales sanitarios han sido invitados por sus vecinos a residir en otro lugar. Es decir, además del estrés y la presión a la que están sometidos, algunos de los que nos ayudan deben luchar contra la estigmatización. Está el miedo a morir, el miedo a que mueran familiares y amigos, a la ruina económica.

Nos sentimos vigilados, atrapados y restados de libertad y todo esto a muchos les va a conectar con traumas previos.

–¿Podría ponerme un ejemplo?
–Hace unos días un paciente me hablaba de su gran sensación de sentirse atrapado al no poder salir de casa. Había reconectado con una experiencia vivida de niño, con el trauma derivado de las muchas veces que tuvo que ser hospitalizado. Accedió a estos recuerdos de sentirse privado del contacto con sus padres, de no poder moverse… Así funciona nuestra memoria.

El hecho de sentirse atrapado hoy, lo conectó directamente con este trauma no resuelto. Las personas que han vivido un abandono temprano y pasan solas este confinamiento pueden sentir que se despiertan sus traumas de abandono. No nos va a pasar a todos, dependerá de nuestras experiencias previas.

–¿Se trata de trabajar de abajo arriba porque el trauma queda atrapado en el cuerpo?
–Efectivamente el trauma se queda en el cuerpo y condiciona nuestro sistema nervioso. Nos construimos de abajo-arriba, los bebés viven en un mundo de sensaciones, luego vienen las emociones, después llegan las creencias que surgen a medida que se va adquiriendo el lenguaje y finalmente el propósito.

Como dice Antonio Damasio, nuestra cultura occidental cree que el cerebro prefrontal –que es el último en llegar– es el dueño de todo, pero la mayor parte de nuestro cerebro sigue siendo somato-sensorial

¿Borrarías tus malos recuerdos?

Un niño abusado puede concluir que es indigno y no vale nada, es una historia que le sirve para sobrevivir y vive en esta mentira hasta que encuentra unas circunstancias favorables para modificarla.

Sin embargo, su cuerpo sabe la verdad, una verdad que se debe escuchar. De hecho no habría trauma, si después de haber vivido una experiencia dolorosa, hubiésemos tenido un buen apoyo social, unos cuidadores que nos hubieran escuchado con compasión, respeto y protección.

Estamos programados para curarnos a nosotros mismos, pero para ello necesitamos unas relaciones seguras, empáticas y compasivas que nos permitan metabolizar nuestras experiencias.

Y es algo que está faltando y mucho en nuestra cultura. Cuando preguntas a estas personas: “¿Contaste a tu mamá o a tu papá que tu tío te tocaba?”. La respuesta es: “No me hubiera creído, me hubiera culpado…” También te pueden decir que sus cuidadores estaban deprimidos o estaban ausentes. Hay una falla en los sistemas de cuidados, es decir traumas de apego que nos han impedido metabolizar estas experiencias duras.

–De ahí este programa de voluntarios, ¿para dar apoyo y escuchar…?
–Esta pandemia es una traumatización colectiva. Hemos construido un mundo de aparente certidumbre, hemos vivido como si la muerte no existiera y ahora esta situación nos muestra que no es así. Esta crisis nos lleva a mirar de cara la muerte, la enfermedad, la ruina económica, el miedo a que muera un ser querido… Y el camino va a ser siempre el mismo: mirar aquello que no hemos querido mirar hasta ahora y tener una mayor aceptación de cosas que forman parte de la vida como la muerte y el sufrimiento acompañados de guías que nos ayuden a aceptar la verdad que cuentan nuestros cuerpos.

Este equipo de voluntarios, que cuentan con un entrenamiento en Brainspotting y en el Reprocesamiento del Trauma según el Método Aleceia basado en el mindfulness y enfocado a la escucha del cuerpo, ofrecen atención psicológica a los profesionales que están en primera línea y a los familiares de enfermos o fallecidos que lo requieren.

Les ofrecemos atención terapéutica para el estrés agudo que puede manifestarse en como un estado hipervigilancia, pesadillas, flashbacks, entumecimiento emocional, dificultades de concentración…

Aquellas personas cuya historia de vida sea suficientemente buena lo más probable es que consigan que esto no vaya a más, sin embargo las que hayan sufrido traumas anteriores y sean más frágiles pueden desarrollar un estrés postraumático y que los síntomas perduren más allá de los tres meses.

–Nuestro quehacer cotidiano intenso no nos suele dejar espacio para atender las heridas, algo que a lo que ahora estamos confrontados…
–Hemos construido una sociedad de la acción, la producción y el consumo que busca básicamente la gratificación en el tener. Nuestra autoestima depende del hecho de sentirnos competentes, productivos y útiles. Y, para adaptarnos, nos hemos desconectado de nosotros mismos y hemos sacrificado nuestra tendencia natural al juego, la exploración, la conexión social y a la espontaneidad.

Hemos podado aquellos aspectos que conforman nuestro crecimiento natural para ser aceptados y se nos considere buenos hijos y buenos ciudadanos. Ahora este confinamiento impone una parada total.

Todo lo que nos ha estado sirviendo como estrategia adaptativa de repente ya no sirve.

¿Qué ocurre? Cuando una defensa queda inutilizada emerge aquello de lo que la persona se estaba defendiendo, tal vez esta depresión latente en toda nuestra sociedad. Y es que hemos perdido la capacidad natural de regularnos a través de las relaciones e intentamos encontrar la satisfacción mediante el consumo de cosas, de pastillas (ansiolíticos y antidepresivos), mediante un exceso de actividad y de trabajo, un sistema de regulación impuesto y artificial.

La forma natural de regulación del sistema nervioso es a través del sistema nervioso de los otros, en unas relaciones seguras nuestro sistema nervioso vuelve a la homeostasis. Ahora se nos fuerza a mirar a todo lo que no hemos mirado ni valorado hasta ahora.

El trauma psicológico también se sufre en el cuerpo

–Decía que unas investigaciones sobre la gratificación explican cómo funcionamos.
–El neuro-psicólogo Diego Redolar me contaba los resultados de unas investigaciones en las cuales se proponía a las personas realizar la simple tarea de parar las agujas del reloj cuando estas llegaran a un determinado punto. A un grupo se les pagaba por ello y a otro no. El grupo no remunerado mantenía el entusiasmo por la tarea en los distintos intentos y siempre se mantenían activados los sistemas dopaminérgicos del cerebro. Encontraban un sentido en la tarea misma.

En cambio, el grupo a quien se le pagaba, si bien en el primer intento tenían activadas las mismas áreas del cerebro que el grupo no remunerado, en los siguientes intentos que ya no eran pagados, perdían la motivación.

¿Qué significa esto? Entre otras cosas que la dopamina, fuente de bienestar, se activa cuando el individuo realiza una actividad con sentido. Pero en nuestra sociedad, donde se paga incluso a los niños por estudiar, se ha perdido la capacidad de encontrar sentido a las actividades cuando por ellas no se recibe dinero o gratificaciones externas a cambio.

Lo vemos en los deportistas de élite: mientras son niños juegan al futbol por placer y en el momento empiezan a enriquecerse por jugar al futbol la motivación intrínseca pierde sentido. Sólo juegan por lo que van a ganar y al jubilarse en la cresta de la ola, muchos se deprimen. Hemos perdido la capacidad de hacer cosas poniendo el alma en ellas y esto se relaciona con este déficit de dopamina generalizado.

Esta crisis del COVID 19 plantea el reto de encontrar un nuevo sentido y significado en cómo vivimos.

Este confinamiento nos fuerza a reflexionar sobre qué es lo realmente importante como estar con quien amamos, disfrutar de las cosas más sencillas y encontrarnos a nosotros mismos. Plantea una gran crisis existencial.

–¿Cómo podemos definir el trauma?
–El trauma es la manera en que nos hemos quedado atrapados en respuestas de supervivencia –miedo, rabia o congelación– que no han encontrado una vía de salida y han quedado en nuestro interior.

Ante una amenaza, nuestro cerebro subcortical toma el mando y da una respuesta rápida sin tener que pensar.

Esto es común a todos los mamíferos. En la vida salvaje no hay trauma porque todas estas respuestas se dan por completadas de una manera u otra. En cambio en nuestra especie las respuestas se tienen que frenar porque el depredador permanece y la amenaza sigue en el tiempo.

Si un niño vive con un padre alcohólico de conducta impredecible o con una madre deprimida o agresiva o un profesor violento, no podrá liberar estas respuestas organizadas por nuestro cerebro subcortical porque sus depredadores siguen allí. Normalmente el sistema nervioso alterna la activación simpática (acción/trabajo) y la activación parasimpática (descanso / tiempo de recuperación). Sin embargo en el trauma el sistema nervioso queda alterado.

“El trauma sucede cuando nos atascamos en el dolor”

La amígdala, el núcleo de nuestro cerebro límbico que es como un detector de fuegos y dispara nuestra respuesta emocional sin pensar ante una amenaza, se queda sonando y no vuelve al estado de apagado.

Así el sistema nervioso de estas personas con trauma permanece hiperactivado o hipoactivado. O viven con un exceso de hipervigilancia e hiperreactividad o como muertos sin padecer ni sentir. Por eso, como dice Bessel van der Kolk se trata de hacer terapias del sistema límbico para que regresando al cuerpo se pueda dar salida a estas emociones y respuestas atrapadas.

–¿Y que la disociación entre cuerpo–mente se diluya?
–Exacto. Lo contrario de la disociación es la asociación. Tenemos que escuchar estas historias atrapadas en nuestros sistemas nerviosos, en nuestros cuerpos para que lo que quedó congelado se pueda liberar. En el trauma también pasa que los sentidos se centran en lo esencial para sobrevivir.

Te pongo un ejemplo. Un chico tuvo que atender a unas de las víctimas de los atentados de Cambrils. Se encontró a la mujer en la calle sangrando por el cuello y este adolescente lo primero que hizo fue taponar la hemorragia como pudo sin saber demasiado y gritó para que alguien llamara a una ambulancia. Hizo lo que tenía que hacer para salvar una vida, lo que no significa que por dentro no estuviera viviendo otras muchas cosas. Para atender a esta persona, puso a parte su propio miedo.

Así que cuando este chico busca terapia y se da atención a todas estas experiencias propioceptivas, los flashbacks de ver la sangre manando, el miedo a no saber qué hacer, el miedo por estar en una zona de peligro… Todo lo que apartó vuelve. Esto es lo que nos va a pasar a nosotros cuando todo esto acabe, sobre todo a estas personas que están en primera línea.

Ahora tenemos que ocuparnos de sobrevivir, pero lo que estamos viviendo y sintiendo queda grabado en nuestro cuerpo y más tarde o más temprano aparecerá.

Y el camino es darle atención y permitir a nuestro cuerpo pueda liberar lo que se ha quedado atrapado ante alguien con una escucha empática. Habrá que crear un espacio para curar el daño moral que también ha producido esta crisis del que es imposible escapar, aunque se nos inste más a reconstruir y a olvidar.

¿Por qué funciona la meditación y cómo aprovecharlo?

–Bessel Van der Kolk habla de la importancia del yoga para dar salida al trauma.
–Cuando el cuerpo no puede escapar, la mente busca la forma de no quedarse en él. El yoga es una práctica de mindfulness que nos regresa al cuerpo, a las sensaciones que las personas traumatizadas no perciben porque estar en las sensaciones -estar en el cuerpo- es conectarse con el dolor del que quieren escapar.

Sin embargo, el yoga despierta aquellas sensaciones de fuerza, vitalidad y centramiento, sensaciones que no están asociadas al trauma. Además del yoga son útiles otras técnicas como el mindfulness, el taichí o el aikido que nos ayudan a habitar el cuerpo y a sentir sensaciones corporales de bienestar.

Junto al yoga, Van der Kolk propone también el canto y el teatro para dar salida al trauma.

Porque otra cosa que define el trauma es el fenómeno de desconexión social que origina. La persona pierde su confianza en los demás que no la han protegido o no han sabido proteger. Habitualmente buscamos regularnos mediante el contacto, pero la persona con trauma se ha dicho: “No hay nadie para mí. Estoy sola”. Y se ha aislado.

Esto es consustancial al trauma. Así las personas traumatizadas intentan regularse a sí mismas por ejemplo con un exceso de trabajo, alcohol … y otras formas artificiosas de regulación.

–¿Cómo ayuda el canto?
–Nosotros nos co-regulamos tomando a partir de ciertos indicadores como el tono de la voz y la expresión facial del otro. Supón que estás en un avión con unas turbulencias enormes y te asustas. Lo primero que haces es mirar la cara de la azafata. Si te dice que no pasa nada con una voz calmada y su expresión facial es congruente nuestro sistema nervioso capta estas señales para autorregularse.

¿Qué hace el canto? Reconectarnos con los demás. Para estar en un coro debes sincronizarte con los demás. Así que estamos ante una técnica de trabajo físico que entrena tu sistema nervioso a sintonizarse con el de los demás compañeros que conforman el grupo. Lo mismo ocurre en el teatro y los deportes de equipo: necesitas estar coordinado con los demás y contar con ellos.

Por qué deberíamos cantar más

–Una vez pase todo esto, ¿serán importantes los rituales colectivos para atender el trauma?
–Todas las practicas colectivas que se realicen para honrar a los muertos, teatros, representaciones y actos en la calle serán muy importantes cuando esto termine porque nos ayudarán a restablecer la conexión con nuestros congéneres y a sentir que somos una tribu.

Serán buenos para todos y sobre todo para los familiares de los fallecidos que no se han podido despedir de sus seres queridos.

También son reconfortantes los aplausos conjuntos a las ocho de tarde que se dirigen a los sanitarios: los vecinos que no se conocían a pesar de la cercanía se ven tal vez por primera vez por la ventana. Somos una especie que necesita y depende de la tribu y estas practicas contribuyen a que nuestros sistemas nerviosos vuelvan a regularse.

Hemos construido un mundo bastante individualista, pero nuestros sistemas nerviosos no están programados para ello. Hemos construido un mundo inadecuado e incongruente con lo que nuestra biología necesita.

–Usted trata el trauma a través del Brainspotting. ¿En qué consiste esta técnica?
–Lo más importante es construir una relación segura y sintónica con el paciente para que este se sienta en un espacio seguro y que el cerebro de supervivencia activado pueda calmarse al encontrar una sintonía. Se trata de una técnica neurológica de procesamiento del trauma que trabaja a nivel subcortical y corporal, pero la relación con el paciente es lo primero.

Lo que descubrió David Grand, el creador del Brainspotting, fue que cuando sientes algo, si llevas la mirada a la izquierda, después al centro y finalmente a la derecha lo que sientes varía. Donde miras afecta lo que sientes. El Brainspotting utiliza el campo visual para localizar y liberar aquellas experiencias de dolor bloqueadas.

Buscamos esta posición ocular y luego invitamos a la persona a mantenerse en ella para que observe lo que viene.

Se trata de un proceso de mindfulness muy enfocado. Le hemos dicho al cerebro donde está el problema y al mantener la atención en él con una actitud de observación curiosa y compasiva se acoge lo que el cuerpo trae sensaciones, imágenes, emociones y cogniciones.

El Brainspotting trata de puentear el cerebro racional para acceder a este cerebro subcortical donde está escrita nuestra historia y también reside la capacidad para autosanarnos cuando accedemos a ella. El cerebro se observa a sí mismo y al escuchar la experiencia sin juicios la digiere.

El cuerpo se descarga y aparece la transformación, porque debajo de todas estas cargas de sufrimiento están nuestras cualidades naturales positivas: la alegría, el amor y la espontaneidad.

Probado: puedes controlar el cerebro con la respiración

–¿Puedo estar traumatizada y no saberlo?
–Vivimos en una sociedad traumatizada, y como los peces, vivimos dentro del agua y no sabemos que hay otra cosa fuera de ella. Montones de slogans nos llevan a negar el dolor. El sistema nos empuja a producir, a hacer, y no tanto a entender. Sí, podemos estar traumatizados y no saberlo.

Muchas personas sufrieron abusos y malos tratos que justifican: “A mí me pegaban pero esto era a todo el mundo”.

Que lo hicieran a todo mundo no significa que no fuera traumático. Los abusos se niegan o se minimizan. Pero un día estamos viendo una violación en una película y nos sentimos especialmente fóbicos porque se despierta lo que está grabado en nuestro sistema nervioso, en nuestro inconsciente.

Vivimos como si no nos hubiera ocurrido pero lo no digerido siempre reaparece con explosiones de ira, de tristeza o de miedo o en forma de espasmos o temblores. Cuando las defensas bajan o por la noche. Porque para dormir nuestro sistema nervioso debe relajarse y entonces todo lo que hemos estado conteniendo aflora mediante pesadillas o ataques de pánico.

Aunque no lo queramos escuchar el trauma, siempre habla a través de nuestras reacciones, de nuestras manifestaciones emocionales y la forma en que nos relacionarnos con los demás.

–¿Y qué nos puede ayudar en estos días?
–Hay cuatro refugios. El primero es volver a nuestra isla de calma interior. En el centro del torbellino no hay movimiento, está nuestra esencia. Todas las emociones, la rabia, el miedo son como las olas del mar que se levantan, pero cuando la ola se calma, vuelve a su naturaleza de mar.

Detrás de todo esto está lo que realmente somos y hay que cultivar este aspecto de nuestra consciencia. El segundo refugio es la co-regulación a través de conectarnos con los amigos y familiares mediante las redes sociales, sentir que podemos contar con los demás.

La co-regulación es otra manera de sentir que no estamos solos, que importamos, que somos cuidados y podemos cuidar. Sentir nuestra sangha, es decir el hecho de construir comunidades mayores. He hablado de la importancia de los rituales colectivos, de sentir que todos juntos nos enfrentamos a todo y pertenecemos a una tribu mayor que nuestras familias y relaciones diarias.


Ligereza….Pepa Horno

http://www.pepahorno.es/el-despues-2/

Siempre me impresiona ver cómo los seres humanos con historias, situaciones y caracteres tan diversos podemos vivir de forma tan similar las experiencias humanas radicales. No ocurre con las intrascendentes o con las pequeñas, pero sí con las radicales. Solemos decir que hay muchos modos de vivir el dolor, el amor, la muerte o la enfermedad. Sin embargo, conforme pasan los años, yo tengo cada vez más la sensación de que existen unos mimbres comunes al psiquismo humano que hacen confluir las vivencias cuando son radicales. Confluir, eso sí, siempre de forma polarizada, en lo bueno y en lo malo, sacando lo mejor y lo peor de nosotros mismos.

Me está ocurriendo con todo lo que nos está pasando. La primera semana toda la gente con la que conversaba andaba con cierto aire de irrealidad. O bien irrealidad por el dolor abrumador que le estaba llegando y que le tenía noqueado, o bien irrealidad por centrarse en esa parte luminosa que esta experiencia nos ha traido también, pero obviando el dolor y la intemperie. La segunda semana fue más confusa, pero la tercera sin dudarlo llegó la carga de profundidad. Muchas personas a mi alrededor entraron en crisis. En unos casos por el dolor vivido en situaciones tan surrealistas, tan inimaginables hasta ahora que se quedaban sin recursos para afrontarlo. En otros casos porque el confinamiento, la falta de libertad y la dimensión global de lo que está sucediendo les llegaba incluso a sus espacios protegidos y les empezaba a pasar factura. Me pareció un proceso similar a cuando vas de viaje o de vacaciones, las primeras dos semanas suelen ser de vivencias pero sigues muy activado mentalmente bien al trabajo del que no has desconectado, bien a la vivencia y descubrimiento del viaje. Es normalmente en la tercera semana cuando si estás de viaje, empiezas a añorar y si estás de vacaciones, a descansar.

Y luego llegó la cuarta. Y ahora la quinta. Y en la cuarta apareció el “después” tímidamente. En la quinta ya aparece casi constante en las conversaciones. ¿Cómo afrontar el “después”?

Y yo no paro de recordar algo que he aprendido en mis viajes por el mundo. Lo aprendí especialmente en Centroamérica. Allí muchas veces conversaba con las asociaciones, entidades e instituciones con las que trabajé que me sorprendía la escasez de inversión en infraestructuras para territorios tan pequeños e incluso en zonas de niveles económicos más elevados. También pasaba en la vida personal, veía cómo la gente invertía mucho en viajar, en educación, pero no tanto en sus casas. Hablo, claro, de un nivel económico medio. Al hablarlo en diversos países las explicaciones coincidían. Ellos decían: “¿Para qué vamos a invertir en cosas que se van a destruir? Cuando no es un terremoto, es un huracán y si no un maremoto”. Es una región acostumbrada a la fragilidad. Cada cierto tiempo la naturaleza llega a impone su presencia. Siempre me impresiona en las casas de mis amigos de algunos países de esa región ver las bolsas que hay junto a las puertas. Son unas bolsas pequeñas que tienen listas para cuando estalle un terremoto tenerlas a mano para salir: una muda de ropa, la documentación, algunas medicinas, un par de fotos.. poco más. En la puerta de la entrada de la casa. En general, en Latinomérica y el Caribe y en Africa la gente vive muchísimo más conectada a la naturaleza, para venerarla, para temerla o para expoliarla..pero conectados. No ocurre lo mismo aquí en Europa.

Pero hay un concepto que aprendí entonces y esta semana ha vuelto a mí una y otra vez: ligereza. Cuando pienso en el después, intento centrarme en cómo vivir la vida yo, cómo hacerlo con mi hijo. No quiero pensar tanto en el cambio global, porque me surge la rabia, sino en mi cambio personal, en cómo gestar una vida más humilde y más sostenible, en qué cosas quiero cambiar, en cuáles son los parámetros en los que habré de aprender a vivir. Y qué podré ofrecerle a mi hijo. Y me surgen algunos parámetros que quiero compartir.

El primero es el cambio constante. Ya sé, ya sé que la vida es cambio. Aún recuerdo aquel aprendizaje de Asia: “The Mekong always flows and flows in the same direction”, hagas lo que hagas, el Mekong siempre fluye y fluye en la misma dirección. Pero para mí se va imponiendo la sensación de que va a tocar aprender a vivir en un mundo que cambie constantemente, un mundo en el que la permanencia no sea posible. Un mundo en el que toque migrar porque una tierra se convierta en invivible, o porque desaparezca o porque esté tan contaminada que no sostenga la vida. Un mundo en el que toque cambiar de casa y de lugar y de trabajo y de… cambiar. Toca aprender a no permanecer. Nosotros, los humanos; yo, la primera, estamos tan aferrados a nuestros lugares, nuestras costumbres, nuestras tradiciones.. Nos toca en cierto sentido volver al origen del ser humano, cuando se movia donde era necesario para sobrevivir. Las grandes migraciones han sido una constante histórica, pero ahora los movimientos racistas y clasistas que están teniendo un auge increíble en Europa son justo para poder permanecer y no movernos de donde estamos, para que no nos “quiten” lo que nosotros construimos a partir de lo que quitamos a otros.

Y en ese cambio entra la ligereza. Soltar las cosas, las posesiones, las relaciones..soltar.  Este ejercicio que mucha gente propone estos días de intentar pensar en qué meterías en una maleta si fuera lo único que te pudieras llevar de tu vida tengo la sensación de que va más allá de una imagen, de que nos conviene pensarlo de verdad. Como las bolsas de entrada de casa de mis amigos.

Soltar hasta la vida, porque no sabemos a quién le llegará el virus, éste y los siguientes que vendrán. No sabemos a quién le tocará irse y a quien permanecer un poco más. Por supuesto hay factores estructurales y políticos. Permaneceremos más los que tengamos un sistema de sanidad público y sólido, los que invirtamos en investigación y sobre todo los que construyamos alianzas entre pueblos y naciones que posibiliten la supervivencia. Pero para eso… falta mucho, o quién sabe si llega.

Pienso en la vida de mi hijo, y siempre pensé que lo mejor que podía enseñarle era a saber adaptarse a los cambios. Dormir en cualquier sitio, comer cualquier cosa, abrir nuestra casa cuanto hiciera falta, adaptarse, viajar, conocer otras culturas, otras formas de vida…entender que no es posible comer en el mismo plato, en la misma mesa, la misma comida y a la misma hora. Pero ahora es más si cabe.

El segundo parámetro con el que habrá que aprender a vivir es el miedo global. Y el miedo lleva a la desigualdad, porque lleva a la parte más animal del ser humano, a su necesidad de supervivencia. Ya cuando escribí “Educando la alegría” lo hice porque estaba asustada de la cantidad de miedo que les estamos inculcando a los niños y niñas en la educación, el tiempo que pasamos hablandoles de la parte más horrible del mundo, de todo lo malo que podía pasarles. Les enseñábamos a no salirse del redil, a buscar la seguridad. Y ahora? Ahora eso se va a volver radical. Porque el miedo es estructural, es como si lo pudiéramos mascar. Estamos enfermos de miedo.

¿Cómo pelear contra esa enfermedad? ¿Cómo hacerlo yo y cómo enseñar a mi hijo a hacerlo? Enseñarle a confiar, a dejarse en las experiencias, a pensar más que nunca en que pueda gozar la vida. ¿Cómo amar y arriesgarse a amar a pesar del miedo? Porque para amar hace falta correr riesgos.

Pero el miedo es global, aquí no hay bandos que valgan, por mucho que a corto plazo se va a incrementar de un modo espeluznante la desigualdad social.  Al final todos somos uno. Y a medio plazo aprenderemos que la humanidad es una, una sola especie, una sola mente, una sola entidad.

Y hay un tercer parámetro que, sin embargo, en este caso no es nuevo para mí. Es un parámetro de vida en el que me toca reafirmarme: el encuentro humano. No sé qué ocurrirá, no sé cuanta permanencia me será regalada. Lo que sí sé es que, sea la que sea, la quiero vivir en tribu, en comunión, en espacios de encuentro. Si puedo tocarme, mejor, si no, con la mirada, o con la palabra, o con los hechos. Pero no quiero vivir sin mi gente amada y aún más allá, sin la posibilidad de seguir conociendo y encontrándome con gente nueva. Quiero conversar hasta el último aliento, o compartir silencios, o mirar los bosques pero hacerlo de la mano de otros seres humanos. No quiero sobrevivir a cualquier costa. Nunca lo quise. Ahora menos.

Estos días, hablando del después, me comentan cosas muy diversas. Por un lado que se habla de recuperar los mercados al aire libre, las estructuras pequeñas que son más inocuas, revisar el tema de los aires acondicionados. Pero por otro las empresas invirtiendo en grandes servidores que permitan trabajar en sucesivos confinamientos, incrementar la potencia de la red que es parte justamente del problema, pero que ahora mismo salva tanto y a tantos. Me hablaban de una vida más sencilla, más de campo. Pero por otro de una crisis económica imposible de dimensionar, y de la pérdida de avances sociales que parecían incuestionables. Me hablan de muchas cosas que son cambios estructurales, no son temporales. No sé cuántos de estos cambios se harán realidad.

Sólo sé que cuando visualizo qué haré el primer día que salga de casa lo tengo claro. Bajar a la cala de debajo de casa y meterme en el agua del mar con mi hijo. Sin más. Y honrar el privilegio de estar viva, de ser amada y amar, de estar aquí y ahora. Y, poco a poco, fluiré donde decida el mekong. Porque toca ser humilde de una vez por todas, reconocer que no controlamos, que hemos sido tan engreídos como para creernos más fuertes que la naturaleza y que la vida. Lo que me queda es aprender a vivir con estos nuevos parámetros que están por llegar. Y confieso que no sé si sabré adaptarme del todo. Confío en que mi hijo y los niños y niñas que amo sí lo sean.

Os abrazo largo,


EDUCACIÓN CONFINADA : 1O AGUJEROS NEGROS, del gran José Blas

http://www.jblasgarcia.com/2020/04/educacion-confinada-1o-agujeros-negros.html?m=1

Está siendo una gesta titánica.

Miles de profesoras y profesores en toda España haciendo uso de la tecnología para dar continuidad escolar a millones de alumnos y alumnas en este nuevo modelo de vida confinada del que estamos aprendiendo “en carne viva” y “en vivo y en directo”.
Son miles los docentes los que han pasado del 0 al 10 en tecnología en cuestión de un plisplas, de un largo fin de semana. Esto es de agradecer. Esto es de aplauso diario. Se acabó para siempre la falsa idea de la zona de confort docente: han investigado, se han autoformado en tutoriales express, en la webinar de la webinar,  y han analizado, o se han dejado aconsejar, en aplicaciones y herramientas que nunca hubieran sospechado  ( ni nunca les exigieron) utilizar como docentes, para ofrecer a su alumnado lo mejor que son capaces de dar en  esta educación confinada.
Merecen, sin reticencias ni aspavientos,  un aplauso cada día a las 9 de la mañana, que es la hora que ya están conectados a sus ordenadores personales (sí, no son de la empresa, son personales! -incluso ha habido que actualizarlos o repararlos- con wifi y datos personales) todos los días. Parecía imposible…, pero está sucediendo y me siento orgulloso del colectivo al que pertenezco.

 

Y lo estamos haciendo sin protestar, con abnegación y sentido del deber y de la solidaridad, solo porque, tanto el Ministerio de Educación como el conjunto de las Consejerías decidieron, que era necesario continuar con la actividad docente por medios telemáticos, e incluso, avanzar en el desarrollo de contenidos. Y así lo acatamos,.. por esto y  porque sabemos  que esta labor también  mejora la vida de los niños y las familias confinadas, más allá de la progresión académica: proporciona al alumnado (infantil, adolescente y joven) una continuidad , un espacio que les vincula a sus rutinas existenciales.

 

Agujeros negros

Sin embargo, y aprovechando la ocasión para aprender, se han  observado   agujeros negros en este fugaz proceso de cambio que  necesitamos cerrar  poco a poco, sin estrés ni culpabilidades,  en las semanas de educación confinada que nos quedan… para estar preparados, sin precipitaciones,  para otros #yoaprendoencasa que pudiesen venir.

I -La mala planificación endémica

Ha habido una mala planificación desde el origen. No desde el estallido COVID19, sino mucho antes.
Este primer agujero negro es un mal endémico del sistema educativo. Sí, se nos ha habilitado en un finde de ser profes presenciales a ser profes on line. Y eso no es posible, ni técnica ni formativamente. Porque hacer educación on line consiste en algo más que conocer muchas herramientas tecnológicas.
La administración educativa ha estado más de un decenio sin considerar el uso  de la tecnología como una competencia necesaria. No la han incluido (exigido), de manera obligada en las prácticas y culturas docentes (sí, obligada, somos así!!), porque en el fondo no confían en ellas …y porque la inversión que esta exigencia requiere no se ha tenido como prioridad  realizar. De aquellas acciones, puede que vengan estas dificultades.
Todos los centros tenemos un aula virtual institucional in-fra-u-ti-li-za-da. Ahora, a golpe de clic, estamos haciendo (y se nos exige y nos auto-exigimos) de ella el espacio aula. Y lo hacemos sin poder tener excusas (hay mil tutoriales nuevos cada día, mil meet nuevos en profes que comparten…).
Creo que deberíamos analizar este movimiento de formación voluntaria en una semana, que ha sido proporcionalmente, infinitamente mayor cualquier formación institucional en un curso. Y a coste cero.
Conclusión: no era necesidades de formación, era cuestión de sentir la necesidad profesional. Esta vez no. No podemos pedirle solo responsabilidades al profesorado. Nadie les exigió saber “otra forma de aula” que no fuera la de explica, practica, examina.

II-La enseñanza no son deberes.

Los deberes hacen referencia a ejercitar aquello que el alumnado ya comprende.
En la enseñanza on line se necesita pedagogía, método, sistema específico…y no lo tenemos. porque …nunca fue necesario.
La enseñanza on line tampoco es educación. Es enseñanza y punto.  Porque, si bien puede sustituir la función académica del sistema educativo, no puede hacerlo con las funciones de construcción personal y social que se hace en las escuelas y en los centros educativos.
Sabemos que es imprescindible la interacción, desarrollar contenidos para que el alumnado crezca de forma interactiva, el aprendizaje social; que es necesario hacer un seguimiento individualizado del aprendizaje, es decir, acompañar, guiar y supervisar qué se hace y cómo se hace.
Ambos elementos que nos los encontramos hechos en la presencialidad, pero son necesarios de buscar intencionalmente en la virtualidad.
Conclusión: si no es así, la desigualdad que existe de natural en la sociedad, se hace más patente, incluso se cronifica (solo en dos semanas lo hemos visto) en la virtualidad , y con ello la frustración de las instituciones, los y las docentes y  las familias.

III- Sin pedagogía, la tecnología ni enseña, ni educa.

Vemos pues,  que lo que era un error clásico, lo que viene siendo un viejo mantra que no acabamos de darle solución, por más que lo reflexionamos, se convierte en losa: sin pedagogía la tecnología no educa.
Así, en estos días hemos proporcionado mucha tecnología pero nos hemos vuelto a dejar  en borrador (por la precipitación de los acontecimientos)  la creación de un esquema de nueva clase “en la nube” que  fuera familiar al alumnado y que al mismo tiempo  le permitiera crecer como aprendiz en esta adversidad del estrés del confinamiento.
En realidad,  la  emergencia, lo que nos ha hecho ha sido obligarnos a adaptar el sistema  presencial para ser desarrollado a distancia. Era lo más directo. Por eso  en muchos centros se mantiene el horario de clase presencial, el horario de reuniones de departamento y el de atención a padres, haciendo un método “sui generis” de entender las clases no presenciales.

 Y lo comprendo,  el salto no  es fácil.

En mi caso están siendo decenas de horas asomado a la ventana del ordenador conectado con todos y cada uno de mi alumnado universitario,  de secundaria y de profes en formación.
Ha sido preciso idear un modelo nuevo, a pesar de tener amplia experiencia en formación on line, y de tener cierta experiencia con mis alumnos de secundaria y universitarios en el trabajo virtual, con la classroom y otros apoyos digitales en nuestra actividad, mucho antes del covid19.

El blended learning es un modelo que me gusta y está  en mi día a día docente: combinar la relación educativa presencial en un aula con contenidos y acciones on line es un modelo híbrido de aprendizaje del que intento extraer lo mejor de ambos sistemas.
El modelo presencial me permite enseñar con corazón, mediante el contacto directo y de mirada a los ojos; me da opción de promover el trabajo en equipo en las horas de contacto en el aula y me permite conocer las necesidades personales de todos y cada uno de mis alumnos y alumnas para promover una educación con diseños próximos al acceso universal y personalizado.

El modelo virtual me permite la oportunidad de ajuste y flexibilidad que proporciona en cuanto a tiempo, lugar y ajuste al estilo personal de atención de cada uno. Me ayuda en la gestión del proceso de enseñanza y aprendizaje, pues facilita el recoger evidencias  de aprendizaje en los portafolios y me permite conocer y contactar con mis alumnos como individuos, y no solo como grupo, lo que aumenta su motivación e implicación en la tarea.
Es un modelo que esencialmente transforma los tiempos, los espacios y focaliza los intereses más allá de la pedagogía (metodologías y currículum) formal, entrando en la entramado del conocimiento informal, de la calle, de la casa, entrando en una pedagogía útil y viva.
En resumen:  este mestizaje educativo   me ofrece crear una rutina  de aprendizaje que se adapta más a mi alumnado, que les enseña a aprender por si mismos porque nos obliga a pensar y diseñar aprendizajes en acción, en estrategias flexibles y en la búsqueda de eficiencia en el trabajo.

IV- Accesibilidad universal

La primera premisa que debe cumplir una enseñanza obligatoria on line es el acceso universal, algo que ya conseguimos en la presencialidad (más o menos), pero que ahora toca avanzarlo en la escolaridad virtualizada.
El derecho a la “educación obligatoria virtual” no está legislado, pero existe y debería  conllevar la garantía y la provisión gratuita de los recursos imprescindibles: materiales adecuados para la enseñanza virtual, espacios dignos y acceso a los recursos ( tecnológícos y personales) asegurado. 

La situación no es la idónea. Por ello, echo de menos iniciativas:
Por un lado esas grandes empresas tecnológicas de aprovisionamiento de recursos de internet ofreciendo a las Consejería aumento de la capacidad de tráfico de datos y de aprovisionamiento de conexión  al alumnado necesitado. Solo escucho el ruido que hacen sus manos al frotarse regocijándose del aumento de volumen de negocio que les ha llegado llovido del virus. Su acción debería haber sido ejemplar: más megas gratuitos en los hogares con conexión y dotación mínima a los hogares con estudiantes sin conexión a Internet. Por un mes. Por un mísero mes.
Y es que, todavía más de un 10% de hogares (y por tanto de alumnado) no dispone de Internet en su domicilio. ¿Cómo llevarles el derecho de la enseñanza obligatoria virtual? Por mail postal? Estoy seguro que Correos lo haría. Habrá que estudiarlo si esto sigue así.
Desde luego no están las economías familiares para cubrir ese hueco ahora. Sirva este post para remover la conciencia de Amena, Jazztell, Orange, Lowi, Telefónica, Vodafón y todo el resto  de plataformas de provisión de recursos de  Internet.
Por otro, hemos dejado confinados ( como si ellos también pudieran coger un virus) los recursos  tecnológicos de los centros. Los recursos son el oxígeno de algunos alumnos para no asfixiarse y repetir curso por inacción educativa. Igual no sería tan complicado que a  través de un sistema de voluntariado, de las autoridades locales o los servicios sociales  municipales (que son profesiones esenciales)  podría localizarse y dotarse, a modo de prestamos, los equipos que ahora duermen en los centros educativos.
También aquí las empresas tecnológicas deberían estar siendo solidarias y podrían hacer préstamos por un mes, por un tiempo limitado y confinado de  aparatos tecnológicos tabletas o pcs incluso, de segundas.
Y todo porque  hablamos de, no lo olvidemos,educación obligatoria, un derecho esencial e inalienable para la ciudadanía.
Conclusión: Todo lo hemos puesto en manos de Internet,  pero la educación obligatoria y gratuita confinada necesita de una actuación urgente de observación de los medios con los que dispone el alumnado y proporcionar las herramientas básicas ( portátiles, tabletas y dotación de acceso a Internet universal) porque si no, la brecha digital será absolutamente letal  como lo está siendo este covid19, y excluyente, como es la educación que hemos traído hasta este punto histórico

V- DEL ACCESO  UNIVERSAL AL DUA

Ahora más que nunca, hemos de diseñar las clases. Porque son “otras clases, otros tiempos, otros espacios”. No vale la rutina del aula presencial.

Una oportunidad que nos ofrece esta adversidad es  poner en práctica el admirado y poco practicado Diseño Universal  para el Aprendizaje.

El diseño DUA no es metodología, no es receta…es mirada. Por eso se torna complejo, porque supone cambio cultural de lo que implica programar. Es un planteamiento que nos ofrece diseñar sin necesidad de adaptaciones. En su diseño  nos invita a observar que no existe el alumnado estándar, y que  existen barreras de alta probabilidad para el aprendizaje que están fuera del alumnado y que hay que prever para minimizar o, si se puede, eliminar. En su desarrollo nos ofrece para esta educación confinada, principios y pautas muy apropiadas para ajustar nuestros diseños.
Para no extenderme, dejo este esquema que es muy representativo.

VI – LA EVALUACIÓN CONFINADA

Ahora que ya nos han advertido que la “no presencialidad” se va a prolongar, estamos  pensando en la evaluación (hasta  ahora, todo era un juego: total por unas semanas) En la mayoría de los casos  se plantea  seguir manteniendo los procedimientos de evaluación, digamos estandarizada que, desde una cultura academicista, se señalan como los garantes de la justicia de la calificación y la promoción y la calidad educativa.
En la mayoría de los centros se ha dado en continuar con los contenidos tal cual estaban previstos en la clase presencial, se platearan  sistemas de exámenes parecidos a los que se hacen en clase ( de comprobación de los conceptos aprendidos,
El debate está servido. Pruebas on line (se copian). Pruebas presenciales (estamos confinados y después del confinamiento , y de tosernos en el codo, no estamos para hacer más “codos” encerrados); aprobado general (es injusto para los que “se han esforzado”). Y si valoramos todo, en una proporcionalidad ajustada a los tiempos y los medios?
Después de cubierto 2/3 del curso, tenemos más que evidencias suficientes para poder hacer una “calificación” justa, sin necesidad de esperar a evaluar el tercio que nos quedaría por desarrollar,como elemento definitivo de la promoción o no.
¿Y qué haremos con los contenidos de este trimestre?
En educación obligatoria (confinada) se están desarrollando al ritmo y capacidad que cada docente tiene. A ritmos diferentes, pero esto es algo normal también en el escenario presencial: los ritmos,intensidades y profundidad de los aprendizajes son proporcionales a la pedagogía, la metodología, los conocimientos estratégicos, los conocimientos técnicos y los desarrollos particulares de cada secuencias didácticas que cada docente y cada equipo docente diseña e implementa.
Conclusión: es evidente que hay alumnado que no tiene acceso  a esta continuidad virtual. Por lo que será necesario una reorganización del currículo para el próximo curso. ¿Qué más da que la fracciones se aprendan en mayo que en septiembre?- por poner un ejemplo anecdótico y fácil de visualizar. Sabremos reorganizar el currículo. Los equipos se pondrán a ello.

VII – LA ATENCIÓN INCLUSIVA DE LA DIVERSIDAD

En estos tiempos de desgracia , también los diseños deben poner la mirada en las necesidades de todo el alumnado y especialmente en el más desaventajado y vulnerable. Nadie debe quedar atrás, nadie debe quedar exlcuido.
Quizá es tiempo de pensar en reforzar las plantillas de los centros por unos meses, algo que ni se ha contemplado. ¿Sería lógico pedirles a los sanitarios trabajar sin descanso hasta la extenuación? Ni lógico, ni justo.
Conclusión: es obvio que deberá ser una medida a tomar de cara al próximo curso, pues necesitaremos restañar todos los errores que se están cometiendo.

VIII- RELACIONES FAMILIA-ESCUELA

Si siempre estuvo claro que educa la tribu, ahora más que nunca. La educación es acompañamiento y las familias están asumiendo estoicamente su misión delegada de tutor en casa. Pero los docentes no podemos olvidar que la educación también es emoción y compañía docente. Es preciso diseñear tutoría, modos de contacto informal, de mensajes personales ( de persona a persona) con nuestro alumnado.

En algunos casos se están enviando a los padres el mail profesional del profesor como canal de comunicación, pero en mi opinión, no es ese el camino  que necesitamos.
Me temo que no hemos comprendido las urgencias del momento, La urgencia es prepararnos inevitablemente, pero concienzudamente, para lo que nos queda por venir, para el futuro de la escuela, porque este covid19 marcará un antes y un después.

En mi caso, he puesto el foco en contactar con las familias de los alumnos que no tenía noticia de ellos y me he asegurado que les llegan mis propuestas y le he escuchado en sus necesidades y circunstancias. He diseñado contenidos personalizados ,he abierto canales informales (instagran y telegram…) y ofrecido atención individualizada, con un sistema riguroso de cita y condiciones.
Estamos improvisando, tomando decisiones de acción individual. Necesitamos acciones conjuntas y medios activados y permanentes.

IX – EDUCAR POR COMPETENCIAS

Hay contenidos, habilidades  e incluso estándares obligatorios  del currículum que no sabemos cómo desarrollar ni evaluar en el mundo on line. Hay atenciones educativas que no sabemos cómo organizar ni distribuir. Esto debe estar previsto. Este plan de contingencia debe ser legislado para que siempre  se tenga la referencia de cómo actuar. Quizá los servicios educativos también deban ser catalogados como esenciales.

X – LAS COMPETENCIAS DIGITALES  DE CENTRO

Los sistemas educativos tiene una misión trascendental en la sociedad: favorecer la evolución, el  progreso  y promover la igualdad y equilibro social mediante la educación.

Hemos aprendido que la situación social se agrava cuando la desigualdad de recursos y medios avanza. Hay una brecha digital generacional que es necesario paliar ,más allá de usar whatssap.
Los centros educativos digitales deberían hacer reuniones de padres y madres , no solo para que sepan cómo son las aulas virtuales de sus hijos, sino cómo funcionan y cómo interactúan  con ellas.  A esas aulas deben tener acceso y estar invitados permanentemente.
Las familias deben comprender como son los procesos formativos de sus hijos y debe ser misión de la escuela, ayudarles en esta comprensión.
No se trata de que el alumnado ya tenga y utilice un Ipad desde infantil,  o que dominen internet en cuarto de primaria. Se trata de establecer espacios de aprendizaje más allá de las cuatro paredes del aula que, además sirvan de encuentro familia-escuela.

 Esta situación nos hace ver que la emergencia no viene de ahora, del COVID19, es una emergencia que llevamos arrastrando más de una década y que es necesario atajar de una vez por todas, aunque haya sido a fuerza de darnos de bruces con la realidad.


Doble equipo: Autismo, los cambios como oportunidades de aprendizaje

https://www.dobleequipovalencia.com/autismo-emociones-cambios-aprendizaje/#iLightbox[gallery9651]/null

Hay muchas cosas que podemos hacer para enseñar a los niños y niñas a ser resilientes, es decir a sobreponerse ante una situación estresante o de cambio y salir de ella reforzado con nuevos aprendizajes. Entre todas ellas, la autorregulación emocional cobra vital importancia.

¿Qué es la autorregulación?

La autorregulación es la capacidad para identificar lo que sentimos, saber en qué parte del cuerpo lo sentimos y cómo es esta sensación, para después poder expresarlo poniéndole una palabra.

Es importante que en estos días hablemos con los más pequeños sobre cómo se sienten y les ayudemos a gestionar sus emociones. La incertidumbre que vivimos con esta compleja situación puede ser una oportunidad para explicar qué etapas nos va a llevar este proceso, dónde estamos y qué es lo siguiente que vendrá. Estamos en un momento perfecto para acompañar a nuestros hijos e hijas a ser resilientes.

Los niños necesitan expresar lo que viven a través del juego, la pintura, la música, el teatro o cualquier otra actividad. Tenemos que hablar con ellos con naturalidad de aquello que les preocupa o les inquieta sin negarlo, o evitarlo. En estos caso decir “no pasa nada” no es lo mejor que podemos hacer.

Si… pero mi hijo/a con Autismo no lo entiende…

En el caso de niños y niñas con autismo este proceso puede hacerse más complejo porque los adultos que acompañamos muchas veces damos por hecho que “no lo van a entender” o que “no se entera del todo”. Esto es una creencia que puede limitar el aprendizaje. Tenemos que ayudarles a identificar esos signos físicos que sienten (conciencia interoceptiva), después ponerle nombre (conciencia emocional) para poder expresar lo que están viviendo y por último darles estrategias para la regulación emocional. Todo ello ajustándonos a su forma de entender y procesar la información.

Es importante darles información como a cualquier niño/a. Además muchos de ellos pueden mostrar dificultades para hacernos saber que están preocupados, que no entienden qué pasa o que notan en el ambiente una sensación de angustia. Si ante esto no hacemos nada, su incertidumbre aumentará y con ello su estado de ansiedad. Quizás no estemos entendiendo su forma de expresar preocupación, nerviosismo, incertidumbre… pero eso no quiere decir que no lo sientan.

Ángela Corredor nos cuenta esta vivencia con su hijo en este artículo:

«[…] ya sea porque escuchó los noticieros en los últimos días o porque escuchó nuestras conversaciones en casa, pero ya tenía una colección de vídeos de “Los Simpsons” donde hablaban de catástrofes y una ciudad sin habitantes (así estaban las cosas).

Esa mañana le expliqué lo que sucedía y no tardó en aumentar sus ecolalias y su ansiedad de mirar por la ventana una y otra vez. “Todo está cerrado” “la gente se fue” “por el virus”.

Hay dos cosas que no debemos olvidar. Todos tenemos derecho a la información y todos podemos ser resilientes.

Modelar para expresar emociones

Para hablar con los más pequeños sobre la situación que estamos viviendo podemos usar esta infografía realizada por Monstserrat Alonso Álvarez partiendo del artículo de Pilar Jericó.

impacto emociones pandemia

A continuación te mostramos cómo podemos ir hablando de las diferentes etapas que viviremos, qué sentiremos y qué aprenderemos con la ayuda de un comunicador (Proloquo2Go), porque la ausencia de lenguaje nunca es un motivo para dejar de hablar con tu hijo e hija.

Este es un ejemplo, cada familia deberá ajustar la manera y el contenido a sus necesidades y las de sus hijos e hijas.

Antes de hacer esta explicación de las diferentes etapas y las emociones que podemos sentir, tenemos que haber explicado la situación actual («la llamada»). En los últimos días muchas personas han compartido generosamente guiones, cuentos, vídeos para explicar esto a los más pequeños. Aquí os dejamos algunas de estas explicaciones:Doble